Se subasta

Contax G1: ¿una telemétrica con autofoco?

8

Kyocera lanzó en 1994 un anticipo de lo que el futuro depararía con las cámaras sin espejo digitales

Contax G1
Contax G1
Foto: Catawiki
26
JUL 2016

Raro como puede sonar, Kyocera lanzó al mercado en 1994 la que presumía de ser la primera cámara telemétrica con sistema de autofoco, la Contax G1. Acompañada de un rango de ópticas de enorme calidad firmadas por Carl Zeiss, no supuso la revolución que se esperaba, pero en cierto sentido fue un anticipo de lo que el futuro depararía con las sin espejo digitales.

La G1 sería sustituida solo dos años después por la G2, una cámara que contaba con diversas mejoras de las cuales probablemente la más importante sea la mayor velocidad del enfoque automático.

> Subasta de una Contax G1 en Catawiki

Hasta la llegada del sistema Contax G podríamos decir que lo más que se había aproximado la industria fotográfica a la creación de una telemétrica moderna había sido la Konica Hexar AF, una cámara de diseño relativamente clásico que, equipada con un objetivo 35 mm f2 y autofoco, más o menos podríamos identificar como la Fujifilm X100 de los años 90.

Sin embargo la Hexar AF carecía por un lado de ópticas intercambiables, y además su enfoque no se hacía por medio de un telémetro digital. Un concepto extraño que ya en su día suscitó dudas entre el público.

Las telemétricas enfocan por medio de triangulación mediante dos ventanas que alinean una imagen de tal forma que podemos calcular la distancia del sujeto. La Contax G emplea esas dos ventanas, solo que esa calibración de la distancia, en vez de realizarla el fotógrafo de forma manual, es la cámara quien la calcula y transmite la información al objetivo, que por medio de un tornillo enfoca a la distancia correcta. Una telemétrica de enfoque automático, como dijeron en su día.

contax g1
Contax G1
Foto: Catawiki
contax g1
Contax G1
Foto: Catawiki

Hay que recordar que, en las telemétricas, la imagen que capturamos no es exactamente la que vemos a través del objetivo, pues el visor se encuentra desplazado de la óptica. Una característica muy apreciada a la hora de realizar fotografía documental, ya que lo que vemos es a través de un marco flotante ante nosotros y no a través de un túnel como en las réflex, siendo posible además ver qué sale y entra en el marco del encuadre.

El mayor inconveniente de este sistema es el error de paralaje y las composiciones no tan precisas, más aún si tenemos en cuenta que la mayoría de los objetivos de las Contax G enfocan a 50 centímetros, una distancia muy cercana para una telemétrica, donde lo habitual ronda los 70 centímetros o incluso el metro. Para compensar esto y dar un enfoque preciso, ya desde los años 50 las telemétricas incorporan un sistema que desplaza este marco.

También lo incorpora la Contax G, pero no es tan agradable como en otras telemétricas. Es difícil de explicar, pero en esta cámara no tenemos el marco flotante sino que el área del visor en su totalidad es la que cubre el objetivo, eliminando la ventaja de poder ver qué sale y entra en el área de encuadre, y en cierto sentido dando más la sensación de que miramos a través de una réflex en la que todo está siempre enfocado que una telemétrica de las de siempre. La compensación del paralaje, por otro lado, es impecable, y se agradece que el área de encuadre del visor se adapte a los objetivos que le ponemos, salvo con excepciones de angulares extremos.

contax g1
Contax G1
Foto: Catawiki

Aparte de eso, las Contax G destilan calidad por todos sus poros, empezando por su construcción externa, realizada en titanio y aluminio. Sus especificaciones están a la par que las de cualquier cámara actual, con un rango de velocidades de 1/2.000 a 1 segundo en modo manual, o de hasta 16 segundos en automático. Es verdad que el autofoco no es especialmente rápido, pero sí que suele ser muy preciso y exprime al extremo las ópticas del sistema. La G1 también cuenta con un dial con marcas externas para el enfoque manual, lo cual, unido a la apertura en el objetivo, nos da diales específicos para todas las funciones de la cámara.

En cuanto al rango de ópticas Zeiss, nos encontramos con siete objetivos. Entre ellos destacan el 35 mm f2 y el 45 mm f2 como los normales del sistema, pero también un angular muy capaz en forma de 16 mm f8 (si bien cuenta con la peculiaridad de tener la apertura fija) y el 35-70 mm f3.5-5.6, que fue el primer zoom desarrollado para una telemétrica (aunque solo podremos usarlo con la Contax G2). También contamos con un trío de objetivos fijos de 21, 28 y 90 milímetros, todos con una apertura máxima de f2.8.

Mirándolo con perspectiva, es posible que las Contax G tuvieran en cierto sentido un ojo puesto en el futuro. Y es que eran auténticas mirrorless de película, con autofoco, automatismos y un sistema muy completo. Aún a día de hoy, cámaras muy capaces para hacer fotos al margen de la nostalgia.

> Subasta de una Contax G1 en Catawiki

También se subasta...

Voigtländer Bessa T
voigtländer bessa t
Voigtländer Bessa T
Foto: Catawiki

Aparecida en 2001, la Bessa T era un bicho raro. Nos encontramos ante una telemétrica sin visor, heredera de la anterior Bessa L y desarrollada pensando en los usuarios de angulares extremos en cámaras telemétricas. Para estos, al tener que usar un visor externo, un cuerpo como la Bessa T, sin visor, no supondría inconveniente. La cámara acepta objetivos de montura Leica M y cuenta con un telémetro para realizar el enfoque, habiendo luego de desplazar el ojo al visor externo para poder encuadrar la imagen. Todos los parámetros se encuentran a la vista, lejos del visor. Incluso el fotómetro, compuesto por tres LED y ubicado en la parte superior del cuerpo.

> Subasta de una Voigtländer Bessa T en Catawiki

Hasselblad XPan
hasselblad xpan
Hasselblad XPan

Poco hay que decir que no se haya dicho ya de la mítica XPan, una telemétrica panorámica con ópticas de excelente calidad que permite disparar tanto en el formato habitual de 24 x 36 milímetros como en el panorámico de 24 x 65. El sistema panorámico de Hasselblad es de tipo telemétrico, formado por una cámara con exterior de titanio y tres ópticas intercambiables: 30, 45 y 90 milímetros en el formato habitual de 24 x 36 milímetros, que al disparar en formato panorámico se comportan como un 17, un 24 y un 50 milímetros, respectivamente, si bien con una ratio de imagen completamente distinta a lo habitual.

> Subasta de una Hasselblad XPan en Catawiki

8
Comentarios
Cargando comentarios