• "Es un reto para nuestros ingenieros conseguir reducir el tamaño de las ...
  • "Soy súper malo haciendo retratos"
Entrevista
COLITA, FOTóGRAFA

"Recordadme como una virtuosa tocapelotas"

 
Foto: Colita
13
JUN 2010

Quedo con Colita en su casa-estudio del barrio de Sants. Penetrar en esa especie de leonera con patio -un lujo, si consideramos que está en pleno corazón de Barcelona- es como entrar en el jurásico. Los ojos de Colita han transitado por los acontecimientos y los rostros más significativos de este país. Sus imágenes son sinónimo de memoria gráfica, y su lengua es capaz de exasperar al más templado de los mortales. Con un café, unas galletas y la compañía de sus dos perros, hablo con ella de las heridas que están desangrando a los fotógrafos, de su trabajo, de sus amigos y de sus enemigos. Y nos da algunas lecciones, de esas que no se enseñan en ninguna escuela. Fiel a su estilo, Colita arranca la entrevista con un primer derechazo.

Nena, tú eres una mística de la fotografía. Lo llevas escrito en la cara.

Mira quién habla... ¡Si hasta tienes un altar en tu web!

Un altar y una oración a Santa Iluminata Blacanguait.

Pues muy religiosa no te ves.

Estuve tres años en el Sagrado Corazón, lo que me convirtió en atea total nada más salir del colegio. Había un cura que nos tocaba las ligas y otro que cuando íbamos a confesarnos siempre nos preguntaba guarradas. Así que, violencia sexual, las niñas del Sagrado Corazón también hemos sufrido.

colita
Colita, fotografiada en su casa de Barcelona. | Foto: Núria Gras (Quesabesde)

¿Qué fue Colita para la Nova Cançó?

Yo sofistiqué la Nova Cançó. En realidad, no costó nada, porque era gente muy inteligente y aprendieron enseguida lo que es el marketing. Tenían que salir guapos, arreglados y limpios. Las grandes fotos de [Joan Manuel] Serrat las hice yo en esa época. Las fotos que le hicieron después las casas de discos internacionales lo desvirtuaron, porque no lo supieron interpretar como yo.

Hay una distancia enorme entre las fotos de Serrat o las de Terenci Moix respecto a las que le hiciste a Carmen Amaya.

Cada tema debe tratarse como se merece. A Carmen Amaya le hice fotos en su casa, en familia, en un ambiente muy distendido. Pero cuando Carmen bailaba era una diosa; no puedes hacer bromas con eso.

Y el periodismo de calle también queda lejos de los círculos sociales de la Gauche Divine y la Nova Cançó.

Era lo que tocaba, nena. He hecho temas de denuncia muy dramáticos: los asilos de ancianos antes de que los convirtieran en algo más o menos humano... aunque nunca es humano, en realidad; he estado en los manicomios, en los comedores para pobres del ayuntamiento, cuando aún tenían la foto de José Antonio [Primo de Rivera] colgada, manifestaciones, electrochoques... Fui la única persona que estuvo en la cárcel durante las autolesiones de la COPEL [Coordinadora de Presos en Lucha, organización creada durante la Transición].

Terenci Moix. | Foto: Colita

¿Alguno de estos reportajes te marcó especialmente?

Los Alfaques. No te lo puedes imaginar. Afortunadamente, no ha vuelto a pasar nada tan terrible. En los Alfaques la desesperación de las familias era tal, que algunos aullaban de dolor. ¿Y cómo lo planteas? ¿Cómo lo abordas para no hacer más daño a esas familias? Éste trabajo nos confrontó, a todos los que estábamos allí, con el eterno dilema de la moral del periodista. Dejamos de hacer fotos y guardamos las cámaras en las bolsas.

Hoy sigo sin poder mirar este material cuando me lo tropiezo en el archivo.

La generación del píxel se ha llevado la peor parte de ser fotógrafo: mucho esfuerzo, poco dinero y crisis. ¿Cómo ves a los fotógrafos de ahora?

Con muchas dificultades. Nosotros lo pasamos bien haciendo nuestro trabajo. Nos gustaba y se valoraba. Ahora la fotografía profesional no se valora. El mercado pide la foto del culo de la famosa de turno hecha con el móvil. Esto es lo que interesa.

"La fotografía profesional no se valora como antes. El mercado pide la foto del culo de la famosa de turno hecha con el móvil"

Fíjate en la Leibovitz, por ejemplo. Sus sesiones parecen el rodaje de una película de romanos, y luego lees que está arruinada... ¡No me extraña!

Nosotros trabajábamos con la luz natural, y de vez en cuando poníamos un papel blanco, que va muy bien para las arrugas. No como tú, que no me has puesto nada. ¡Mujer, que tengo casi 70 años! ¡Un respeto! No quiero salir como una yaya. Yo quiero ser Sara Montiel.

Precisamente Sara Montiel era una experta en filtros de flou.

No lo sabes tú bien.

Qué te parece si hablamos de los archivos...

[Colita se anticipa al resto de la pregunta] Caso Agustí Centelles. Ha sido una catástrofe el caso Centelles. Yo comprendo perfectamente a la familia. Llegó un momento en que se sintieron maltratados, y será con razón o sin ella, pero son muy dueños de hacer con su legado lo que les dé la gana, porque es suyo.

"Ha sido una catástrofe el caso Centelles. Sus familiares son muy dueños de hacer con su legado lo que les dé la gana"

Yo no dejaría que me manipularan y se envolvieran en banderas. Yo lo tengo todo en Cataluña porque lo he negociado en Cataluña. Me han tratado muy bien y me han llenado de medallas, no como al pobre Centelles, que era un dios de la fotografía, si lo comparas conmigo.

¿Donde está la Medalla del Mérito Artístico del ayuntamiento [de Barcelona]? ¿Y la Creu de Sant Jordi [que otorga la Generalitat de Cataluña]? Es una vergüenza. Desde el momento en que Centelles regresó a este país se debería haber reconocido su trabajo. En cambio, le encerraron en su estudio y tuvo que conformarse con retratar motos y perfumes, en lugar de salir a la calle a hacer su trabajo.

Estas personas de las que hablas continúan ejerciendo...

Continúan ejerciendo, y mejor no decir nombres, pero ya sabemos quién estaba en la prensa en aquel momento. Ellos son los que vetaron a Centelles y lo encerraron en su estudio.

Foto: Colita

Hace poco reivindicaste públicamente un centro nacional de la fotografía para Cataluña.

Éste es un país de fotógrafos. Si los fotógrafos catalanes viviéramos en Estados Unidos o en Francia, otro gallo nos cantaría. Necesitamos una casa de la fotografía donde se agrupe todo lo que es fotografía, donde depositar archivos fotográficos importantes, y por supuesto con los fondos necesarios para promover la compra de archivos y dar difusión a estos trabajos.

Yo he vendido 20.000 negativos de retrato al Arxiu Nacional de Cataluña con la condición de que se organizara una exposición, y todavía me la deben.

Quizás nos vendría bien un poco de temperamento. El gremio del circo se movilizó y ya cuenta con su base de operaciones en Cataluña. ¿No será que los fotógrafos somos un poco llorones?

No, llorones no. Somos incapaces de llorar en el momento que hay que llorar y a quien hay que llorar, y de montar un buen pollo además.

Creo que ahora quieren montar un encuentro de fotógrafos para debatir sobre la fotografía. Podemos seguir debatiendo por los siglos de los siglos, pero nos hacen falta soluciones. Acciones, nena.

Gabriel García Márquez. | Foto: Colita

Pero la fotografía no figura en la lista de prioridades de la administración pública, y la escasa dotación de que dispone no tiene por qué acabar en las mejores manos.

Como la Primavera Fotográfica en Tarragona, con otro nombre [en referencia al festival SCAN]. A algunos nos mandaron la invitación con faltas de ortografía. Sería para que no fuéramos allí a preguntar cómo se gastaba el dinero.

Desde luego, eres una persona incómoda.

Soy una persona incómoda porque digo las cosas como son. Porque cuando tengo razón digo lo que pienso y cuando no la tengo pido perdón y reconozco que me he equivocado.

Ese centro nacional de la fotografía... ¿tú lo ves factible?

"No creo que los fotógrafos creen un centro nacional de la fotografía en Cataluña porque es el grupo más desunido que conozco"

Por parte de los fotógrafos, no, porque es el grupo más desunido que conozco. Nos hemos reunido tantas veces que yo ya les digo "a mí, dejadme en paz; si hay que firmar algo, lo firmo, pero ya no me reúno más".

Parece que lo que realmente se lleva en el sector es encontrarse en inauguraciones y eventos para decir "tendríamos que..."

Exactamente. Y llorar. Y no se hace nada. Ni siquiera publicar una carta abierta en un periódico, algo para que al responsable de cultura de turno se le caigan los calzoncillos al suelo.

Y a ti, ¿cómo te gustaría que se tratara tu archivo?

Yo ya lo he colocado donde creo que tiene que estar. Quiero que mi archivo pueda ser consultado por cualquier persona que lo quiera o necesite. Dejaré un legado de todo mi material digitalizado a Gemma, mi asistente, que es como el ama de llaves de Rebeca y sabe cómo va todo.

Antes de que me dé el Alzheimer o lo que sea que el destino me tenga preparado, mi trabajo quedará depositado en el Arxiu Nacional de Cataluña, a falta de un centro de la fotografía, que a mi juicio es donde debería estar.

Carmen Amaya. | Foto: Colita

¿Y tus copias de época?

¡Yo no tengo vintage! Nunca he creído en eso. Lo he tirado todo a la basura.

¡No me lo puedo creer!

Cuando me mudé del cuarto de la chacha de mis padres a la calle València tiré dos cajas de vintage a la basura.

Serían de cuando empezabas, de cuando copiabas mal.

Sí, pero ahora se venderían divinamente.

Recuerdo que en la exposición sobre Robert Capa y Gerda Taro que organizó el Museu Nacional d'Art de Cataluña hace aproximadamente un año se mostraban muchas copias de época en condiciones bastante malas.

"Cuando me mudé del cuarto de la chacha de mis padres a la calle València tiré dos cajas de 'vintage' a la basura"

¡Impresentables! Pero es igual, es la mentalidad museística. Igual que te enseñan un cenicero romano hecho polvo, te enseñan una fotografía mal copiada. A mí lo que me gusta es irme a un buen tirador y que me haga una copia de aplauso, y no vender una copia mal tirada y llena de porquería. Pero si están dispuestos a pagar por esto, pues que se lo lleven, ¿o no?

También hay a quien le gusta azotarse cuando folla... ¡Pues adelante! Si prefieren esto en lugar de un buen polvo con cena, velas y quedarse divinamente, allá ellos. ¿Que quieren un vintage? ¡Son 300.000!

¿Qué te pone fotográficamente?

Los animales. Las personas también, pero no se pueden comparar con los animales. Hace años hice un trabajo para aprender a usar Photoshop, y lo hice con animales...

El "Bestiario".

Sí, el "Bestiario". ¿Lo conoces?

Sí, es un trabajo hecho con mucho sentido del humor, pero cuesta identificarte en él. Es muy diferente del resto de tu trabajo...

Es que yo sé hacer muchas cosas. También se arreglar enchufes. Y coser.

Foto: Colita

En cambio, algo realmente significativo de tu trabajo es la calidez humana que desprende.

Es que yo no soy una artista, nena. Cuando alguien me pregunta a qué me dedico, enseño el carnet de prensa: soy periodista, y mi trabajo fotográfico está hecho todo desde una óptica periodística. Incluso mis retratos de estudio.

Lo que sí soy es una luchadora por la fotografía. Y creo que he conseguido bastantes cosas. Como, por ejemplo, ponerme en contra de determinados personajes que estaban escribiendo la historia de la fotografía española y me pidieron una foto gratis. Yo les dije: "Os invito a comer, pero la foto me la pagáis, que yo vivo de esto." Me contestaron: "Tratándose de ti, te la pagamos." Y yo les contesté: "Es que no se trata de que cobre yo; se trata de que cobren todos." Bueno, mi foto no salió y estos personajes ahora no me quieren.

Pero, en cambio, conseguimos que Fundación Telefónica nos pagara por una antología que nos hicieron. Un comisario hizo la propuesta. Resultó que él cobraba, pero no había dinero para los fotógrafos. Nos plantamos, y al final cobramos todos. Desde entonces, pagan. Poco, pero pagan.

Carmen Amaya. | Foto: Colita

Me sorprende que te lo tomes con tan buen humor. Es un tema muy serio. Se ha asumido que los fotógrafos viven del aire.

Espero muy poco del género humano. Qué le vamos a hacer, si estamos rodeados de mentes estrechas. No podemos estar siempre de mala leche. Es mejor ignorarlos.

La vida del fotógrafo es una continua lucha contra los comisarios, los seudocríticos (que son casi todos fotógrafos fracasados), los diseñadores, las imprentas, los periodistas que ponen pies de fotos, los editores gráficos...

¿Cómo te gustaría que te recordaran?

¿Cómo me recordarás tú?

¿Como una tocapelotas?

Y las he tocado bien tocadas. Que me recuerden así: como una virtuosa tocapelotas.

Etiquetas
Fuentes y más información
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar