Actualidad

La Comisión Europea aboga por acabar con el bloqueo geográfico de los contenidos en Internet

 

El comisario de Mercado Único Digital considera "absurdo" que todos los ciudadanos de la Unión no puedan acceder a los mismos servicios

26
MAR 2015

Si la Unión Europea es desde hace tiempo un mercado único con libre libertad para sus ciudadanos y productos físicos, ¿por qué lo mismo no es cierto para los bienes digitales? Esta dicotomía, molesta para los usuarios y problemática para las empresas, podría ser finalmente resuelta próximamente.

Andrus Ansip, responsable de Mercado Único Digital de la Comisión Europea, ha declarado su intención de luchar contra las barreras geográficas en el mercado electrónico. Según las palabras del comisario estonio, "los consumidores y las compañías en Europa están ancladas digitalmente. No tienen capacidad de elección o libertad de movimiento. En el siglo XXI, esto es absurdo".

De acuerdo con Ansip, los consumidores de todos los países de la Unión Europea deberían ser capaces de acceder a todos los contenidos disponibles en los Estados miembros independientemente de su lugar de conexión. De esta forma, una plataforma de vídeo francesa no podría bloquear sus contenidos a los visitantes británicos o neerlandeses.

Esto también podría implicar que servicios exteriores -como Netflix- que operaran en un país de la Unión no podría bloquear geográficamente sus productos para impedir su reproducción desde otros Estados, si bien Ansip prevé que podrían permitirse excepciones para respetar las leyes nacionales, señalando como ejemplo el caso de los juegos de azar.

Las empresas de Internet también se beneficiarán

Adicionalmente, el comisario de Mercado Único Digital trabajará para simplificar la legislación que regula el IVA para pequeñas y medianas empresas con presencia en Internet, que actualmente se sienten incapaces de lidiar con las dificultades derivadas de vender sus productos en un mercado común donde cada país tiene sus propios impuestos y marcos regulatorios.

Lo mismo sucede con los precios de los envíos de productos físicos, cuyas tarifas son arbitrarias y no obedecen a criterios de coste. Las autoridades europeas, no obstante, no tienen intención de introducir normativas que limiten su coste por ley, abogando en lugar de esto por armonizar las tarifas entre los distintos países.

El plan de unificación de Ansip tardará años en ser implementado. De hecho, aún deben presentarse y debatirse los primeros bosquejos de sus medidas, que se harán públicos el próximo 6 de mayo.

Fuentes y más información
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar