• Olympus E-300: toma de contacto
  • Palm m105: análisis
Prueba de producto
COMPAQ IPAQ H3130

Compaq iPAQ H3130: análisis

 
4
OCT 2004

Es la historia de siempre. Todos los Pocket PC de todas las marcas ofrecen un modelo con 16 insuficientes MB de RAM y otro ?menos económico- con 32. En el caso de Compaq, sin embargo, estos 16 MB son un verdadero inconveniente: para aumentar la capacidad de almacenamiento, no bastará con comprar una tarjeta de memoria; será necesario también adquirir previamente el módulo de expansión de Compaq.

La serie 3600 de Compaq viene avalada por su éxito de ventas en Estados Unidos y su gran aceptación entre los críticos especializados. Sin duda, estos Pocket PC de Compaq basan su éxito en el rápido procesador y la calidad de su pantalla TFT, aspectos que marcan la diferencia con la competencia más inmediata, esto es, Hewlett Packard y Casio.

La gama baja de la serie 3600 está representada por el modelo 3130, el más económico y el que ofrece las prestaciones que corresponden a todo modelo de gama baja: pantalla monocroma y, sobre todo, 16 tristes MB de memoria RAM. La pantalla, de escala de grises, no es un auténtico inconveniente; hay quien prefiere los PDA con LCD en escala de grises, porque ofrecen una mayor claridad y visibilidad. El problema del iPAQ 3130 son sus 16 MB.

16 insuficientes megas

Ya se ha comentado en varios análisis de Pocket PC que estos aparatos, a diferencia de los que operan con el sistema operativo Palm, requieren una mayor capacidad de almacenaje, simplemente por la naturaleza de los archivos que manejan: documentos de word, mp3, fotografías ?mayoritariamente en color-, etc. Así pues, del mismo modo que el Hewlett Packard 545 es la versión reducida en megas del 548, lo mismo sucede con el 3130 y el resto de modelos iPAQ.

Sin embargo, tal como apuntábamos en la introducción, en el caso de los iPAQ, estos 16 MB son un serio inconveniente. Mientras que con HP, al igual que con el resto de Pocket PC habituales, basta con comprar una tarjeta de memoria para ampliar la capacidad de almacenamiento, con el 3130 será necesario adquirir previamente un módulo de expansión, ni mucho menos económico, para tarjetas CompactFlash u otro para PC Card. Y luego sí: la tarjeta de memoria. Es decir, la inversión es doble. Además, debemos recordar que la serie 3600 no incluye con sus Pocket PC el correspondiente cradle USB, una carencia realmente lamentable, que en el caso del iPAQ 3130 supone una tercera inversión casi obligatoria.

Es por esto que osamos afirmar que el 3130 es una mala inversión. Más vale adquirir un iPAQ 3630 ?para muchos el perfecto Pocket PC-, con sus 32 MB de RAM incorporados ?eso sí, con el cradle USB opcional-, para gozar de una capacidad de almacenamiento un tanto más holgada. Por lo que respecta al resto de prestaciones del 3130, son las mismas ?idénticas- a las de la gama superior, por lo que recomendamos echar un vistazo al análisis del Compaq iPAQ 3630.

Etiquetas
Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar