• Sin cables, pero atados
  • PPCSG (Plataforma Popular por las Compactas de Sensor Grande)
OpiniónContando píxeles

Ciclos

 
7
ABR 2008

Si andan en esa delicada tesitura de buscar en estos tiempos revueltos una hipoteca y sueñan con el Euribor, seguro que ya les han explicado unas quince veces ese rollo de los ciclos económicos y de las subidas y bajadas del puñetero índice de referencia europeo. Por si aún no lo sabían, ahora toca recesión, así que los de siempre tendremos que pagar los platos rotos de tanta orgía inmobiliaria.

Por lo visto, en el mercado fotográfico profesional pasa algo parecido. El reparto entre marcas se rige por ciertos ciclos temporales que, aunque en la vorágine de novedades, pruebas y rumores del día a día resultan difíciles de percibir, parecen bastante evidentes al observarlo todo con cierta perspectiva.

En el mercado fotográfico profesional pasa algo parecido a ese rollo de los ciclos económicos

Nada más lejos de mi intención que dar palmas a esa especie de bipartidismo trasladado al mundo de las réflex digitales. Pero, guste o no, por ahora los números hablan por sí solos: Canon y Nikon se reparten más del 70% de las ventas de réflex digitales. Una cifra que a buen seguro subiría notablemente si nos quedásemos sólo con los modelos profesionales.

Y son precisamente estas dos veteranas marcas las que en la última década han puesto en práctica la teoría de los altibajos.

Cierto que en estos últimos años el predominio de Canon y sus teleobjetivos blancos en los ambientes profesionales ha sido aplastante. La marca hizo bien sus deberes con sus EOS-1D. Nikon se despistó más de la cuenta tras el éxito de las D1 originales y aún está pagando las consecuencias.

Canon y Nikon, que se reparten más del 70% de las ventas de réflex, quieren seguir jugando su liga a dos bandas

Pero no siempre fue así. Precisamente el otro día me encontraba con una reveladora instantánea en un artículo sobre las elecciones españolas en el dominical de El País. Corría el año 1993 y González y Aznar se estrechaban la mano en el Congreso ante media docena de fotógrafos. No sé si los datos servirán como un análisis de mercado preciso de aquella época, pero el caso es que en esa imagen pueden verse cinco réflex de Nikon y una solitaria Canon.

Quince años después, son varios los indicios que apuntan a un cambio de tornas tras una larga era canonista entre los profesionales. Habrá que esperar para comprobar si tan sólo se trata de una falsa alarma o realmente las cosas están cambiando, pero la verdad es que el efecto de la D3 se está dejando notar.

Vistos los resultados y las prestaciones de esta cámara, pocas dudas cabe tener sobre su poder de atracción entre los profesionales de la fotografía periodística.

Pero no es sólo una cuestión de velocidad, de sensibilidades altas o de que sencillamente -y con todo el cariño para las preciosas Nikon F originales- ésta sea la mejor SLR diseñada hasta hoy por la compañía.

Nos consta que la división española de AFP ya ha recibido las primeras D3 para sustituir los equipos de Canon

Y es que para que se produzca un cambio de ciclo hace falta algo más. Y es ahí donde las plegarias de los directivos de Nikon a los dioses de la fotografía y del marketing han dado resultado: la D3 ha llegado justo en uno de los momentos más delicados de Canon.

No obstante, todo el mundo ha sido muy correcto y educado, y no se ha visto ni un atisbo de esa enfervorizada rivalidad que sí se percibe entre otras marcas. Canon y Nikon quieren seguir jugando su propia liga a dos bandas y tal vez por eso no hemos oído una palabra más alta que otra ni hemos visto sonrisas maliciosas.

Aun así, la mala gestión del famoso tema del enfoque de la EOS-1D Mark III no ha pasado desapercibida. De hecho, para algunos usuarios y agencias constituye un motivo más que suficiente para cambiar de sistema o -quién sabe- para volver a la marca que habían abandonado años atrás.

¿Es excesivo hablar de un cambio tan profundo en el mercado? Tal vez, pero no me negarán que golpes de efecto como el de Eto'o cogiendo la cámara de uno de los fotógrafos del campo justo después de marcar un gol y que ésta resulte ser una D3 son bastante significativos.

Habrá que ver si es una falsa alarma o si realmente el efecto de la Nikon D3 se está dejando notar

En realidad, la foto era un auténtico churro. Pero ya saben lo sosegada que es la prensa deportiva para estas cosas: la imagen del astro en cuestión cogiendo una recién estrenada D3 como si fuera una compacta de 100 euros dio la vuelta al mundo, para júbilo nikonista y desesperación -supongo- de Canon. Claro que los objetivos blancos serían inmensa mayoría en el estadio, pero qué quieren: el fútbol es así.

Menos espectacular pero igualmente revelador es el cambio de marca que se está produciendo en algunas agencias. Por ahora, y según hemos podido saber por fuentes no oficiales (las oficiales prefieren no comentar el tema), la división española de la AFP ya ha empezado a recibir las primeras unidades de la D3 para sustituir a los equipos de Canon utilizados hasta ahora.

Está por ver cuál será la reacción de Canon ante esta tendencia que cada día se insinúa con más claridad, pero que lógicamente no se materializa de la noche a la mañana. Algunos ya apuntan por un temprana -y cuidada, esperemos- renovación de la EOS-1D Mark III. Otros, sin embargo, creen que los esfuerzos están por ahora centrados en la esperada, rumoreada y dicen que inminente EOS-5D Mark II.

La EOS 400D aún arrasa entre las más vendidas de la gama baja y la EOS-1Ds Mark III mantiene imbatido su récord de resolución. Pero el segmento medio -algo que compita con la D300 y esté un paso por encima de la EOS 40D- y ese modelo capaz de frenar el gancho de la D3 se antojan como las necesidades más urgentes para frenar un cambio que podría haber empezado ya.

La columna de opinión "Contando píxeles" se publica, normalmente, el primer y tercer lunes de cada mes.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar