• Charlie Mahoney: "Si no logramos salvar las Maldivas, tampoco podremos ...
  • Andoni Canela: "Son fáciles de fotografiar, pero difíciles de encontrar"
Con texto fotográfico

"Mi bici pasó de la realidad a la pantalla de mi cámara" Santi Burgos

 
Foto: Santi Burgos
28
DIC 2009
Declaraciones obtenidas por Eduardo Parra

Ser fotoperiodista tiene sus riesgos. Algunos peligros son conocidos, asumidos e incluso previsibles. Otros, por muy intrascendentes que sean, no dejan de fastidiar cuando le ocurren a uno. A Santi Burgos, fotoperiodista de El País, le hicieron una jugarreta mientras trabajaba. Su bici desapareció, pero su cámara fue lo suficientemente oportuna como para captar in fraganti -y por casualidad- a los ejecutores del robo. Puede parecer una inocentada, pero por desgracia no lo fue.

Santi Burgos

A menudo utilizo la bici como medio de transporte alternativo. Madrid es una ciudad complicada. Una bici pequeña me permite moverme rápido, me da la libertad que el coche me quita.

Estaba realizando un reportaje para El Viajero [la guía de viajes de El País] en el barrio de Salamanca. Gente guapa, bolsas enormes de grandes firmas, terrazas en las que se mezclan cervezas y horchatas en la misma proporción que chicas monas de compras y mujeres paseando al perrito. Andando pierdo tiempo y oportunidades de encontrar las fotos que busco.

Esquina de Goya con Velázquez. Todos los elementos a mi disposición. Mucho movimiento, color, buena luz, aceras amplias. Sin coches mal aparcados, sin las piezas del lego rojas y blancas que invaden el distrito en obras.

Apoyo la bici cerca de un seto. No hay ninguna señal para atarla con la cadena. Estoy pegado a ella. Ni se me ocurre pensar que alguien se puede interesar por tan destartalado vehículo.

De repente, dos chicas aparecen en escena. Van en una vespa con un montón de bolsas. Me dirijo al paso de cebra, a escasos metros. Espero a que, en el semáforo, el señor de rojo sustituya al de verde intermitente para hacer un barrido en el momento en que empiecen la marcha.

Foto: Santi Burgos (Quesabesde)
Sin quererlo, Santi Burgos fotografió a los ladrones de su propia bici. Su cámara fue más rápida que ellos. Por desgracia, ellos fueron más rápidos que él.

Siete u ocho disparos en varios segundos. Suficientes para conseguir el efecto deseado. Un buen barrido. Y una efectiva limpieza.

Mi bici pasó de la realidad a la pantalla de mi cámara. Al ampliar la imagen, comprobé cómo detrás de las dos chicas sonrientes en moto un chico que iba de paquete en un ciclomotor la despegaba de la esquina.

Una mujer que esperaba el autobús -y que aparece en la foto- y un conserje que hablaba con un albañil un poco más arriba me confirmaron que habían visto algo raro: un chico y una chica en moto, con una bici pegada en un lateral.

Continué Goya arriba. Desde un coche, unas chicas me aseguraron que podía pillarlos andando, que los habían visto bajarse y continuar a pie, una posición muy incómoda y delatora para circular.

No los encontré. No tuve suficiente tiempo. O suerte.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Etiquetas
Fuentes y más información
Artículos relacionados (1)
Con texto fotográfico
Santi Burgos
16 / JUL 2009
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar