• Sony Party-shot: toma de contacto
  • Samsung S3650 Corby: análisis
NIKON D3000, CANON EOS 1000D, PENTAX K-M, OLYMPUS E-450, SONY A330: POR UN PUñADO DE EUROS

Nikon D3000, Canon EOS 1000D, Pentax K-m, Olympus E-450, Sony A330: comparativa  

9
DIC 2009

Cuestan unos 400 euros, son la puerta de entrada al mundo réflex y están llamadas a arrasar estas Navidades. Sus prestaciones han quedado, en muchos casos, un poco anticuadas, pero sus reducidas dimensiones, la facilidad de manejo que ofrecen y -sobre todo- el atractivo precio que a estas alturas lucen en los escaparates conforman un anzuelo que es difícil no picar. Cargados con nada menos que cinco de las SLR más baratas del momento, nos hemos propuesto descubrir cuál de ellas es la reina de su categoría.

Si hace doce meses poníamos sobre la mesa media docena de sencillas compactas para descubrir si era posible encontrar algo decente en el mercado por menos de 100 euros, ahora -con la crisis económica aún como incómoda invitada a nuestras vidas- toca repetir la jugada con sus hermanas mayores.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Hemos sometido a esta comparativa a cinco de las réflex más económicas que pueden encontrarse a día de hoy en los escaparates.

El presupuesto, eso sí, ha habido que elevarlo un poco. Pero tampoco demasiado. La evolución de los precios en el mercado de cámaras réflex digitales ha permitido que desde hace tiempo no sea un milagro dar con un buen equipo para principiantes por unos 400 euros.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Con este saldo en la cartera nos hemos dado una vuelta por el escaparate navideño a la caza de la mejor de entre las réflex más asequibles del momento. Claro que, como suele ocurrir en estos combates multitudinarios, no están todas las que son, pero sí son todas las que están.

Las elegidas
Aunque con un presupuesto tan ajustado pueda parecer sencillo seleccionar la media decena de modelos capaces de colarse en el ring, la cosa no está tan clara.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
De izquierda a derecha, la Pentax K-m, la Sony A330, la Olympus E-450, la Nikon D3000 y la Canon EOS 1000D.

En algunos casos, no hay duda. Por ejemplo, la Nikon D3000 es una réflex reciente, y rebuscando un poco es posible encontrarla por más o menos ese precio junto al objetivo de serie 18-55 mm f3.5-5.6 VR. Claro que seguro que hay quien prefiere optar por una D60 y ahorrarse algún euro sin renunciar a casi nada de lo que ofrece aquélla.

Nikon D3000
Nikon D3000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Con el resto de firmas la elección no ha sido tan sencilla. La Olympus E-450, por ejemplo, cumple los requisitos, pero también es cierto que aún es posible dar con la E-520 (más grande y con estabilizador en el cuerpo) por un precio similar.

Olympus E-450
Olympus E-450
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En el caso de la EOS 1000D, el problema es la edad (con más de 18 meses a sus espaldas, ya hay rumores de renovación en el horizonte), el precio al que puede encontrarse la EOS 450D y el kit cedido a QUESABESDE.COM por Canon. Pese a que nuestra intención era realizar las pruebas con el 18-55 mm f3.5-5.6 IS, a día de hoy la EOS 1000D sólo se comercializa con la versión anterior de este objetivo, carente de estabilizador.

Canon EOS 1000D
Canon EOS 1000D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tampoco ha sido fácil la elección en el caso de Pentax. Aunque la K-m luce prestaciones muy similares al resto de modelos y un precio rompedor, por unos cuantos euros más es posible hacerse con la más reciente y potente K-x.

Pentax K-m
Pentax K-m
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Mención aparte merece la Sony A330, que comparte sensor con la más barata A230, pero le suma la previsualización Live View y la pantalla abatible a ésta a cambio de algunos euros más.

Sony A330
Sony A330
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Hechas las pertinentes aclaraciones, llega el momento de centrarse en estas cinco contendientes, aunque sin perder de vista que las opciones son más amplias que las aquí analizadas.

Entre las manos
Aunque hablar del diseño y la ergonomía de una cámara siempre implica grandes dosis de subjetividad -nada como pasarse por la tienda, tocarlas y que cada cual saque sus propias conclusiones-, hay algunos puntos que resultan menos personales.

Olympus E-450
Olympus E-450
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Más allá de que la E-450 de Olympus sea la más pequeña y transportable de todas las contendientes, curiosamente su acabado exterior es el que más nos convence. Si, por el contrario, tuviésemos que hablar de la sujeción y el porte general de la cámara, nos decantaríamos por la Nikon D3000 o la Pentax K-m.

Nikon D3000
Nikon D3000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La peor nota en este apartado se la llevan la EOS 1000D, con una apariencia y un tacto que evidencian en exceso su construcción de plástico, y la A330 de Sony, que pese a lucir el aspecto más rompedor y moderno ha optado por una especie de media empuñadura que en absoluto facilita su agarre.

Sony A330
Sony A330
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Lo contrario ocurre si ponemos en marcha la cámara y nos centramos en sus menús y botones. Pensando en el tipo de usuario al que va enfocado este grupo, la extrema sencillez de esta A330 y de la D3000 -con unos menús gráficos y unas explicaciones que pueden ofender a los más experimentados- se llevan la palma.

Nikon D3000
Nikon D3000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony A330
Sony A330
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Hacerse con el control del resto tampoco tiene ningún misterio. Son réflex sencillas, con el clásico surtido de automatismos y escenas que permite que cualquiera pueda acercarse a ellas sin ningún miedo.

En marcha
Valorados los apartados de diseño y manejabilidad, toca ahora accionar el interruptor de encendido. ¿Cuál es la más rápida a la hora de reaccionar, enfocar y ofrecernos en pantalla la primera foto?

La Canon se impone ligeramente, seguida por la Nikon y la Sony, casi idénticas en este terreno. La Pentax se coloca detrás, y la peor parada es la Olympus, cuyo sistema de limpieza se ejecuta al ponerse en marcha, sin que sea posible configurarlo para que actúe sólo al apagar la cámara.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En lo que respecta a la cadencia de disparo y duración de la ráfaga, no hay grandes diferencias en las cifras oficiales. Todas se mueven en torno a los 3 fotogramas por segundo, aunque la E-450 y la K-m presumen de 3,5 disparos por segundo y la Sony se descuelga con 2,5.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Menús de selección de disparo en ráfaga de la Canon EOS 1000D (a la izquierda) y la Olympus E-450.

En formato JPEG la Pentax es la única que pierde fuelle tras sólo una decena de fotos, mientras que el resto, con algún altibajo, parece no tener límite más allá de la capacidad de la tarjeta. O tarjetas, en el caso de la E-450 (xD Picture Card y CompactFlash) y la A330 (SD Card y MemoryStick Pro Duo).

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La Sony A330 (a la izquierda) y la Olympus E-450.

Menos halagüeños son los resultados si optamos por combinar JPEG y RAW en las ráfagas. Aquí sólo la D3000 parece resistir bien el envite; la EOS 1000D reduce su velocidad a 1,5 fotogramas por segundo; la Olympus y la Nikon apenas pasan de la media docena de disparos, y la Pentax K-m tan sólo realiza 3 consecutivos.

Encuadrando
Al igual que con la doble ranura para tarjetas de memoria, la A330 y la E-450 vuelven a desmarcarse al ofrecer previsualización Live View, aunque en este caso les acompaña la EOS 1000D.

Doble punto además para la Sony, ya que combina esta función con su sistema de enfoque Quick AF Live View, mucho más práctico y rápido que el enfoque por contraste de la Olympus y la Canon. Y por ofrecer una pantalla abatible, claro.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La Sony A330 dispone de previsualización Live View y pantalla abatible.

Justo lo contrario ocurre si ponemos el ojo en el visor, dado que estas dos SLR son las que peor nota reciben en esta asignatura. Aunque todas ellas ofrecen una cobertura muy similar (del 95%, excepto la K-m, que se desmarca con un 96%), la luminosidad del visor de la EOS 1000D es algo superior al que montan tanto la Nikon como la citada Pentax.

Atentos a la óptica
No nos cansaremos de repetir que tan importante como la cámara es la óptica que le pongamos delante. En este terreno -y por estos precios- no cabe esperar grandes maravillas de los objetivos de serie que acompañan a este quinteto.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Las ópticas de serie que acompañan a cada una de las réflex analizadas.

Excepto el Zuiko 14-42 mm f3.5-5.6 (equivalente a 28-84 milímetros en paso universal), el resto recurren al clásico 18-55 mm f3.5-5.6 que, una vez aplicado el factor de multiplicación focal de los sensores APS-C, ofrece una cobertura aproximada de entre 28 y 80 milímetros.

¿Cuál es la mejor óptica de las cinco analizadas? Pocas sorpresas al respecto, porque de nuevo la pareja formada por la E-450 y el Zuiko de 14-42 milímetros demuestran dominar en este terreno, tanto en lo que se refiere a detalle y contraste como a rendimiento en los bordes de la imagen.

Muestras: máxima resolución
Las capturas se han realizado con una Olympus E-450 y un objetivo Zuiko 14-42 mm f3.5-5.6
las capturas se han realizado con una olympus e-450 y un objetivo zuiko 14-42 mm f3.5-5.6
las capturas se han realizado con una olympus e-450 y un objetivo zuiko 14-42 mm f3.5-5.6
las capturas se han realizado con una olympus e-450 y un objetivo zuiko 14-42 mm f3.5-5.6
Muestras: máxima resolución
Las capturas se han realizado con una Nikon D3000 y un objetivo Nikon 18-55 mm f3.5-5.6 DX VR
las capturas se han realizado con una nikon d3000 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 dx vr
las capturas se han realizado con una nikon d3000 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 dx vr
las capturas se han realizado con una nikon d3000 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 dx vr
Muestras: máxima resolución
Las capturas se han realizado con una Sony A330 y un objetivo Sony 18-55 mm f3.5-5.6 DT SAM
las capturas se han realizado con una sony a330 y un objetivo sony 18-55 mm f3.5-5.6 dt sam
las capturas se han realizado con una sony a330 y un objetivo sony 18-55 mm f3.5-5.6 dt sam
las capturas se han realizado con una sony a330 y un objetivo sony 18-55 mm f3.5-5.6 dt sam
De todos modos, el resto de objetivos también exhibe un comportamiento que, teniendo presente sus respectivos precios, no está nada mal. La construcción y el anillo de enfoque manual deja bastante que desear en casi todos los casos, y en el caso del Pentax 18-55 mm f3.5-6.DA detectamos ciertas flaquezas en los bordes de la imagen. Nada, en cualquier caso, alarmante.
Muestras: máxima resolución
Las capturas se han realizado con una Canon EOS 1000D y un objetivo Canon 18-55 mm f3.5-5.6 EF-S
las capturas se han realizado con una canon eos 1000d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s
las capturas se han realizado con una canon eos 1000d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s
las capturas se han realizado con una canon eos 1000d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s
Muestras: máxima resolución
Las capturas se han realizado con una Sony A330 y un objetivo Pentax 18-55 mm f3.5-5.6 DT SAM
las capturas se han realizado con una sony a330 y un objetivo pentax 18-55 mm f3.5-5.6 dt sam
las capturas se han realizado con una sony a330 y un objetivo pentax 18-55 mm f3.5-5.6 dt sam
las capturas se han realizado con una sony a330 y un objetivo pentax 18-55 mm f3.5-5.6 dt sam
La peor parte se la lleva el veterano EF-S 18-55 mm f3.5-5.6 de Canon, que en combinación con la EOS 1000D muestra bastantes problemas con las aberraciones cromáticas y rinde peor -en general- que sus contrincantes más directos. Hacerse con la versión estabilizada (EF-S 18-55 mm f3.5-5.6 IS), que emplea una estructura óptica mejorada, sería una buena idea para los interesados en esta EOS.
Enfoque y estabilización
El enfoque obliga a hacer un borrón en esta clasificación de objetivos, puesto que la E-450 y sus 3 puntos de enfoque se quedan -en la teoría y la práctica- por detrás de sus compañeras. Tampoco en este caso cabe esperar demasiadas florituras, pero el sistema de 11 puntos de la D3000 es el que muestra un mejor rendimiento general.

Olympus E-450
Olympus E-450
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon D3000
Nikon D3000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

A su favor hay que decir también que, junto a la EOS 1000D, la Nikon es la única con una luz de ayuda al enfoque, en lugar de recurrir a los escandalosos destellos del flash integrado.

La A330, por su parte, emplea un mecanismo de 9 puntos realmente ágil, que además se pone en marcha al acercar el ojo al visor gracias al sensor incorporado. Pero también hay pegas: su funcionamiento es bastante ruidoso, y en la unidad probada hemos detectado un ligero efecto de "backfocus" en las focales medias.

Sony A330
Sony A330
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Exactamente lo mismo nos ha ocurrido con la EOS 1000D, por lo que la nota de estas dos SLR ha tenido que ser necesariamente rebajada (pese al correcto sistema de enfoque automático que, por otra parte, ambas lucen).

La K-m, por último, incorpora un sencillo sistema de 5 puntos que se defiende bien, pero que desgraciadamente resulta tremendamente ruidoso a la hora de enfocar con el objetivo de 18-55 milímetros probado.

Pentax K-m
Pentax K-m
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Menos explicaciones requiere el tema de la estabilización, porque la Canon y la Olympus quedan eliminadas de entrada.

La Nikon D3000 cede esta labor a la óptica, mientras que tanto la Sony como la Pentax optan por un sistema mecánico integrado en el cuerpo y -lógicamente- compatible con cualquier objetivo que coloquemos en su bayoneta.

Nikon D3000
Nikon D3000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Más allá de esta evidente ventaja, a la hora de la verdad el sistema óptico de Nikon se impone ligeramente, ofreciendo un rendimiento de entre 3 y 4 pasos respecto a la velocidad de disparo habitual. En el caso de la A330 y la K-m, esta cifra se reduce hasta una mejora de entre 2 y 3 pasos, con una mínima ventaja por parte de la Sony.

Con lupa
Como es de imaginar, a estas alturas cualquier SLR digital, por sencilla que sea, ofrece unos resultados suficientemente buenos en condiciones -digamos- favorables como para satisfacer a la inmensa mayoría de los aficionados.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Dicho lo cual toca enfrentar los cinco modelos al mismo bodegón de nuestro estudio fotográfico y a las mismas escenas de exterior para, con idéntica exposición, intentar descubrir si alguna de ellas se impone a sus compañeras o si hay un modelo que no esté a la altura de las circunstancias.

Tras revisar y comparar todas estas muestras en JPEG y los retratos exportados desde los archivos RAW originales, comienzan a tomar cuerpo algunas conclusiones.

RAW
Las capturas se han realizado con una Canon EOS 1000D, una Pentax K-m, una Sony A330, una Nikon D3000 y una Olympus E-450. Imágenes tomadas en RAW y procesadas con Adobe Photoshop Lightroom 2.5
las capturas se han realizado con una canon eos 1000d, una pentax k-m, una sony a330, una nikon d3000 y una olympus e-450. imágenes tomadas en raw y procesadas con adobe photoshop lightroom 2.5
las capturas se han realizado con una canon eos 1000d, una pentax k-m, una sony a330, una nikon d3000 y una olympus e-450. imágenes tomadas en raw y procesadas con adobe photoshop lightroom 2.5
las capturas se han realizado con una canon eos 1000d, una pentax k-m, una sony a330, una nikon d3000 y una olympus e-450. imágenes tomadas en raw y procesadas con adobe photoshop lightroom 2.5
las capturas se han realizado con una canon eos 1000d, una pentax k-m, una sony a330, una nikon d3000 y una olympus e-450. imágenes tomadas en raw y procesadas con adobe photoshop lightroom 2.5
las capturas se han realizado con una canon eos 1000d, una pentax k-m, una sony a330, una nikon d3000 y una olympus e-450. imágenes tomadas en raw y procesadas con adobe photoshop lightroom 2.5
Con sensibilidades bajas y medias los resultados son correctos en todos los casos, aunque son la Pentax, la Nikon (cuya exposición parece no coincidir con las de sus compañeras, posiblemente debido a una sensibilidad que no está precisamente bien calibrada) y la Olympus las que más nos convencen.

Curiosamente, la EOS 1000D se desenvuelve muy bien en el bodegón, con iluminación controlada y tras ajustar con precisión el enfoque para evitar el problema de "backfocus" ya citado. Sin embargo, a la hora de la verdad las aberraciones y el exceso de suavidad de la óptica le juegan una mala pasada al potencial real de la cámara.

Muestras: sensibilidad
Las capturas se han realizado con una Canon EOS 1000D y un objetivo Canon 18-55 mm f3.5-5.6 EF-S
las capturas se han realizado con una canon eos 1000d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s
100 ISO
las capturas se han realizado con una canon eos 1000d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s
200 ISO
las capturas se han realizado con una canon eos 1000d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s
400 ISO
las capturas se han realizado con una canon eos 1000d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s
800 ISO
las capturas se han realizado con una canon eos 1000d y un objetivo canon 18-55 mm f3.5-5.6 ef-s
1600 ISO
Muestras: sensibilidad
Las capturas se han realizado con una Sony A330 y un objetivo Sony 18-55 mm f3.5-5.6 DT SAM
las capturas se han realizado con una sony a330 y un objetivo sony 18-55 mm f3.5-5.6 dt sam
100 ISO
las capturas se han realizado con una sony a330 y un objetivo sony 18-55 mm f3.5-5.6 dt sam
200 ISO
las capturas se han realizado con una sony a330 y un objetivo sony 18-55 mm f3.5-5.6 dt sam
400 ISO
las capturas se han realizado con una sony a330 y un objetivo sony 18-55 mm f3.5-5.6 dt sam
800 ISO
las capturas se han realizado con una sony a330 y un objetivo sony 18-55 mm f3.5-5.6 dt sam
1600 ISO
las capturas se han realizado con una sony a330 y un objetivo sony 18-55 mm f3.5-5.6 dt sam
3200 ISO
Muestras: sensibilidad
Las capturas se han realizado con una Nikon D3000 y un objetivo Nikon 18-55 mm f3.5-5.6 DX VR
las capturas se han realizado con una nikon d3000 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 dx vr
100 ISO
las capturas se han realizado con una nikon d3000 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 dx vr
200 ISO
las capturas se han realizado con una nikon d3000 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 dx vr
400 ISO
las capturas se han realizado con una nikon d3000 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 dx vr
800 ISO
las capturas se han realizado con una nikon d3000 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 dx vr
1600 ISO
las capturas se han realizado con una nikon d3000 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 dx vr
3200 ISO

La Sony, por su parte, también adolece de pequeños problemas -muestra algunos artefactos de compresión JPEG y las imágenes también son en muchos casos demasiado blandas- que la dejan un poco por detrás de la competencia.

Muestras: sensibilidad
Las capturas se han realizado con una Olympus E-450 y un objetivo Zuiko 14-42 mm f3.5-5.6
las capturas se han realizado con una olympus e-450 y un objetivo zuiko 14-42 mm f3.5-5.6
100 ISO
las capturas se han realizado con una olympus e-450 y un objetivo zuiko 14-42 mm f3.5-5.6
200 ISO
las capturas se han realizado con una olympus e-450 y un objetivo zuiko 14-42 mm f3.5-5.6
400 ISO
las capturas se han realizado con una olympus e-450 y un objetivo zuiko 14-42 mm f3.5-5.6
800 ISO
las capturas se han realizado con una olympus e-450 y un objetivo zuiko 14-42 mm f3.5-5.6
1600 ISO
Muestras: sensibilidad
Las capturas se han realizado con una Pentax K-m y un objetivo Pentax 18-55 mm f3.5-5.6 DA
las capturas se han realizado con una pentax k-m y un objetivo pentax 18-55 mm f3.5-5.6 da
200 ISO
las capturas se han realizado con una pentax k-m y un objetivo pentax 18-55 mm f3.5-5.6 da
400 ISO
las capturas se han realizado con una pentax k-m y un objetivo pentax 18-55 mm f3.5-5.6 da
800 ISO
las capturas se han realizado con una pentax k-m y un objetivo pentax 18-55 mm f3.5-5.6 da
1600 ISO
las capturas se han realizado con una pentax k-m y un objetivo pentax 18-55 mm f3.5-5.6 da
3200 ISO

Si apretamos el acelerador de la sensibilidad hasta 1600 ISO (la Nikon y la Pentax se atreven también con 3200 ISO) y desactivados todos los filtros, el CMOS de la EOS 1000D se impone al resto. En cualquier caso, buen trabajo también el realizado por Pentax y Nikon a la hora de mantener el ruido bajo control y sin sacrificar el detalle de la imagen.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Haz clic en la imagen para ver los recortes a tamaño real de las capturas realizadas a 200 y 1600 ISO con cada cámara.

Aunque en la E-450 el ruido electrónico es evidente, seguimos prefiriendo esta estrategia al resultado que ofrece la A330, que se lleva por delante buena parte del detalle.

El veredicto
Las cinco rivales de esta comparativa son, como avanzábamos, suficientemente solventes como para evitarnos sorpresas desagradables. La buena relación entre calidad y precio queda, por tanto, confirmada en líneas generales.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

No obstante, analizados esta decena de apartados y otorgados (calculadora en mano) de 0 a 3 puntos a cada una de las cámaras, la Nikon D3000 es la que atesora el mejor marcador con 23 de los 30 posibles puntos.

Los buenos resultados generales que ofrece, la óptica estabilizada, el sistema de enfoque y el visor le sirven para imponerse en esta competición y la convierten en una apuesta segura para un presupuesto tan ajustado.

Nikon D3000
Nikon D3000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Estas mismas cuentas sitúan a la Pentax K-m en segundo lugar, con 19 puntos. Aunque sus menús y el ruidoso enfoque no nos convencen, el conjunto es realmente equilibrado y está muy bien resuelto. Si consiguen una de las pocas que seguramente sobreviven aún en los escaparates será una buena compra. La tentación de dar el salto a la K-x, eso sí, es grande.

Pentax K-m
Pentax K-m
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Mención aparte merece la Canon EOS 1000D, que consigue 18 puntos pese a ser lastrada por un veterano zoom de 18-55 milímetros que recorta las posibilidades reales de una SLR algo anticuada ya, pero perfectamente válida para iniciarse en la fotografía réflex.

Canon EOS 1000D
Canon EOS 1000D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Empatan a 17 puntos las otras dos réflex. La Sony A330 hace valer su completa lista de prestaciones (Live View y estabilizador a la cabeza) para compensar algunas carencias en la calidad de imagen.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La Sony A330 junto a la Olympus E-450.

La Olympus E-450, por su parte, paga la falta de estabilizador -tanto en el cuerpo como en la óptica-, pero sigue siendo una opción a tener en cuenta por los que quieran una SLR realmente diminuta con unos resultados más que decentes.

Canon EOS 1000D
Canon EOS 1000D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Y aunque nos ahorraremos el consabido y diplomático discurso recomendando al lector que valore en su justa y personal medida cada uno de los diez puntos desgranados, no duden en tenerlo muy en cuenta antes de escribir la carta a los Reyes Magos.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar