Actualidad

El coche sin conductor de Google sufre su primer accidente

 

La compañía acepta "parte de la responsabilidad" por el choque a muy baja velocidad de uno de sus vehículos contra un autobús de transporte público

Google ha desplegado una flota de Lexus con sensores especiales como parte de su programa de pruebas.
1
MAR 2016

Tras cerca de tres millones de kilómetros recorridos sin registrar el menor incidente, Google acaba experimentar lo inevitable con el primer choque protagonizado por uno de sus vehículos sin conductor. El suceso tuvo lugar cerca de Mountain View, en California, donde la compañía tiene sus oficinas centrales, y afortunadamente se saldó sin víctimas de ninguna consideración.

De acuerdo con informes a los que ha tenido acceso Associated Press, el vehículo, un todoterreno Lexus equipado con sensores y mecanismos diseñados para evitar la necesidad de tener un conductor humano al volante, colisionó contra un autobús al detectar la presencia de una barrera de sacos de arena en la proximidad de un sumidero. Algunos automóviles pudieron seguir rectos o esquivar el obstáculo con normalidad circulando por el carril de la derecha, donde circulaba el coche de Google, pero el vehículo de la compañía tuvo que desviarse a la izquierda dentro de su carril.

Aunque los coches de Google son conducidos por un sistema informático, la legislación de California obliga a que un copiloto humano esté presente para tomar el control en caso de emergencia. El empleado a cargo del Lexus pensó que un autobús que se aproximaba por la izquierda reduciría su velocidad para cederle el paso y optó por no tomar el volante. Desafortunadamente para Google, ninguno de los vehículos se detuvo y el todocamino impactó contra el autobús a poco más de 3 kilómetros por hora.

El suceso es significativo por dos motivos distintos: en primer lugar, este es el primer accidente en el que se ve involucrado como causante uno de los vehículos autónomos de Google tras recorrer millones de kilómetros en carretera; en segundo lugar, la propia compañía ha reconocido que tiene "algo de responsabilidad", puesto que si el coche no se hubiera movido a la izquierda no se hubiera producido el accidente.

Según las autoridades del Valle de Santa Clara, todavía no está claro quién es el responsable final del suceso, que de acuerdo con el máximo responsable del proyecto de vehículos autónomos de Google no se puede juzgar como un asunto de "blanco o negro".

Etiquetas
Fuentes y más información
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar