• Tracey Shelton: "Los supervivientes me suplicaron que la historia no ...
  • Fred Dufour: "Es una lástima que haya censura por razones políticas"
Con texto fotográfico

"Siempre intento no ser agresivo ni intrusivo con la cámara" Òscar Rodbag

 
Foto: Òscar Rodbag
11
ABR 2013
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

A lo largo de casi 20 años de trayectoria profesional Òscar Rodbag ha sabido conjugar los mejores momentos de luz con los escenarios más representativos de los rincones que ha visitado alrededor del mundo. Desde Chiapas, origen de esta instantánea tan simbólica por su relación con la espiritualidad del lugar, hasta Formentera, donde será el principal ponente de Formentera Fotográfica a principios de mayo, el fotoperiodista catalán establece en sus imágenes un diálogo íntimo con el entorno.

Òscar Rodbag

La imagen corresponde a la fachada de la catedral de San Cristóbal de las Casas de Chiapas, en México. La tomé en enero de 2010 para un encargo editorial de promoción turística de la región. Realicé el reportaje sobre Chiapas en sólo diez días, a un ritmo infernal.

Cada vez es más habitual realizar grandes reportajes en un tiempo muy limitado, con lo que tienes que aprovechar cada minuto para captar la esencia del lugar. Esto implica hacer una buena preproducción, buscando mucha información para poder marcarte ciertos objetivos en la planificación inicial.

En el caso de esta imagen coincidió una preciosa luz de atardecer potenciada por el color amarillo de la fachada de la catedral. En medio de la plaza hay una gran cruz que proyectaba una gran sombra en el suelo. A medida que el sol fue bajando, la cruz empezó a proyectarse sobre la pared de la catedral. Justo en ese momento los invitados y familiares de una fiesta de quinceañera pasaban por detrás de mí, proyectando sus sombras como si de una procesión se tratara.

La cruz, la sombra de la gente y la luz cálida y rasante del atardecer ayudan a crear una cierta mística en la imagen final que encaja muy bien en el contexto de Chiapas, donde la religión es parte importante de sus habitantes.

La posición y el encuadre de la cámara no son una casualidad: busqué que las sombras formaran una diagonal que se dirigiera hacia la cruz, situándola en la parte central de la imagen. De este modo, el encuadre de la foto ofrece un equilibrio estético visual acertado, haciéndola más atractiva.

Los cerca de 30 minutos que estuve disparando en aquella plaza fueron realmente sensacionales por la calidad de la luz y la calidez de la gente. Siempre intento no ser agresivo ni intrusivo con la cámara. Cuando trabajo doy prioridad al respeto a la gente que voy a fotografiar. De este modo, en un 90% de los casos consigo mejores resultados que si lo hiciese de forma diferente.

En principio no me gusta robar instantes a la gente. Me dejo ver, intento ser aceptado y 'bailo' a su ritmo para poder ser uno más en su 'baile' diario. Una vez te aceptan y olvidan tu cámara, empieza la magia y puedo compartir en imágenes esos instantes únicos e irrepetibles.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar