Crónica
CRóNICA: LLEGA LA PS3

El órdago de Sony

 
23
MAR 2007
Juanra S. Salamero   |  Barcelona

No son muchos. Apenas una treintena de personas esperan pacientemente a las puertas de la FNAC del centro comercial L'illa de Barcelona. Son casi las nueve y media de una mañana fría pero soleada. Los presentes serán de los primeros catalanes en hacerse con un ejemplar de la esperada PlayStation 3. En la cartera, al menos 600 euros. En sus caras, expectación y un cierto nerviosismo que quizá alimente la presencia de la prensa.

Son pocos, pero entraba en las previsiones: hoy no saldrán consolas a la venta libre; sólo se entregarán las unidades previamente reservadas. Así nos lo aseguran desde la FNAC, y justifican esta tranquilidad en que las reservas tienen una validez de diez días. No era necesario madrugar.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
A pesar de la cola, los primeros compradores de la PS3 en la FNAC de L'illa Diagonal de Barcelona ya la tenían reservada.

"Están todas agotadas ya", afirma Xavier Tarragó, responsable de Informática de esta FNAC. Habla de las 500 unidades de la PS3 que han aterrizado en sus dominios, de las 80.000 que Sony ha lanzado hoy en España.

No era necesario madrugar, pero la impaciencia no atiende a razones. Que se lo digan a Joan Martín, de 29 años, que, tras una hora soportando el frío, se ha convertido en el primero en lograr su objetivo. "He pedido un par de horas libres en el trabajo para venir aquí. Por cierto, trabajo en el RACC... a ver si haciendo un poco de publicidad me ahorro el despido", nos señala sonriente con la PS3 ya en su poder.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Marc dice que compartirá la PS3 con su familia, sobre todo como reproductor Blu-ray.

Preguntamos a una docena de compradores y todos nos relatan lo mismo: tienen intención de usar la unidad Blu-ray para ver películas. En el caso de Alex, de 16 años, ha sido la excusa perfecta para convencer a sus padres del desembolso (aunque luego se va corriendo al colegio porque tiene un examen). La consola tendrá que esperar para más tarde.

Francisco Goenaga, de 48 años, compra la consola para su hijo. Buena excusa, suponemos, tras asegurar que él, en persona, piensa sacarle el máximo partido. Marc, de 23 años, también compartirá el ingenio con su familia. Le convence su vertiente de reproductor de Blu-ray.

Mientras tanto, un cliente que no se presta a hacer declaraciones despliega un pequeño carro para llevarse las cinco consolas que tenía reservadas. Ahí van 25 kilogramos de consolas, a 120 euros el kilo.

Vídeo: la PS3 llega por fin a los comercios europeos

Uno de los más ilusionados es Alejandro Ceresuela, de 18 años, que viene acompañado de su madre. "Casi no ha podido ni dormir", nos asegura la mujer. Mientras, su hijo nos confirma que está "más nervioso que si tuviera un examen".

¿Y Ahora? "A casa a estrenarla", nos dice Alejandro. "A la universidad, que ya se ha fumado una clase", corrige su madre. Otro que tendrá que esperar para estrenarla.

Los 600 euros no parecen suponer mucho problema para estos primeros entusiastas, que justifican el precio en las leyes del mercado. "Si valoras que es un reproductor Blu-ray, que solos ya son más caros, te compensa. Tienes dos sistemas en uno", sentencia David Gallego, de 33 años.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Un segundo mando (50 euros) y el control a distancia para las funciones como reproductor de Blu-ray de la PS3 (25 euros) aumentan sensiblemente la factura.

Pero el desembolso va mucho más allá. Quien más quien menos acaba comprándose un cable HDMI, mandos adicionales, un juego o alguna película en Blu-ray. El resultado: entre 50 y 300 euros adicionales. Por las caras de felicidad, no parece que duelan mucho los bolsillos.

Ninguno de los congregados se atreve a cuestionar el futuro éxito de la consola ni, por extensión, del formato Blu-ray. Se trata, eso sí, de compradores entusiastas. Las cartas están repartidas. No hay mus, y Sony ya ha lanzado su órdago en forma de PS3. Hagan sus apuestas.

Artículos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar