• Dani González: "El rey se volvió mosqueado hacia nosotros y dijo 'bueno, ...
  • Javier Sánchez: "Cerca de casa puedes encontrar el paisaje minúsculo"
Con texto fotográfico

"Tomar la decisión tan rápido fue la clave del éxito" Xurxo Lobato

 
Foto: Xurxo Lobato
17
NOV 2011
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

Hay fotografías que permanecen grabadas en el imaginario colectivo de un país. Una de estas imágenes le valió a Xurxo Lobato un premio Ortega y Gasset de Periodismo en 2003 y se convirtió en triste recuerdo del desastre causado por el hundimiento del Prestige -del que dentro de dos días se cumplirán nueve años- e icono del movimiento Nunca Mais, uno de los más solidarios que se recuerdan en España. Prolífico fotoperiodista avalado por multitud de exposiciones y publicaciones, la carrera de este gallego ha estado siempre ligada a la prensa.

Xurxo Lobato

El 19 de noviembre de 2002 se hundió en las costas gallegas el petrolero Prestige. Seguí el tema desde el primer momento en que hubo la alerta. Recuerdo muy bien cómo fue todo.

Escuché a Iñaki Gabilondo dar la noticia en la Cadena SER, poco antes de las 8:45 de la mañana: se había partido un barco frente a las costas de Galicia. Ya en ese momento me puse a pensar qué hacer para tener la foto.

Por aquel entonces yo era redactor jefe del diario La Voz de Galicia. Llamé al director, y decidimos -aunque él con algunas dudas- fletar una avioneta para tomar fotografías del Prestige hundiéndose. Tuve la suerte de ser el primer fotoperiodista en llegar al aeropuerto de Alvedro y poder coger la única avioneta que había disponible. ¡Aquello era una exclusiva!

En el avión voló conmigo un cámara de Telecinco. Tardamos una hora desde el aeropuerto hasta alcanzar la posición del Prestige, lo que da una dimensión de la distancia, mar adentro, respecto al lugar donde se partió el barco. Las fotografías las tomé con un 70-200 milímetros. Problemas de acercamiento no había, pero tuve que hacer las fotos a través de una especie de cristal que nos daba una deformación como de ojo de pez que tuvimos que corregir después con Photoshop.

Cuando volvía en el avión era consciente de tener una exclusiva internacional. Fue el momento más emocionante de mi carrera, algo único por la magnitud del acontecimiento. Luego lo sería también a nivel personal por el movimiento Nunca Mais que desencadenó.

De vuelta al aeropuerto recibí varias llamadas de otros medios de comunicación porque sabían que yo tenía la única foto del hundimiento del petrolero. También llegó un barco de la Armada desde el que algún militar había hecho fotografías que se enviaron a EFE, pero eran imágenes tomadas a nivel del mar y no era esa la mejor perspectiva. Más tarde también llegó un fotógrafo de Reuters, pero sólo pudo hacer fotos del hundimiento de la proa.

Desde el punto de vista fotoperiodístico, tomar la decisión tan rápido para poder llegar antes que nadie y coger la única avioneta que había disponible fue la clave del éxito. En fotoperiodismo hay que estar siempre conectado a las noticias. Yo tengo obsesión con la radio y con tomar decisiones de forma rápida. Si llego a dudar, nos quedamos sin foto.

La fotografía fue portada de La Voz de Galicia, El Periódico de Catalunya y otros diarios del Grupo Z. También apareció en el libro 'No país do Nunca Mais', una crónica de los acontecimientos desde el vertido de fuel hasta la manifestación en Bruselas, en junio de 2003. Además, gracias a esta foto, al año siguiente recibí el premio Ortega y Gasset en la categoría de periodismo gráfico y el premio de la Fundación Doñana, y fui finalista del Visa d'Or News en Perpiñán.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Fuentes y más información
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar