Actualidad

La Pasarela Cibeles, territorio hegemónico de las SLR digitales

 
29
SEP 2003
Redacción   |  Madrid

Dejando al margen las tendencias de moda para la primavera y el verano de los próximos años, la Pasarela Cibeles -que concluyó el pasado viernes- ha puesto de manifiesto otro tipo de tendencias, en este caso fotográficas. Y es que pudo constatarse que más del 90% de las cámaras que retrataron a las y los modelos durante los cuatro días de desfile son digitales.

La prensa especializada de todos los rincones de España y de otros lugares más remotos -lejano Oriente incluido- envió sus fotógrafos a cubrir los desfiles de la Pasarela Cibeles, celebrada en Madrid la semana pasada. Entre tanto fotoperiodista, se pudieron ver cámaras de todas clases que, no obstante, apuntaban hacia una clara conclusión: el futuro digital en el mundo del fotoperiodismo es ya algo más que presente.

Y detrás de todo espectáculo, las cámaras. En la presente edición de la Pasarela Cibeles, las Canon digitales fueron mayoría.
No son pocas las Canon EOS-1D que han desfilado en los recintos de la Feria de Madrid -más del 50% del parque total- en detrimento de sus homólogas de la competencia, las Nikon D1H y X, que apenas si se veían. "La H no nos da suficiente calidad y la X es demasiado lenta", decían algunos fotógrafos que, con el cambio a digital, también han cambiado de marca.

Los pocos fieles a Nikon que quedaban empleaban, sorprendentemente, las D-100, y lo justificaban así: "Al tener equipo Nikon, estamos obligados a respetar la marca, pero para el precio de la D1X nos quedamos con la D100, que es más barata y de calidad sólo ligeramente inferior, aunque eso es cosa de los de arriba".

En el capitulo de minorías hemos de constatar la tímida presencia de una única Kodak DSC Pro 14n, así como un par de Sony DSC-F717 -"que para esto sirven", dicen sus poseedoras-, y muchas compactas digitales en manos del publico invitado.

Y fue precisamente el público invitado el que demostró, por enésima vez, que el eterno -quizás ya no tanto- debate píxel-carrete se inclina, cada vez más, hacia el primero de los contendientes. Algunos aficionados sugerían tímidamente que cuesta desembolsar 300 euros por una "simple" cámara, por muchas funcionalidades que tenga y que, además, no saben usar. Este segmento del publico es el que afirma estar acostumbrado a las viejas cámaras totalmente automáticas de poco más de 100 euros.

Tampoco merece desprecio la creciente -aunque aún escasa- presencia de teléfonos móviles con cámara digital incorporada. Su uso no está ni mucho menos pensado para realizar portadas de revista, pero más de uno afirma que lo mejor de este tipo de aparatos es poder hacer ver a cualquier persona dónde está en aquel instante. "Ya no tengo que jurar y perjurar que he estado con un famoso", decía una joven después de retratar con un teléfono Nokia a la modelo española Martina Klein.

Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar