Opinión

Conspiranoia digital

11
9
DIC 2015

Este fin de semana estuvo mi cuñado en casa. El hombre compatibiliza vastos conocimientos en diversos campos del saber con modestia y elegancia a partes iguales, de modo que tuvo a bien ponerme al corriente de las previsiones sobre el futuro de la fotografía a la luz de las profecías de Nostradamus.

Entre los dos fuimos desenmarañando las no siempre claras profecías del individuo este, y queda claro que está todo relacionado. Lo que hemos descubierto me ha dejado más tenso que Eduardo Manostijeras poniéndose un preservativo. Vean, si no: "Y las señales del fin de los tiempos serán grandes cambios, y reinará la confusión por doquier."

¿Qué me dicen de esto? Exacto. Tanto tiempo burlándonos de los chiflados de “Cuarto Milenio” y resulta que al final van a tener razón, que está próxima la Gran Tribulación, que el Día del Juicio Final se acerca, que los Cuatro Jinetes del Apocalipsis no eran un conjunto punk. Tras algunos debates, hicimos una lista.

1. National Geographic se ha vendido al Señor Oscuro

2. Playboy dejará de publicar fotos de señoras sin ropa

3. Hasselblad se ha vendido a los chinos

National Geographic. Playboy. Hasselblad. Todos en pie. Un respeto. Nombres míticos. Faros que nos han guiado durante años, firmes como rocas. ¿Qué será lo próximo? ¿Steve McCurry anunciando pizzas? ¿Qué más tiene que pasar para que nos demos cuenta de que el fin del mundo es inminente?

Las señales son evidentes. Ya tuvimos un primer aviso en 1999: Nostradamus pronosticó el fin de los tiempos para julio de ese año, y de hecho lo que se acabó fue la era de la fotografía analógica. No fue una muerte ruidosa ni instantánea, así que pasó desapercibida para la mayoría. Pero fue definitiva.

Leica se ha convertido en una marca fashion. Kodak es solo un logotipo vintage. Es solo el principio, lo dice mi cuñado

Quince años después sobreviven unos cuantos fieles en la profundidad de las catacumbas, como los cristianos primitivos, pero su fuerza es puramente testimonial. Nostalgia del paraíso perdido.

Y cuidado, porque las profecías siniestras no acaban aquí: “Cuando se termine el espacio en el infierno, los muertos caminarán sobre la tierra.” ¿Quiere decir que volverá el sistema APS? ¿Que volveremos a ver tiendas de Fotoprix? No parece probable. La muerte del analógico está certificada ante notario.

Alguien podría decir que, bueno, que se acabó el analógico pero nos queda el digital. ¿Quién te ha dicho que el digital no sea un invento de Satanás para confundir a los hombres? Nunca había reinado como ahora la confusión y el desconcierto.

Quien piense que inventos como el HDR son fruto de la casualidad, se equivoca. Decía Rockefeller: "Cuando mi limpiabotas invierte en bolsa, yo lo vendo todo." Pues bien, limpiabotas ya no hay, pero el vecino del tercero -que en temas de fotografía une la ignorancia con la indiferencia- se ha comprado una cámara de 40 megapíxeles para hacerle fotos al gato. Qué pronto se nos ha olvidado lo que aprendimos con la burbuja inmobiliaria.

Alguien nos ha metido en una espiral diabólica. Alguien con mucho poder. Y había quien insistía -sin que le hiciéramos caso- en que el 22 de diciembre de 2012 se acababa la cuenta del calendario maya. Aparentemente no se produjo el fin del mundo, y muchos listos salieron diciendo que vaya chasco, que vaya timo.

Que se lo digan a Kodak. Ese año se fue al carajo una empresa que llevaba desde 1888 siendo el símbolo de la fotografía. Lo aceptamos como si tal cosa, como si no fuera el inicio de los últimos días. Mi cuñado me hizo ver un dato escalofriante que revela hasta qué punto hemos estado ciegos: Kodak fue fundada por dos socios y duró 124 años. Doce y cuatro, números pares los dos. Pues bien, si dividimos doce por dos, nos sale seis. Y con un seis y un cuatro hago tu retrato. Salta a la vista; no digo más.

National Geographic. Playboy. Hasselblad. ¿Qué será lo próximo? ¿Steve McCurry anunciando pizzas?

Las señales están ahí para quien quiera verlas, pero hay una profecía que tiene que ponernos especialmente sobre aviso. "La llegada de un hombre de color negro con mucho poder significará el Apocalipsis."

Demos por hecho que san Malaquías no había visto un negro en su vida. Está claro que se refería a alguien vestido de negro. Pues bien: ¿les suena de algo un señor con un suéter negro, tejanos y zapatillas, con mucho poder, poniéndolo todo patas arriba con sus inventos? ¿Le cabe duda a alguien que la llegada del telefonillo fue la antesala del apocalipsis?

“Los vivos tendrán envidia de los muertos por las terribles cosas que tendrán que contemplar." Cabal definición de esta época que nos ha tocado vivir. Ya hemos visto cosas que nunca hubiéramos creído: turistas con palos, gente poniendo morros de pato ante el espejo, paisajes con testículos colgando… Cosas muy extrañas. Cada día sale algún botarate con un invento disparatado que desafía la lógica y el sentido común. ¿Qué más nos queda por ver?

Leica se ha convertido en una marca fashion. Kodak es solo un logotipo vintage. Pronto las cámaras réflex harán compañía a los teléfonos de baquelita en las estanterías de hipsters interesados en las curiosidades retro. Es solo el principio, lo dice mi cuñado. Sus vais a enterar todos.

Siqui Sánchez está especializado en fotografía náutica y retrato corporativo y editorial, si bien asegura que eso puede cambiar “en función de variables difusas e incontrolables”. Tiene tendencia a construir cámaras estenopeicas, rodar cortos absurdos e impartir cursos y charlas de vez en cuando. “Aparte de eso, todo normal”, promete.

Etiquetas
11
Comentarios
Cargando comentarios