• Lugares especiales, oportunidades fotográficas
  • De grande a pequeño (y viceversa)
CLH
LO MáS DESTACADO DE MARZO

Los cuatro elementos

 
1
ABR 2013

Hay tanto por fotografiar, y aun así se repiten una y otra vez en nuestras imágenes los temas, los colores, los tonos... Y en este gran archivo fotográfico los cuatro elementos casi siempre están presentes: tierra, agua, fuego y aire. Con ellos podemos llenar miles de píxeles, álbumes de fotos, páginas de revistas y portadas de periódicos, tal y como hemos visto durante el mes de marzo en "Cómo la hice", con imágenes de la Vía Láctea, "correfocs", parques naturales y rascacielos que acarician las nubes.

Durante estas semanas de marzo también hemos aprendido en CLH a aplicar efectos de luz de un modo no destructivo a nuestras imágenes, a cambiar las opciones del flujo de trabajo en Adobe Camera Raw, así como a corregir las aberraciones ópticas. También hemos emulado la película Ilford Delta 100 con la ayuda de Photoshop y hemos descubierto cómo crear muestras de color a partir de una imagen.

La Vía Láctea. No es la primera vez -ni va a ser la última- que vemos una fotografía de la Vía Láctea, y aun así no dejan de sorprendernos imágenes como la que Marco Barone hizo en el Lac des Cheserys, en Suiza. Había ido de viaje fotográfico con un grupo de amigos, y una buena preparación y un poco de suerte contribuyeron a que la vuelta a casa estuviera cargada de buenas capturas.

Foto: Marco Barone

Fuego en las manos. Aunque meterse de lleno en un "correfoc" pueda parecer una locura, David Cantillo Orozco no es de los que se metan en terreno desconocido para disparar al tuntún. Lo demuestra en un proyecto fotográfico que lleva realizando desde 2005 a lo largo y ancho de la geografía valenciana y catalana.

Foto: David Cantillo Orozco

La mirada. Son muchas las herramientas con las que se puede controlar y dirigir el ojo del espectador para que recorra una imagen en un orden preestablecido por su autor. Ludek Ciganek se sirvió del enfoque y la mirada de la modelo a la que estaba fotografiando para crear un retrato hipnotizante.

Foto: Ludek Ciganek

Tres Cimas de Lavaredo. Hay paisajes espectaculares, panorámicas sobrecogedoras y las Tres Cimas de Lavaredo, un auténtico regalo para la vista que Roberto Sysa Moiola vio en primera persona y captó con su cámara. Había ido hasta la región italiana del Véneto con unos amigos y ésta fue una de las capturas con las que regresó.

Foto: Roberto Sysa Moiola

Hacia el mar. Dave Smith se fue hasta la costa sur de Gran Bretaña para captar una imagen que transmite paz y tranquilidad. La captura fue hecha en el West Pier de Brighton y muestra lo que queda de este otrora grandilocuente muelle después de una serie de incendios que tuvieron lugar en 2003.

Foto: Dave Smith

Irrupción. Esperar el momento oportuno para disparar, para capturar ese instante único que no volverá a repetirse nunca jamás. De eso sabe un poco Markus Studtmann, que ha estado varias veces en el conocido monumento berlinés a las víctimas judías del Holocausto y en una visita reciente consiguió esta imagen.

Foto: Markus Studtmann

Aire nocturno. A quien madruga Dios le ayuda. Algo parecido debió pensar Mark Bridger cuando antes de irse a trabajar se detuvo en el parque Knole, en Inglaterra, para inmortalizar con su cámara al gamo más grande de una manada de más de 600 que puebla la zona. Los árboles actuando de marco natural le dan a la imagen un aire aún más místico.

Foto: Mark Bridger

El Tatin. Realizada en una de las localidades más típicas del verano murciano, Los Alcázares, la fotografía de Doroteo Tobarra Narro nos muestra, con una paleta de colores cálida y acertada, el Tatin, un pequeño barco encallado hace años. Tobarra esperaba unas condiciones meteorológicas distintas, pero quedó más que satisfecho con el resultado final.

Foto: Doroteo Tobarra Narro

El anfiteatro de los colores. De la siempre interesante y lejana China nos llega la magnífica toma que William Yu obtuvo en la provincia de Yunnan. Nos cuenta su autor que la zona que vemos en la imagen se conoce como Tierra Roja. Un nombre ciertamente apropiado.

Foto: William Yu

Vista desde el Shard. Dicen algunos que desde las alturas todo se ve muy distinto. No les falta razón. Laurie Robinson se subió a lo más alto del edificio Shard, en Londres, para fotografiar las vistas que podían conseguirse desde este lugar. La meteorología y el momento le hicieron cambiar de opinión y acabó por centrarse en la arquitectura y el factor humano.

Foto: Laurie Robinson

Etiquetas
Fuentes y más información
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar