Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
Cómo se hace

Construir una cámara pinhole para entender la esencia de la fotografía

5
23
ABR 2015
Texto y fotos: Eduardo Parra

Los amantes de las efemérides más singulares tienen marcado en rojo este próximo domingo. Y es que el 26 de abril es nada menos que el Día Mundial de la Fotografía Estenopeica. Pensando en todos aquellos que tengan ganas de celebrarlo pero no dispongan de cámara, en Quesabesde hemos elaborado -con la colaboración del creador de las bellísimas NOPO y Sales de Plata- una guía práctica para crear nuestra propia pinhole. Vayan preparando una caja de cerillas, un carrete y una aguja.

Funcionan sin pilas y no tienen automatismos de ningún tipo. Por no tener, ni siquiera tienen óptica. El mecanismo de las cámaras estenopeicas o pinhole es tan simple que para fabricarlas solo es imprescindible una caja opaca y un pedazo de material sensible a la luz (película o papel fotográfico, principalmente). La ausencia de lentes se suple practicando un orificio en la caja que se denomina estenopo o pinhole.

Relegada a herramienta artística, educativa o a simple divertimento para amantes de la fotografía más pura, las cámaras pinhole cuentan con una importante cantidad de seguidores de todos los estratos fotográficos. Lejos de lograr imágenes nítidas y perfectas, ofrece resultados desenfocados y de contornos difusos con un encanto propio que depende en muchas ocasiones no solo de la pericia del fotógrafo sino también del azar, ya que el tiempo de exposición se calcula de forma aproximada.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
Todos los elementos que necesitaremos para construir nuestra propia cámara estenopeica (que aparece ya terminada en el cento de la imagen).

Con motivo del Día Mundial de la Fotografía Estenopeica, en Quesabesde hemos recurrido a Toño Cañadas (creador de una de las cámaras estenopeicas que más están dando que hablar, las NOPO) para que junto a Cristóbal Benavente (colaborador habitual de Quesabesde y responsable de Sales de Plata) nos ayuden a fabricar desde cero una cámara pinhole.

Más allá de la clásica caja de zapatos, los más duchos pueden experimentar también con el muy típico bote de cacao, un tonel de vino o incluso una habitación entera. Porque de cámaras pinhole hay un surtido de modelos prácticamente infinito. Esta guía es para quienes deseen comenzar con lo básico: una cámara creada a partir de una caja de cerillas y un par de carretes, uno virgen y el otro usado.

Aparte de estos elementos, necesitaremos una regla, un cúter, rotulador negro, tijeras, cartón opaco, un palo de polo, el envoltorio de cartón de un carrete, una cartulina opaca, cinta adhesiva negra y una aguja.

Separamos la caja de cerillas en sus dos partes. Dejaremos de momento el exterior y nos quedaremos con el cajón. Ayudándonos de una regla, realizamos un aspa en el cajón para localizar el centro exacto, y a partir de ahí dibujamos un cuadrado de 24 x 24 milímetros (en nuestro caso) y lo recortamos.

cámaras estenopeicascámaras estenopeicascámaras estenopeicascámaras estenopeicascámaras estenopeicascámaras estenopeicas

Secuencia ordenada de arriba abajo y de izquierda a derecha

cámaras estenopeicas
Eduardo Parra (Quesabesde)
cámaras estenopeicas
Eduardo Parra (Quesabesde)
cámaras estenopeicas
Eduardo Parra (Quesabesde)
cámaras estenopeicas
Eduardo Parra (Quesabesde)
cámaras estenopeicas
Eduardo Parra (Quesabesde)
cámaras estenopeicas
Eduardo Parra (Quesabesde)

Esta será la superficie del negativo que quedará expuesta a la luz y determinará el formato de la foto. Para nuestra cámara prescindiremos del formato tradicional de 24 x 36 milímetros y crearemos una cámara de formato cuadrado.

En la parte exterior de la caja de cerillas buscamos el centro de la caja del mismo modo que hicimos con el cajón. Dibujamos en él un cuadrado central de un centímetro cuadrado y lo recortamos.

cámaras estenopeicas
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Pasamos ahora a nuestro estenopo o pinhole. Cogemos un pedazo de cartón opaco (mucho ojo con algunas cartulinas que son translúcidas) y lo apoyamos en una superficie que no sea excesivamente dura: una madera, unas hojas de papel, etcétera. Colocamos sobre nuestro cartón una aguja, y presionamos ligeramente la punta sobre el cartón.

cámaras estenopeicas
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
cámaras estenopeicas
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

No se trata de atravesar la cartulina con la aguja, sino únicamente de perforarla con la punta. Si atravesásemos completamente el cartón, nuestro pinhole sería demasiado grande. Con una lija de grano muy fino frotamos el estenopo por el lado que tenga rebabas para que el agujero sea lo más perfecto posible.

Retomamos la parte exterior de la caja de cerillas y ajustamos el cartón opaco ya agujereado para que el pinhole esté justo en el centro de la caja, es decir, justo en el centro de la apertura que habíamos hecho. Pegamos el cartón con cinta adhesiva y nos aseguramos de que todas las juntas queden perfectamente estancas a la luz.

cámaras estenopeicascámaras estenopeicascámaras estenopeicascámaras estenopeicascámaras estenopeicascámaras estenopeicas

Secuencia ordenada de arriba abajo y de izquierda a derecha

cámaras estenopeicas
Eduardo Parra (Quesabesde)
cámaras estenopeicas
Eduardo Parra (Quesabesde)
cámaras estenopeicas
Eduardo Parra (Quesabesde)
cámaras estenopeicas
Eduardo Parra (Quesabesde)
cámaras estenopeicas
Eduardo Parra (Quesabesde)
cámaras estenopeicas
Eduardo Parra (Quesabesde)

Para garantizar que la luz parásita que pueda colarse en el interior de la cámara tenga la menor incidencia posible, pintamos el interior de la caja y del cajón con un rotulador negro. No nos debe importar doblar ligeramente la caja si es necesario: es más importante pintarla completamente.

cámaras estenopeicas
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
cámaras estenopeicas
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Tomamos la caja del carrete que vamos a usar y recortamos un pedazo de cartón de unos 3 centímetros de lado. Buscamos su centro y dibujamos un cuadrado de medio centímetro que recortaremos. Centramos este cartón en la caja de cerillas, de forma que el recorte que hemos hecho quede sobre el pinhole. Pegamos uno de los lados paralelos al rascador con cinta adhesiva.

cámaras estenopeicascámaras estenopeicascámaras estenopeicascámaras estenopeicascámaras estenopeicascámaras estenopeicas

Secuencia ordenada de arriba abajo y de izquierda a derecha

cámaras estenopeicas
Eduardo Parra (Quesabesde)
cámaras estenopeicas
Eduardo Parra (Quesabesde)
cámaras estenopeicas
Eduardo Parra (Quesabesde)
cámaras estenopeicas
Eduardo Parra (Quesabesde)
cámaras estenopeicas
Eduardo Parra (Quesabesde)
cámaras estenopeicas
Eduardo Parra (Quesabesde)

Utilizando otra vez la caja del carrete, recortamos una tira de aproximadamente un centímetro de ancho y la colocamos -centrada y perpendicular a los rascadores- bajo el cartón recortado que todavía está pegado a la caja de cerillas solo por un lado.

cámaras estenopeicascámaras estenopeicascámaras estenopeicascámaras estenopeicascámaras estenopeicascámaras estenopeicas

Secuencia ordenada de arriba abajo y de izquierda a derecha

cámaras estenopeicas
Eduardo Parra (Quesabesde)
cámaras estenopeicas
Eduardo Parra (Quesabesde)
cámaras estenopeicas
Eduardo Parra (Quesabesde)
cámaras estenopeicas
Eduardo Parra (Quesabesde)
cámaras estenopeicas
Eduardo Parra (Quesabesde)
cámaras estenopeicas
Eduardo Parra (Quesabesde)

Pegamos cinta adhesiva en los lados del cartón agujereado que son perpendiculares al rascador, ajustando al máximo con la tira de cartón que hemos colocado para que esta entre y salga sin holguras. Acto seguido encintamos la tira para ajustar aún más su movimiento. Esta tira será nuestro obturador, y con su movimiento dejaremos que la luz pase a través del pinhole.

La cámara propiamente dicha está ya casi terminada, pero necesitamos un importante elemento más: el carrete. Así que toca coger un carrete virgen y sacar de él algo de película. Unos dos o tres fotogramas. Pasamos esa película por la caja de cerillas, que estará con el cajón puesto. La película va por debajo del cajón para garantizar que esté perfectamente plana (si pusiéramos la película por encima, podría combarse). La distancia entre la película y el pinhole vendrá determinada por la anchura de la caja. Y esa será nuestra distancia focal.

cámaras estenopeicascámaras estenopeicascámaras estenopeicascámaras estenopeicascámaras estenopeicascámaras estenopeicas

Secuencia ordenada de arriba abajo y de izquierda a derecha

cámaras estenopeicas
Eduardo Parra (Quesabesde)
cámaras estenopeicas
Eduardo Parra (Quesabesde)
cámaras estenopeicas
Eduardo Parra (Quesabesde)
cámaras estenopeicas
Eduardo Parra (Quesabesde)
cámaras estenopeicas
Eduardo Parra (Quesabesde)
cámaras estenopeicas
Eduardo Parra (Quesabesde)

Una vez pasada la película del carrete virgen cogemos un carrete usado que aún tenga algo de película para que nos haga de lengüeta (podemos usar también un chasis vacío y ponerle algo de película velada). Unimos ambos carretes con un poco de cinta y tensamos la película accionando el carrete vacío. Con un par de tiras por cada lado es suficiente, ya que si ponemos demasiada la película, esta podría atascarse.

cámaras estenopeicas
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
cámaras estenopeicas
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Llegados a este punto, los dos carretes y la caja son una única cosa. Encintamos la unión de los carretes con la caja de cerillas asegurándonos de que no hay filtración de luz posible.

Cogemos un palo de polo y rebajamos su anchura. Lo partimos por la mitad y unimos las dos mitades para aumentar el grosor. Colocamos el palo en el agujero de bobinado del carrete vacío y lo encintamos. Este será nuestro mando para pasar la película.

cámaras estenopeicascámaras estenopeicascámaras estenopeicascámaras estenopeicascámaras estenopeicascámaras estenopeicas

Secuencia ordenada de arriba abajo y de izquierda a derecha

cámaras estenopeicas
Eduardo Parra (Quesabesde)
cámaras estenopeicas
Eduardo Parra (Quesabesde)
cámaras estenopeicas
Eduardo Parra (Quesabesde)
cámaras estenopeicas
Eduardo Parra (Quesabesde)
cámaras estenopeicas
Eduardo Parra (Quesabesde)
cámaras estenopeicas
Eduardo Parra (Quesabesde)

Por último, cogemos un poco de papel higiénico o gasa y taponamos la parte baja de ambos carretes. Con esto logramos que, en caso de que haya demasiada tensión en el interior del carrete, este no se desenrolle y la película pueda destensarse. Encintamos esta parte, y listo: nuestra cámara está terminada.

cámaras estenopeicas
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
cámaras estenopeicas
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Con la cámara ya funcional, solo nos queda recurrir a una tabla de tiempos para ajustar la exposición. Teniendo en cuenta que una cámara estenopeica como la que hemos construido tiene un pinhole aproximado de 0,15 milímetros y una distancia focal de 10 milímetros, y en base a la fórmula del numero F, que dice que la apertura es igual a la focal dividida entre el diámetro de la óptica, nuestra cámara está equipada con una portentosa apertura de f64. Un valor que, como todo en la fotografía estenopeica, es aproximado.

cámaras estenopeicas
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Ahora solo tenemos que acordarnos de cambiar de fotograma antes de disparar para disfrutar del Día Mundial de la Fotografía Estenopeica.

5
Comentarios
Cargando comentarios