MWC 2009: CRóNICA Y VíDEOS

¿El año de Android o el año de la crisis?  

18
FEB 2009
Iker Morán / Álvaro Méndez   |  Barcelona

Pasillos más transitables, ni rastro de las clásicas colas en la entrada y -en ocasiones- la sensación de que al Mobile World Congress de este año ha acudido más prensa que visitantes o expositores. Sea porque la organización ha mejorado el reparto de acreditaciones o sea por el exceso de canapés para los periodistas, el caso es que esta edición del salón de telefonía más importante del mundo no está consiguiendo alejar el fantasma de la recesión económica.

Steve Ballmer -mucho más relajado durante la presentación de Windows Mobile 6.5 de lo que nos hubiera gustado- fue el primero en coger el toro por los cuernos: por supuesto que la crisis afecta a todos los sectores de la economía, y la informática y la telefonía móvil no son una excepción.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pero antes de que cundiera el pánico entre el respetable ante semejante panorama, el máximo responsable de Microsoft quiso insuflar algo de optimismo: pese al temporal, dijo, el avance tecnológico no puede detenerse.

Esta edición del salón de telefonía más importante del mundo no consigue alejar el fantasma de la crisis

Más allá de la omnipresente crisis, las notas tomadas a lo largo del día y el contacto con algunos de los terminales que marcarán la agenda del sector en los próximos meses refuerzan las tendencias que todos traíamos memorizadas de casa: lucha de sistemas operativos, crecimiento de los smartphones frente a los terminales convencionales, pantallas de control táctil por doquier y mayor importancia de los servicios frente al simple hardware.

Incluso podríamos sumar una más que no estaba en el guión desde hace meses. Los 12 megapíxeles del Sony Ericsson Idou, los vídeos a 720p del Omnia HD de Samsung o el angular del Nokia N86 8MP demuestran que la imagen sigue teniendo mucho tirón entre los fabricantes de teléfonos móviles y que -al parecer- aún no han renunciado a su particular batalla contra las cámaras compactas.

Pero para quedarse ahí no hacía falta venir hasta Barcelona, soportar las atestadas ruedas de prensa o tentar a la suerte probando los surtidos de tapas "typical Spanish" con los que alguna compañía ha agasajado a sus invitados.

Porque, por mucho entusiasmo y cobertura al minuto que los muchachos de la prensa le ponen -ponemos- al tema, lo cierto es que si algo está marcando esta edición de la feria es la tímida presencia de Android -por decir algo- y la alargada sombra del iPhone.

¿No se supone que éste iba a ser el año del sistema operativo de Google? ¿No iba a ser Barcelona el escenario elegido por HTC y Samsung para poner sobre la mesa nuevos terminales basados en Android?

En su lugar, ha habido que conformarse con el ya veterano HTC Dream y con un HTC Magic que demuestra la capacidad de esta firma surcoreana de bailar con Telefónica, Vodafone, Android y Windows Mobile al mismo tiempo y sin despeinarse.

Si algo está marcando este MWC 2009 es la tímida presencia de Android y la alargada sombra del iPhone

El panorama es tan aburrido que la promesa de Huawei de llevar Android a un futuro terminal -de momento, un molde no operativo- ha conseguido ganarse algún que otro titular.

No es que hayan faltado las novedades. Lo que ocurre es que cuando todo el mundo esperaba algo más tangible por parte del sistema de Google, el desfile de diseños ultraplanos y descomunales pantallas táctiles provoca cierta sensación de "déjà vu".

Hace un año andábamos por estos mismos pasillos a la búsqueda del llamado iPhone "killer". Con el tiempo, han cambiado los modelos y se han pulido algunas asperezas, pero el terminal de Apple sigue siendo la referencia con la que todos se comparan -aunque nadie menciona.

¿Acaso el aspecto y los iconos del LG Arena no recuerdan en exceso al iPhone?¿No guarda el sistema webOS del Palm Pre -sin duda, lo mejor que hemos visto hasta ahora- similitudes increíbles con el de Apple? ¿No es el contundente Toshiba TG01 un homenaje al diseño del dispositivo de los de Cupertino?

Brazos en jarra, Ballmer parece ser el único con fuerzas para plantar cara a esta iPhonización -si se me permite el palabro- del segmento. Frente al iPhone y los Google Phone que no llegan, Windows Phone para todos.

Por ahora, el sistema de Microsoft es mayoritario en el mercado de los smartphones, y para despejar cualquier duda sobre con quien prefieren jugar las grandes compañías, durante el lanzamiento de Windows Mobile 6.5 los de Redmond ya se encargaron de que los responsables de los grandes nombres del sector salieran en la foto -vídeo, mejor dicho- de familia.

La promesa de Ballmer de llevar a los móviles la misma experiencia de usuario que con un PC provoca algún que otro sudor frío

Convertida la nueva versión de Windows Mobile en referencia indiscutible de la feria, los primeros detalles vistos del mismo en un terminal HTC parecen apostar sin complejos por una interfaz mucho más manejable e intuitiva. Lástima que la promesa de Ballmer de llevar a los teléfonos móviles la misma experiencia de usuario que con un PC provoque algún que otro sudor frío.

Supongo que la misma desazón tendrán en el cuerpo la gente de Samsung cuando alguien les explique que, por muy fino que sea, servir champán en Barcelona queda bastante feo.

Afortunadamente, Acer supo cuidar mejor este tipo de detalles -que para algo se pasean por el Mobile World Congress el presidente de la Generalitat, el alcalde la ciudad y el ministro de Industria - e hizo su puesta de largo en la Casa Batlló y con cava de la tierra.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar