• 10 buenas razones para disparar en RAW
  • 10 programas de revelado RAW que hay que conocer
Nueve más uno

10 consejos para mejorar tus vídeos de viajes (y evitar matar de aburrimiento a familiares y amigos)

 
7
AGO 2009

Una de las peores experiencias tras volver de las vacaciones es asistir, un año más, a las interminables jornadas de proyección de los vídeos de viajes de parientes y allegados. Películas interminables y -por regla general- infumables. He aquí una decena de consejos básicos para mejorar nuestros reportajes "amateur" y evitar que nuestra lista de amistades en Facebook decrezca alarmantemente.

El movimiento frenético es una de las principales razones por la que los vídeos caseros pueden llegar a resultar insoportables. Intenta mantenerte estable, sujeta la cámara con firmeza y busca una posición en la que te encuentres cómodo.

Si no quieres que tus grabaciones recuerden a las casposas producciones televisivas de Valerio Lazarov, evita en la medida de lo posible el recurso del zoom. Es más estético acercarse físicamente a la escena. Además, ganarás en estabilidad.

En la variedad está el gusto. Combina diferentes tipos de plano: paisaje, retrato, panorámica, picados, contrapicados...

Los planos en los que aparecen grandes paisajes siempre son más interesantes si hay gente en ellos. La presencia de personas contribuye a percibir las dimensiones de los elementos de la escena y le dan a ésta un poco de movimiento.

No te centres únicamente en la acción principal. Si, por ejemplo, estás filmando un espectáculo en la calle, puedes grabar la reacción de tus compañeros de viaje o del resto del público. Esto te permitirá cambiar de plano durante la edición y dar más ritmo a la escena.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Más vale que sobre. Cuando grabes intenta siempre dejar un margen de tiempo al principio y al final de cada toma. Agradecerás esos segundos de más a la hora de hacer cortes cuando edites.

Resume y desecha. La edición es indispensable si quieres imprimir ritmo a tus grabaciones. Desecha las tomas malas y resume las buenas. Ningún ser humano común es capaz de aguantar un vídeo de tres horas sin editar.

Si el sonido de la escena no es interesante o incluso molesto, quítalo. Siempre será más agradable para el espectador una cuidada ambientación musical que el insufrible ruido del viento chocando contra el micrófono de la cámara.

Tus filmaciones resultarán mucho más atractivas si intentas explicar algo. Si has hecho un viaje largo, divide las secuencias de vídeo en etapas, ordénalas cronológicamente y añade, mediante un programa de edición, rótulos que informen sobre el lugar de las filmaciones.

Y sobre todo, piensa en los demás. Ten empatía y no obligues a nadie a ver un vídeo que ni siquiera tú mismo soportarías si no fueras su propio autor.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar