• Leica DG Nocticron 42,5 mm f1.2: análisis
  • bq Aquaris 5.7: análisis
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Fujifilm X-E2, Olympus OM-D E-M5, Panasonic GX7 y Sony NEX-7: frente a frente 29

16
ENE 2014
Texto: Iker Morán  |  Fotos: Álvaro Méndez

Tienen tantos parecidos como diferencias entre sí, pero lo importante es que comparten filosofía y que su precio no se aleja demasiado de los 1.000 euros junto al zoom de serie que las acompaña en el escaparate. Además de ese visor electrónico integrado que parece situarlas un peldaño por encima de tantas otras cámaras, las más nuevas Fujifilm X-E2 y Panasonic Lumix DMC-GX7 y las veteranas Sony NEX-7 y Olympus OM-D E-M5 pueden presumir de formar uno de los cuartetos más interesantes del momento. Todo eso ya lo sabíamos, así que ahora sólo falta por descubrir cuál es la mejor de ellas.

Muchas veces lo más interesante no está ni en la cumbre del catálogo, donde se encuentran productos caros y muy especializados, ni en la parte baja, repleta de anodinos modelos. La gama media combina lo mejor de esos dos extremos y suele albergar algunas de las cámaras más apetecibles del mercado.

De hecho, cualquiera que recientemente se haya planteado hacerse con un modelo de óptica intercambiable y dimensiones ajustadas seguro que habrá echado un vistazo a alguna de estas cuatro cámaras: Fujifilm X-E2, Olympus OM-D E-M5, Panasonic Lumix DMC-GX7 y Sony NEX-7.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Un cuarteto que a priori puede parecer muy heterogéneo, pero que en un segundo vistazo empieza a tener cierta coherencia. Todas presumen de visor electrónico integrado, prestaciones muy avanzadas –en algunos casos son prácticamente el buque insignia de estas compañías- y un precio que, junto al zoom de serie, ronda los 1.000 euros. Cierto que en la X-E2 el presupuesto sube un poco, en parte por su juventud y por su óptica, pero sería imperdonable no incluirla en el grupo.

Aunque todas ya habían pasado por separado por aquí, ahora hemos querido reunirlas para intentar descubrir cuál de estas cuatro cámaras es la mejor opción del momento dentro de este segmento. Sin duda una tarea complicada teniendo en cuenta que estamos hablando de algunos de los modelos más interesantes del momento y que, por separado, no tendríamos ningún problema en recomendar. Pero, ¿conseguirá alguna de ellas desmarcarse del resto?

Entre las manos

Habrá quienes prefieran la estética clásica de la X-E2 y otros apostarán por el diseño más moderno y compacto de la NEX. El guiño retro de Olympus coronando su E-M5 con una especie de pentaprisma que alberga el visor electrónico seguramente tendrá tantos defensores como detractores. Y el equilibrado cóctel de modernidad y clasicismo de la GX7 también seducirá y disgustará a partes iguales.

panasonic lumix dmc-gx7panasonic lumix dmc-gx7panasonic lumix dmc-gx7panasonic lumix dmc-gx7panasonic lumix dmc-gx7panasonic lumix dmc-gx7
Panasonic Lumix DMC-GX7

La primera del mercado con un visor electrónico abatible y una de las Lumix más interesantes. Junto al sencillo zoom de 14-42 milímetros puede encontrarse por poco más de 1.000 euros

panasonic lumix dmc-gx7
Panasonic Lumix DMC-GX7
Álvaro Méndez (Quesabesde)
panasonic lumix dmc-gx7
Panasonic Lumix DMC-GX7
Álvaro Méndez (Quesabesde)
panasonic lumix dmc-gx7
Panasonic Lumix DMC-GX7
Álvaro Méndez (Quesabesde)
panasonic lumix dmc-gx7
Panasonic Lumix DMC-GX7
Álvaro Méndez (Quesabesde)
panasonic lumix dmc-gx7
Panasonic Lumix DMC-GX7
Álvaro Méndez (Quesabesde)
panasonic lumix dmc-gx7
Panasonic Lumix DMC-GX7
Álvaro Méndez (Quesabesde)

Así que mejor dejamos a un lado las cuestiones puramente estéticas y nos centramos en algo menos subjetivo –aunque también lo es- como la ergonomía. ¿Cuál de estas cuatro cámaras sienta mejor entre las manos? Lo cierto es que todas aprobarían con nota el examen, pero puestos a elegir, la GX7 y la X-E2 son las que más nos han convencido por la firmeza de su sujeción, la configuración de los mandos y la comodidad de uso.

sony nex-7sony nex-7sony nex-7sony nex-7sony nex-7sony nex-7
Sony NEX-7

Esta veterana cámara de 24 megapíxeles sigue siendo un referente en cuanto a rendimiento y tamaño. Cuesta unos 1.000 euros con el zoom básico

sony nex-7
Sony NEX-7
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony nex-7
Sony NEX-7
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony nex-7
Sony NEX-7
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony nex-7
Sony NEX-7
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony nex-7
Sony NEX-7
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony nex-7
Sony NEX-7
Álvaro Méndez (Quesabesde)

En el caso de la X-E2, parte del mérito corresponde al objetivo y su anillo mecánico para controlar el diafragma, algo que siempre se agradece y que nos hace perdonar la falta de un segundo dial, que sí está presente en el resto de modelos.

La E-M5 no decepciona, pero lo cierto es que con el M.Zuiko 12-50 mm f3.5-6.3 la empuñadura se queda algo pequeña y hace que el conjunto sea algo desequilibrado.

olympus om-d e-m5olympus om-d e-m5olympus om-d e-m5olympus om-d e-m5olympus om-d e-m5olympus om-d e-m5
Olympus OM-D E-M5

Hermana pequeña de la OM-D E-M1, esta Micro Cuatro Tercios de 16 megapíxeles puede encontrarse por unos 1.000 euros con el zoom. Es la única de esta comparativa cuyo flash es extraíble

olympus om-d e-m5
Olympus OM-D E-M5
Álvaro Méndez (Quesabesde)
olympus om-d e-m5
Olympus OM-D E-M5
Álvaro Méndez (Quesabesde)
olympus om-d e-m5
Olympus OM-D E-M5
Álvaro Méndez (Quesabesde)
olympus om-d e-m5
Olympus OM-D E-M5
Álvaro Méndez (Quesabesde)
olympus om-d e-m5
Olympus OM-D E-M5
Álvaro Méndez (Quesabesde)
olympus om-d e-m5
Olympus OM-D E-M5
Álvaro Méndez (Quesabesde)

En el caso de la NEX-7, aunque aplaudimos su tamaño compacto –es posiblemente la que nos llevaríamos siempre encima- la llegada de las nuevas A7 y A7R nos ha hecho recordar lo poco prácticos que resultan los menús de este modelo, por mucho que su doble dial llegue a resultar cómodo tras un tiempo de aprendizaje.

Visor electrónico para todas

Si hay un rasgo común de estos cuatro modelos que además sirve para marcar distancias respecto a cámaras más sencillas, éste es el visor electrónico integrado. Una prestación común que -salta a la vista- admite variantes.

Además de la posición –todas lo integran en un lateral excepto la Olympus, que opta por situarlo en el centro-, la GX7 se desmarca con el primer visor articulado del mercado. Así, su movimiento de hasta 90 grados permite utilizarlo a modo de visor de cintura en lugar de la pantalla también articulada.

sony nex-7 olympus om-d e-m5 panasonic lumix dmc-gx7 fujifilm x-e2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El visor electrónico integrado -y articulado en el caso de la GX7- marca distancias respecto a modelos más sencillos. La X-E2 es la única con pantalla fija

¿Útil? Lo cierto es que no lo hemos usado demasiado, pero como suele ocurrir con muchas prestaciones, si no molesta y no encarece el producto, ahí está para quien pueda aprovecharla o para cuando surja la ocasión. Sin duda, un punto a favor.

Quienes se molesten en consultar los datos técnicos de estos visores descubrirán que, en resolución, el de la E-M5 se queda a la cola con 1,4 millones de puntos respecto a los más de 2 millones que ofrece el resto. Pero como no se trata sólo de teoría, al acercar el ojo comprobamos que el sistema óptico del ocular de la cámara de Olympus hace un buen trabajo y consigue que la experiencia de uso no desmerezca del resto.

fujifilm x-e2fujifilm x-e2fujifilm x-e2fujifilm x-e2fujifilm x-e2fujifilm x-e2
Fujifilm X-E2

Su sensor APS-C con tecnología X-Trans y el objetivo 18-55 mm f2.8-4 ofrecen unos excelentes resultados. Todo ello en un diseño clásico y por unos 1.300 euros

fujifilm x-e2
Fujifilm X-E2
Álvaro Méndez (Quesabesde)
fujifilm x-e2
Fujifilm X-E2
Álvaro Méndez (Quesabesde)
fujifilm x-e2
Fujifilm X-E2
Álvaro Méndez (Quesabesde)
fujifilm x-e2
Fujifilm X-E2
Álvaro Méndez (Quesabesde)
fujifilm x-e2
Fujifilm X-E2
Álvaro Méndez (Quesabesde)
fujifilm x-e2
Fujifilm X-E2
Álvaro Méndez (Quesabesde)

¿Con cuál nos quedamos? Aunque por velocidad de refresco el de la GX7 está a la cabeza, lo cierto es que nos ha convencido más el que incorpora la X-E2, con unas imágenes más reales y -para entendernos- con un aspecto menos digital incluso cuando la luz es muy escasa y el ruido aparece. La NEX-7, por su parte, acusa en este apartado el paso del tiempo –fue presentada en verano de 2011- y su visor electrónico se queda a la cola del resto.

Respecto a las pantallas, excepto Fujifilm el resto de firmas han apostado para estos modelos por monitores articulados. En el caso de la Panasonic y la Olympus, además, se trata de pantallas de control táctil. Un detalle a tener en cuenta para los usuarios que valoren esta prestación y que puede ser útil a la hora de escoger -por ejemplo- un punto de enfoque de forma rápida.

En marcha

No tenemos ninguna queja tampoco en cuanto a la velocidad a la hora de ponerse en funcionamiento (la GX7 y la E-M5 son algo más rápidas) ni en la agilidad general de las cámaras. Estamos hablando de modelos de un precio ya considerable, así que esto mismo es lo que esperábamos.

En cuanto a la velocidad de disparo en ráfaga, aunque los datos técnicos nos llevan a señalar a la NEX-7 (10 fotogramas por segundo) como la más rápida del grupo, la cifra tiene truco: se trata de un modo de prioridad a la alta velocidad que bloquea la exposición y el enfoque en el primer disparo y cuya duración, además, es muy limitada si combinamos la captura en JPEG y RAW. En el modo normal, la NEX se conforma con 3 disparos por segundo.

sony nex-7 olympus om-d e-m5 panasonic lumix dmc-gx7 fujifilm x-e2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La E-M5 y la GX7 son las que pueden presumir de una ráfaga más estable y útil, aunque ninguna de las cuatro destaca aquí de forma apabullante

En el caso de la GX7, se puede llegar a los 40 fotogramas por segundo (o unos más manejables 10), pero en ambos casos a base de obturador electrónico. La cadencia con enfoque continuo es de 5 fotogramas por segundo, con un funcionamiento muy ágil y una duración notable si trabajamos sólo en JPEG. Este modelo, por cierto, es el único que se atreve con una obturación de 1/8.000 de segundo.

La E-M5 se defiende con 9 disparos por segundo –bloqueando también el enfoque- o algo más de 4 fotogramas por segundo con enfoque continuo. La X-E2, por su parte, ofrece 7 fotogramas por segundo (con el enfoque fijo) o 3 disparos por segundo. En JPEG tampoco tiene problemas para aguantar una veintena de disparos, pero si incluimos imágenes en RAW la cifra cae hasta apenas una decena y la grabación en tarjeta –incluso con una de máxima velocidad- llega a ralentizar la cámara.

De nuevo, éste no es un criterio decisivo para elegir entre una u otra, y ninguna de ellas destaca de forma apabullante ni queda en evidencia. Aun así, la E-M5 y la GX7 son las que pueden presumir de una ráfaga más estable y útil.

Punto para Fujifilm y Panasonic en el apartado de la conexión inalámbrica, pues son las únicas que integran Wi-Fi. Además de permitirnos subir las fotos on-line, en el caso de la GX7 podemos controlar la cámara desde un móvil o tablet

sony nex-7 olympus om-d e-m5 panasonic lumix dmc-gx7 fujifilm x-e2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Entre las muchas prestaciones de este cuarteto que merecen ser mencionadas, la conexión inalámbrica ocupa un lugar destacado. Punto para Fujifilm y Panasonic en este sentido al ofrecer Wi-Fi integrado.

Sobre todo en el caso de la GX7, que no sólo permite enviar las imágenes a un teléfono o tablet, sino también controlar de forma remota la cámara desde ellos. Algo que por ahora no es posible en el caso de la X-E2, aunque esta función ya figura entre las peticiones de los usuarios para una próxima actualización de firmware.

Enfocando

Aunque desde Fujifilm se presentaba la X-E2 como la cámara con el sistema de enfoque más rápido del momento, la experiencia nos hace dudar de este tipo de récords –todos acaban diciendo lo mismo alguna vez- y optar por probarlo en primera persona.

Y, en efecto, la X-E2 enfoca muy bien. Nada que ver con aquellas primeras generaciones de la gama X: enfoque ágil, sin apenas dudas y muy competitivo. Pero la verdad es que, tras probar el resto y enfrentarlas, nos costaría señalar el de la cámara de Fujifilm como el mejor sistema de enfoque automático de las cuatro.

sony nex-7 olympus om-d e-m5 panasonic lumix dmc-gx7 fujifilm x-e2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El sistema de autofoco de la GX7 es el que mejor se desenvuelve, seguido muy de cerca por el de la EM-5, aunque en general todas ellas son muy capaces en este apartado

Todos son muy capaces, y las situaciones en las que no han conseguido enfocar –incluso con muy poca luz- se pueden contar con los dedos de una mano, pero la experiencia de uso nos hace señalar a la GX7 como la que mejor resuelve esta asignatura, seguida muy de cerca por la EM-5. Y es que tanto la Sony como la Fujifilm enfocan muy bien pero se lo piensan unas décimas de segundo más que sus compañeras antes de reaccionar al pulsar el disparador a medio recorrido.

Respecto al enfoque manual y los sistemas de ayuda, la X-E2 gana con bastante claridad. Además de contar con el sistema de resalte focus peaking, es la única que dispone de un sistema de imagen partida que juega a ser una especie de enfoque por telémetro en versión digital. Quienes prefieran enfocar a mano sin duda agradecerán este mecanismo.

Sony NEX-7
Sony NEX-7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Mención aparte merecen los sistemas de estabilización, con dos claros vencedores en este apartado: la E-M5 y su sistema mecánico de 5 ejes que ha demostrado ser realmente efectivo tanto en las instantáneas como en el vídeo, y la GX7, que se sitúa a la cabeza en esta ocasión.

Además del sistema de estabilización de sus ópticas, la GX7 cuenta también con un estabilizador mecánico en el sensor que entra en funcionamiento con objetivos no estabilizados. Una solución que, en lugar de hacernos elegir entre uno y otro sistema, integra los dos.

Cuestión de óptica y precio

Puesto que el objetivo usado va a jugar un papel determinante en los resultados que ofrece la cámara, antes de sacar la lupa para revisar las galerías de muestras y las comparaciones resulta imprescindible echar un vistazo a lo que hay montado en cada una de las cuatro bayonetas.

La GX7 la hemos acompañado con el Lumix G 14-42 mm f3.5-5.6, aunque en realidad se comercializa sobre todo con la versión motorizada y más compactas de este zoom: el 14-42 mm f3.5-5.6 X PZ. En cualquier caso, Ojalá hubiéramos podido ponerle el estupendo y luminoso 12-35 mm f2.8, pero en ese caso el presupuesto se nos dispararía mucho más allá de los 1.000 euros.

sony nex-7 olympus om-d e-m5 panasonic lumix dmc-gx7 fujifilm x-e2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque la NEX-7 era en su momento más cara, nos hemos aprovechado de su veteranía y del precio que luce ahora mismo para colarla en esta comparativa. Junto al modesto 18-55 mm f3.5-5.6 anda también sobre los 1.000 euros, aunque es cierto que la óptica no le hace justicia a la cámara.

Para la E-M5, y puesto que el moderado precio del cuerpo permitía estirarse algo con el objetivo, hemos optado por el 12-50 mm f3-5-6.6. Aunque más voluminoso de lo que nos gustaría, es el que ofrece una mayor cobertura angular (24 milímetros), zoom motorizado –que se agradece para el vídeo- y un macro interesante.

Formando kit con zooms muy básicos, sólo el de la X-E2 destaca por calidad, luminosidad y construcción. Claro que esto incide en el precio del conjunto

sony nex-7 olympus om-d e-m5 panasonic lumix dmc-gx7 fujifilm x-e2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Mención aparte merece la X-E2 y el 18-55 mm f2.8-4, que por luminosidad y construcción está claramente por delante del resto. Algo que repercute también en el precio del conjunto, que se sitúa sobre los 1.300 euros.

Los resultados

Como suele ocurrir en este tipo de comparativas con modelos ya conocidos, los resultados arrojan pocas sorpresas y cada cámara rinde como se esperaba. Así, tal y como ya sabíamos después de probarlas por separado, todas tienen unos resultados más que aceptables y a la altura de lo que cabe esperar de ellas.

Muestras: comparativa
Fotografías realizadas con las Fujifilm X-E2, Olympus OM-D E-M5, Panasonic Lumix DMC-GX7 y Sony NEX-7
fotografías realizadas con las fujifilm x-e2, olympus om-d e-m5, panasonic lumix dmc-gx7 y sony nex-7
Fujifilm X-E2
fotografías realizadas con las fujifilm x-e2, olympus om-d e-m5, panasonic lumix dmc-gx7 y sony nex-7
Fujifilm X-E2
fotografías realizadas con las fujifilm x-e2, olympus om-d e-m5, panasonic lumix dmc-gx7 y sony nex-7
Olympus E-M5
fotografías realizadas con las fujifilm x-e2, olympus om-d e-m5, panasonic lumix dmc-gx7 y sony nex-7
Olympus E-M5
fotografías realizadas con las fujifilm x-e2, olympus om-d e-m5, panasonic lumix dmc-gx7 y sony nex-7
Panasonic GX7
fotografías realizadas con las fujifilm x-e2, olympus om-d e-m5, panasonic lumix dmc-gx7 y sony nex-7
Panasonic GX7
fotografías realizadas con las fujifilm x-e2, olympus om-d e-m5, panasonic lumix dmc-gx7 y sony nex-7
Sony NEX-7
fotografías realizadas con las fujifilm x-e2, olympus om-d e-m5, panasonic lumix dmc-gx7 y sony nex-7
Sony NEX-7

De hecho, estamos hablando de algunos de los mejores sensores del momento: la GX7 y la E-M5 montan un captor Micro Cuatro Tercios de 16 megapíxeles que ya se ha quitado los complejos; la NEX-7, un veterano APS-C de 24 megapíxeles que todavía tiene mucho que decir, y la X-E2 es capaz de explotar al máximo el potencial de un sensor APS-C de 16 megapíxeles apoyándose en una óptica algo mejor y en la tecnología X-Trans.

Muestras: Olympus OM-D E-M5
Fotografías realizadas con una Olympus OM-D E-M5 y un objetivo M.Zuiko 12-50 mm f3.5-5.6
fotografías realizadas con una olympus om-d e-m5 y un objetivo m.zuiko 12-50 mm f3.5-5.6
200 ISO
fotografías realizadas con una olympus om-d e-m5 y un objetivo m.zuiko 12-50 mm f3.5-5.6
400 ISO
fotografías realizadas con una olympus om-d e-m5 y un objetivo m.zuiko 12-50 mm f3.5-5.6
800 ISO
fotografías realizadas con una olympus om-d e-m5 y un objetivo m.zuiko 12-50 mm f3.5-5.6
1.600 ISO
fotografías realizadas con una olympus om-d e-m5 y un objetivo m.zuiko 12-50 mm f3.5-5.6
3.200 ISO
fotografías realizadas con una olympus om-d e-m5 y un objetivo m.zuiko 12-50 mm f3.5-5.6
6.400 ISO
fotografías realizadas con una olympus om-d e-m5 y un objetivo m.zuiko 12-50 mm f3.5-5.6
12.800 ISO
fotografías realizadas con una olympus om-d e-m5 y un objetivo m.zuiko 12-50 mm f3.5-5.6
25.600 ISO

En las pruebas realizadas en estudio y echando mano de la lupa, es precisamente el CMOS de la X-E2 el que se impone tanto en una toma a 200 ISO como a la hora de poner a prueba el control de ruido a 6.400 ISO. Tanto por resolución como por nivel de detalle incluso con sensibilidades altas, esta cámara demuestra estar un paso por delante del resto, aunque es cierto que con sensibilidades bajas la NEX-7 hace valer sus 24 millones de puntos para aguantar el tipo.

Muestras: Sony NEX-7
Fotografías realizadas con una Sony NEX-7 y un objetivo Sony E 18-55 mm f3.5-5.6
fotografías realizadas con una sony nex-7 y un objetivo sony e 18-55 mm f3.5-5.6
100 ISO
fotografías realizadas con una sony nex-7 y un objetivo sony e 18-55 mm f3.5-5.6
200 ISO
fotografías realizadas con una sony nex-7 y un objetivo sony e 18-55 mm f3.5-5.6
400 ISO
fotografías realizadas con una sony nex-7 y un objetivo sony e 18-55 mm f3.5-5.6
800 ISO
fotografías realizadas con una sony nex-7 y un objetivo sony e 18-55 mm f3.5-5.6
1.600 ISO
fotografías realizadas con una sony nex-7 y un objetivo sony e 18-55 mm f3.5-5.6
3.200 ISO
fotografías realizadas con una sony nex-7 y un objetivo sony e 18-55 mm f3.5-5.6
6.400 ISO
fotografías realizadas con una sony nex-7 y un objetivo sony e 18-55 mm f3.5-5.6
12.800 ISO
fotografías realizadas con una sony nex-7 y un objetivo sony e 18-55 mm f3.5-5.6
16.000 ISO

La E-M5 y la GX7 arrojan resultados muy similares, aunque como suele ocurrir, Olympus ofrece unos JPEG más optimizados. En RAW los resultados se igualan, si bien es cierto que en este caso la E-M5 juega con la ventaja de que su óptica es mejor.

Muestras: Fujifilm X-E2
Fotografías realizadas con una Fujifilm X-E2 y un objetivo Fujinon XF 18-55 mm f2.8-4 OIS
fotografías realizadas con una fujifilm x-e2 y un objetivo fujinon xf 18-55 mm f2.8-4 ois
100 ISO
fotografías realizadas con una fujifilm x-e2 y un objetivo fujinon xf 18-55 mm f2.8-4 ois
200 ISO
fotografías realizadas con una fujifilm x-e2 y un objetivo fujinon xf 18-55 mm f2.8-4 ois
400 ISO
fotografías realizadas con una fujifilm x-e2 y un objetivo fujinon xf 18-55 mm f2.8-4 ois
800 ISO
fotografías realizadas con una fujifilm x-e2 y un objetivo fujinon xf 18-55 mm f2.8-4 ois
1.600 ISO
fotografías realizadas con una fujifilm x-e2 y un objetivo fujinon xf 18-55 mm f2.8-4 ois
3.200 ISO
fotografías realizadas con una fujifilm x-e2 y un objetivo fujinon xf 18-55 mm f2.8-4 ois
6.400 ISO
fotografías realizadas con una fujifilm x-e2 y un objetivo fujinon xf 18-55 mm f2.8-4 ois
12.800 ISO
fotografías realizadas con una fujifilm x-e2 y un objetivo fujinon xf 18-55 mm f2.8-4 ois
25.600 ISO

Si salimos ahí fuera, constatamos que sobre el terreno las diferencias son mucho menos evidentes de lo que podría parecer con la bata blanca bien abotonada y la lupa al 100%. Los resultados se repiten, pero está claro que hay que buscar el detalle y situaciones muy concretas para poder hablar de diferencias realmente notables en el día a día.

Muestras: Panasonic Lumix DMC-GX7
Fotografías realizadas con una Panasonic Lumix DMC-GX7 y un objetivo Lumix G 14-42 mm f3.5-5.6
fotografías realizadas con una panasonic lumix dmc-gx7 y un objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.6
200 ISO
fotografías realizadas con una panasonic lumix dmc-gx7 y un objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.6
400 ISO
fotografías realizadas con una panasonic lumix dmc-gx7 y un objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.6
800 ISO
fotografías realizadas con una panasonic lumix dmc-gx7 y un objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.6
1.600 ISO
fotografías realizadas con una panasonic lumix dmc-gx7 y un objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.6
3.200 ISO
fotografías realizadas con una panasonic lumix dmc-gx7 y un objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.6
6.400 ISO
fotografías realizadas con una panasonic lumix dmc-gx7 y un objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.6
12.800 ISO
fotografías realizadas con una panasonic lumix dmc-gx7 y un objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.6
25.600 ISO

En cualquier caso, y como de lo que se trata es precisamente de dar con esas diferencias, queda demostrado que la X-E2 se impone sobre el resto en cuanto a calidad de imagen, control de ruido y rango dinámico.

Muestras: comparativa de sensibilidad
Recortes a tamaño real de fotografías realizadas con las Fujifilm X-E2, Olympus OM-D E-M5, Panasonic Lumix DMC-GX7 y Sony NEX-7 utilizando diferentes ajustes de sensibilidad
recortes a tamaño real de fotografías realizadas con las fujifilm x-e2, olympus om-d e-m5, panasonic lumix dmc-gx7 y sony nex-7 utilizando diferentes ajustes de sensibilidad
La mejor

¿Significa eso que la X-E2 es la mejor opción de las cuatro? No exactamente, porque no sería justo quedarnos sólo con este argumento y dejar a un lado el resto de detalles que hemos ido desgranando. Pero si de lo que se trata es de mojarse –algo que exigirán quienes hayan llegado hasta aquí- y distinguir a un vencedor, sí, nos quedamos con la X-E2.

El precio se dispara un poco, pero a cambio tenemos una óptica que se ajusta a las capacidades del cuerpo. Algo que cojea en el resto de kits propuestos y que debería hacer pensar a las firmas en ofrecer un zoom de calidad con un precio algo más ajustado que las opciones actuales. Opcionalmente también se podría optar por el cuerpo de la X-E2 junto al más modesto Fujinon 16-50 mm f3.5-5.6 XC o alguna óptica fija, pero este zoom de 18-55 milímetros no nos parece una mala idea para empezar.

Pero no es sólo cuestión de calidad del sensor y de la óptica. Se trata también de diseño y visor, de apostar por un sistema que transmite cierta confianza. Estamos hablando de una cámara con muchos meses de vida por delante.

fujifilm x-e2
Fujifilm X-E2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La Fujifilm X-E2 se impone al resto en cuanto a calidad del sensor y de la óptica del kit (pese al sobrecoste que hay que pagar por ello). También convencen su diseño y su visor

Algo que en el caso de la Sony NEX-7 parece evidente que no ocurre. Gracias a que se encuentra al final de su trayectoria, es posible encontrarla bien de precio, pero el zoom no está a la altura (tampoco lo están los menús de pantalla) y la NEX-6 es más asequible y en muchos aspectos más interesante que ella.

Con la Olympus OM-D E-M5 ocurre algo parecido. Es una muy buena opción, y somos de esos a los que sí les gusta su diseño. Pero con la OM-D E-M1 ahí delante la sensación de estar quedándose con el segundo plato es demasiado evidente. En todo caso, si el presupuesto es ajustado, no hay que perder de vista que éste es el cuerpo más económico de los cuatro, y si se trata de hablar de relación calidad-precio, sale muy bien parada.

En todo caso, como segunda opción nos quedaríamos con la Panasonic Lumix DMC-GX7. Una cámara con la que ya pasamos unas cuantas semanas el verano pasado y que realmente nos convenció por diseño, prestaciones –tiene de todo- y calidad. El zoom de 14-42 milímetros -el que hemos utilizado o la versión motorizada notablemente más pequeña- es la parte más débil de la ecuación, pero con buenas ópticas fijas esta cámara es también una muy buena opción para aquellos a los que el clasicismo o el precio de la X-E2 no les acabe de convencer.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y Quesabesde.

Vídeos relacionados (2)
29
Comentarios
Cargando comentarios