• Reyes Sedano: "Quería estar a la misma altura que otro cadáver: en el suelo"
  • Sergi Reboredo: "Occidente desconoce este lugar"
Con texto fotográfico

"Tras nueve meses persiguiéndolas, descubrí que las ratas también tienen su humanidad" Cipriano Pastrano

 
Foto: Cipriano Pastrano
5
NOV 2009
Declaraciones obtenidas por Eduardo Parra

Actual jefe de fotografía del diario La Razón, Cipriano Pastrano es uno de esos fotógrafos un tanto alejados del estereotipo de película, con su chaleco y su moto. Sus compañeros dicen de él que casi nunca discute, y que si por algo destaca es -fotografía aparte- por su impecable estilo al vestir. Aun así, si hay que mancharse la camisa, se mancha, y si hay que fotografiar ratas, se baja donde haga falta. Y si de paso el reportaje gana un World Press Photo (concretamente el primer premio en la categoría de reportajes de naturaleza de 1994), mejor.

Cipriano Pastrano

De estas fotos hace ya muchos años. Unos quince. Por aquel entonces yo trabajaba en 'Blanco & Negro', el suplemento de ABC. La revista contenía multitud de reportajes, y por ello las agencias nos enviaban constantemente a la redacción reportajes -entre otros- de naturaleza. Los típicos.

Un día mi compañero redactor preguntó espontáneamente si había algún reportaje sobre ratas. Así, como suena. Por curiosidad. Y resultó que no había ninguno. Bueno, en realidad había uno, pero era sobre un templo en la India en el que las ratas son tratadas casi como dioses. Pero de ratas en su hábitat, nada.

Me encabezoné y le dije que había que hacer un reportaje. Si no había fotos de ratas, pues había que hacerlas.

Empezamos a preguntar y a documentarnos, pero no conseguíamos nada con las sociedades de animales. Pasamos a hablar con compañías de control de plagas para ver si nos podían asesorar, pero también sin éxito.

Casualidades de la vida, resultó que una compañía de estas estaba trabajando con un equipo de Televisión Española precisamente con ratas, y nos ofrecieron ponernos en contacto con ellos. Por supuesto, aceptamos, ya que estábamos en un callejón sin salida.

Casi todos eran antiguos componentes del equipo de Félix Rodríguez de la Fuente, así que eso de tratar con animales poco amistosos lo dominaban. Lo aproveché y me empapé de sus experiencias para este trabajo. Aparte de grandes conocimientos, tenían una enorme infraestructura, tanto técnica como de localización de nidos y zonas de paso, así que me puse con ello.

Al principio fue un poco frustrante, porque había días que te tirabas horas esperando? y nada, no pasaba ninguna rata. Otras veces te oían y se ocultaban. Era desesperante. Tardamos nueve meses en hacer estas fotos, pero mereció la pena.

Foto: Cipriano Pastrano
La foto de este "Con texto fotográfico" forma parte del reportaje con el que Pastrano ganó un primer premio en la edición de 1994 de los prestigiosos World Press Photo. | Foto: Cipriano Pastrano

En esos meses de correrías tras las ratas pasó de todo. El embarazo de una rata a la que seguíamos y que nos dio esquinazo precisamente el día que parió. Algún ataque -o eso nos pareció- de ratas que venían directamente hacia ti. La perenne sensación de ver ratas por todas partes: estabas en la cama y creías ver ratas; estabas en el coche y notabas ratas; ibas a comer? y en efecto, ratas.

Sin embargo, lo que más me marcó del reportaje fue descubrir que las ratas, contrariamente a lo que se piensa de ellas, no son unos seres abominables a los que hay que temer. Son en realidad animales muy limpios, que se acicalan mucho, que cuidan de sus crías y las protegen.

Son animales, sí, pero después de estar nueve meses persiguiéndolas descubrí que también tienen su humanidad.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar