Actualidad

El coordinador antiterrorista europeo afirma que las compañías deberían facilitar sus claves de cifrado

2

Una filtración revela el deseo de aprobar nuevas leyes que obliguen a desproteger las comunicaciones de las firmas de Internet cuando lo exijan las autoridades

Gilles de Kerchove
Gilles de Kerchove
Gilles de Kerchove, coordinador de la lucha contra el terrorismo de la Unión Europea. Foto: Unión Europea
23
ENE 2015

Las autoridades británicas no están solas en su preocupación por el creciente uso de potentes sistemas de cifrado para blindar las comunicaciones entre los internautas europeos.

Statewatch, una organización no gubernamental dedicada a promover una mayor apertura en el trabajo de los legisladores de la Unión Europea, ha filtrado un documento en el que el coordinador europeo de la lucha contra el terrorismo exige mayor capacidad para poder interceptar y decodificar los mensajes cifrados que circulan a través de los servidores y redes de las firmas de Internet.

Según expresa Gilles de Kerchove, "desde las revelaciones de Snowden las compañías de Internet y telecomunicaciones han comenzado a usar a menudo sistemas de cifrado descentralizados que hacen cada vez más difícil o incluso imposible la intercepción legal por parte de las autoridades nacionales". Por este motivo, de Kerchove anima a la Comisión Europea a "explorar normas que obliguen" a estas empresas a proporcionar acceso a las claves utilizadas para cifrar sus comunicaciones.

De acuerdo con la visión del coordinador antiterrorista, estas leyes deberían formularse dentro de un marco que respetara totalmente "ciertas condiciones dispuestas en las leyes nacionales correspondientes y en total aceptación de los derechos fundamentales" de los ciudadanos.

El documento también menciona la necesidad de establecer una mayor cooperación judicial intracomunitaria para luchar contra el terrorismo, así como la necesidad de que la Comisión Europea considere ampliar la capacidad de la Europol para monitorizar y analizar páginas de Internet "a fin de reducir el contenido radicalizador disponible".

Aunque menos altisonantes, las palabras de este alto funcionario europeo mimetizan las del primer ministro británico David Cameron, que hace apenas unos días se planteaba si el Reino Unido podía permitir que operaran plataformas de comunicación difíciles o imposibles de intervenir por las autoridades como WhatsApp, iMessage o Telegram.

2
Comentarios
Cargando comentarios