• Porque no siempre es necesario retocar una foto
  • Fotografías "slow"
CLH
LO MáS DESTACADO DE FEBRERO

Los fotomontajes perfectos no existen

 
1
MAR 2011

Hablábamos en la última entrega de nuestros "Flashazos" de dos casos de manipulación fotográfica (pregunten a Alberto Ruíz-Gallardón y el diario As para más señas) que demostraban por enésima vez que si abusamos de Photoshop podemos hacer el ridículo. Chapuzas aparte, otro efecto colateral del programa de Adobe es que en ocasiones nos hace demasiado recelosos a la hora de enjuiciar si una imagen ha sido o no retocada en exceso.

Tony Granados nos mandaba una foto este mes en "Cómo la hice" (CLH) que levantó sospechas entre algunos lectores. ¿Estaba realmente manipulada? No hemos hecho ninguna indagación al respecto, pero no parece tener mucho sentido que el autor obrase de esa forma. Si echamos un vistazo a algunas de sus fotos en Flickr, da la impresión de que es de esos fotógrafos que pasan más tiempo con la cámara en la mano que frente al ordenador.

Foto: Tony Granados

En octubre se dio un debate parecido sobre una foto realizada por Juan Hernández Ruano en la sabana africana. Al final se demostró que un potente teleobjetivo y mucha paciencia eran las verdaderas claves de aquella toma. Ambos casos demuestran que el uso sistemático del retoque fotográfico en toda clase de publicaciones nos ha arrebatado cierta inocencia a la hora enjuiciar algunas imágenes, como si estuviésemos convencidos de que lo inteligente siempre es recelar cuando tenemos frente a nosotros una toma sorprendente.

Pero lo cierto es que es mucho más complejo realizar un buen fotomontaje que capturar ciertas fotos sobre las que recaen sospechas de manipulación. Quizá por esa creencia ciega en Photoshop abundan las chapuzas y cada vez es más frecuente que la prensa hable de los desaguisados perpetrados con él en terrenos como el de la publicidad, la moda e incluso en la prensa diaria. Pese a la crisis económica, es muy probable que un buen especialista en fotomontajes siempre tenga trabajo.

Sea como sea, estamos convencidos de que casi todos los autores de las mejores fotos que han aparecido publicadas a lo largo de febrero en CLH han dedicado mucho más esfuerzo a hacerlas que a procesarlas.

Hotel de cinco estrellas. Jon Ander nos mandaba una foto que nos sorprendía por el momento reflejado, el lugar en el que fue realizada y su gran calidad técnica. Un caso claro de las experiencias que la montaña puede regalar a los que la viven con intensidad.

Foto: Jon Ander

Ghost rider. En CLH cada vez vemos mejores ejemplos de lo que puede lograr la combinación entre un buen equipo de iluminación y mucha creatividad. Oscar Arribas nos enviaba una toma que revela el dramatismo que unos flashes bien usados permiten lograr.

Foto: Oscar Arribas

El bosque encantado. Un fotógrafo cuyo seudónimo es echassi nos remitió una imagen en la que más que un buen paisaje vemos una atmósfera perfectamente lograda. La niebla, materia prima de la foto, ha hecho su acto de aparición en varias ocasiones en el blog.

Foto: echassi

Pirueta ciclista. Una iluminación muy estudiada, un procesamiento intenso y la paciencia son los ingredientes principales de la imagen que nos mandaba Rodrigo Mansilla. Su principal acierto seguramente es que el salto del retratado con su bicicleta desafía a la gravedad

Foto: Rodrigo Mansilla

Callejón en Roma. Una calle perdida al margen de los recorridos turísticos nos muestra la esencia de la capital de Italia. Una imagen bien compuesta la de AstOn, a la que quizá le sobra el virado a sepia, pues ya tiene suficiente relevancia por sí misma.

Foto: AstOn

Entre la niebla. La bruma que desprende el río Tajo sirvió a Jesús del Verbo para darnos una perspectiva insólita de Toledo. Al contemplar la ciudad sepultada en la niebla matutina uno tiene la sensación de estar viendo el escenario de una película de Harry Potter.

Foto: Jesus del Verbo

Póquer nocturno. No pocos pensarán que para inmortalizar el momento que nos hizo llegar Sojora hace falta mucha paciencia. Pero nuestro compañero Eduardo Parra ha derribado el mito y nos da algunas claves para hacer tomas de esa clase.

Foto: Sojora

Una ventana con vistas a Madrid. Una foto, la que nos manda Tomás Mesón, que merece aparecer en un buen manual sobre profundidad de campo. Excelente el contraste entre la naturaleza y el medio urbano.

Foto: Tomás Mesón

Pasaje de chinitas. Excelentes reflejos demostró tener Lolo Vázquez Oneill al preparar su equipo y disparar esta toma. Eso y un excelente criterio como fotógrafo para anticiparse a la imagen.

Foto: Lolo Vázquez Oneill

Tierras rojas. Si hay algo que merece la pena contemplar en ciertos puntos de la geografía española son los increíbles paisajes que a veces aparecen por la ventana del coche en pleno viaje. Begoña Guillén Montero hizo bien en bajarse del automóvil para regalarnos esta sugerente foto.

Foto: Begoña Guillén Montero

Fuentes y más información
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar