• La calle es de Eugeni Forcano
  • De Imogen Cunningham a Ramón Masats: radiografía de una colección
Agenda fotográfica

La mirada intencionada de Colita

 
19
ABR 2013
Ivan Sánchez   |  L'Hospitalet de Llobregat

Junto a la exposición dedicada a Eugeni Forcano, "La mirada feroz" de Colita es otro de los platos fuertes de Sonimagfoto&Multimedia 2013. Con la mayoría de las imágenes realizadas durante su juventud, los años 60 y las calles de Barcelona centran -como en el caso de Forcano- la temática de esta muestra, que recoge algunas de las fotos más significativas de esta veterana autora catalana.

A nadie sorprende que los estands de las principales marcas se lleven todo el protagonismo en Sonimagfoto nada más atravesar el pasillo de entrada del recinto de Gran Via. Sí sorprende el lugar casi periférico al que han quedado relegadas algunas de las muestras de los que otrora fueran grandes nombres de la fotografía de este país. Las impresiones en todo tipo de soportes se llevan la mejor tajada del pastel.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

Y es que tras disfrutar de la muestra de Eugeni Forcano, las 35 imágenes que firma Isabel Steva -más conocida por Colita- en el salón tecnológico barcelonés son el contacto más directo con este arte. Fotos todas ellas realizadas en estricto blanco y negro y copiadas en formato mediano o pequeño, reunidas bajo el título de "La mirada feroz".

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)
Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

Un convincente título que define con exactitud el acto fotográfico más primitivo, la intencionalidad de Colita en cada una de sus instantáneas, el punto de vista y la interpretación de la realidad. Fotografía documental pura y dura. Y feroz porque no hay una sola imagen vacua que no tenga una historia detrás que contar. Porque narra la vida con toda su crudeza y ternura, como en el retrato "Gitana y muñeca".

Colita nos muestra un universo que va desde la calle más pobre en la que duerme un niño tirado en la sombra hasta la casa del poeta Joan Brossa; desde un puesto ambulante de sombreros en el que un paisano se prueba una boina hasta el íntimo retrato de Jaime Gil de Biedma fumando un cigarrillo.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)
Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

Y en este mundo, que Colita ha sabido retratar en toda su amplitud, también hay espacio para un toro en la dehesa o un torero que se entrena en el claro de un bosque. Para las chabolas de Montjuïc, para Carmen Amaya y Joan Manuel Serrat o para unos niños jugando junto a un 600. Y cómo no, para la calle.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar