Opinión

Contra los talentos emergentes

28
2
SEP 2015

Talentos emergentes los ha habido toda la vida. Lo que pasa es que antes se les llamaba jóvenes promesas, pero el meollo del asunto es el mismo. Esa cosa un tanto cansina, a base de artículos sobre "Los 10 talentos emergentes que debes seguir". Exposiciones oficiales con catálogo gordaco y becas molonas dedicadas a “jóvenes talentos emergentes”. Ditirambos entusiásticos sobre tal o cual jovenzuelo imberbe al que le tocó una cámara en una rifa de su pueblo y dos meses después ya recibía encargos de Vogue.

Condiciones indispensables: ser joven y llevar muy poco tiempo haciendo fotos. Cuanto menos, mejor. Lo de la experiencia y todo ese rollo está como mal visto. Vamos a ver: si después de veinte años haciendo fotos no estás en la cumbre, es que algo raro te pasa. Hazte un chequeo; lo tuyo no es normal.

Normalmente son sujetos súper cool, modernos a muerte, que fotografían latas de sardinas desenfocadas o pantallas de la Game Boy a tamaño gigante.
Por más que te esfuerzas, la cosa no te acaba de entusiasmar, pero doctores tiene la iglesia, y no vas a ser tú quien venga ahora a saber más que nadie.

Fotografían latas de sardinas desenfocadas o pantallas de la Game Boy a tamaño gigante. 
La cosa no te acaba de entusiasmar, pero doctores tiene la iglesia

No obstante te invade una cierta sensación de desconcierto y un leve desasosiego. ¿Debemos seguir el ejemplo del niñato de la tómbola? ¿Cambiar nuestro workflow para adaptarlo al de los nuevos talentos? ¿Dejar de hacer retratos a los abuelos jugando a la petanca? Antes de tomar decisiones precipitadas examinemos la cosa con un poco de calma.

Para empezar, el cuento ese de la reflexión y el sosiego está bien si quieres escribir “Platero y yo”, pero ya ha quedado claro que, si algo no nos sobra, es tiempo, así que tienes dos semanas para presentarte con un trabajo fulminante. Tampoco te rompas la cabeza: a nadie va a importarle demasiado la calidad del producto. Eso sí, procura que sea un pelín incomprensible.

Debemos entender que no podemos estar emergiendo mucho tiempo, a menos que lo hagamos muuuy lentamente, y así no nos vamos a comer un rosco. O sea que a emerger se ha dicho. Y rapidito.
De modo que supongamos que ya hemos emergido. Fantástico. Genial. Nos sacan en el Internet. Somos la pera. En Quesabesde nos hacen una entrevista. El Facebook revienta de enhorabuenas. Te siguen dos personas más en Google+.

Pero la vida sigue, el tiempo corre y de pronto, exactamente quince días después, dejas de ser interesante. Tú continúas con lo tuyo, pero ya has emergido. ¿Qué pasa ahora? ¿Pasas a ser un fotógrafo flotante?
No hay becas para fotógrafos flotantes. Ni exposiciones, ni catálogos. Dejas de ser trending topic. Uno de los seguidores de Google+ te hace unfollow. Empiezas a intuir la debacle. Puede suceder incluso que dejes de ser fotógrafo flotante y vuelvas a hundirte de nuevo en la ignominia y el anonimato del fotógrafo hundido.

Tu trabajo sobre parejas reventándose granos de tamaño megagigante está casi listo y necesitas alguien que pague las copias. Los mandamases de las subvenciones han encontrado un nuevo fotógrafo emergente que hace fotocopias de perros aplastados en la carretera. Joder, eso es imbatible.
La parte positiva es que, si te hundes, puedes volver a ser emergente. Pura filosofía oriental. Todo lo que sube, baja. Etcétera.

Lo que pasa es que las reglas no escritas del asunto descartan totalmente una segunda emergencia, ya no digamos una tercera o una cuarta. Solo se aceptan fotógrafos emergentes si son nuevos de trinca, de modo que si solo te conocen en casa, enhorabuena: reúnes las condiciones para ser emergente. Una vez. Aprovecha tus quince minutos.

Siqui Sánchez está especializado en fotografía náutica y retrato corporativo y editorial, si bien asegura que eso puede cambiar “en función de variables difusas e incontrolables”. Tiene tendencia a construir cámaras estenopeicas, rodar cortos absurdos e impartir cursos y charlas de vez en cuando. “Aparte de eso, todo normal”, promete.

28
Comentarios
Cargando comentarios