Actualidad
UNA DE ESPíAS

Así eran los chismes fotográficos de la CIA

 
24
FEB 2011

Cámaras en un botón, en el puente de unas gafas, en un paquete de tabaco... Las películas de espías nos han dejado en los últimos años incontables tardes de palomitas y ganas de saber qué había de realidad en todos aquellos fascinantes artilugios fotográficos.

Era una pregunta sin respuesta, pero parece que en la CIA se han propuesto arrojar algo de luz sobre el asunto. Hace unos días la siempre misteriosa Agencia Central de Inteligencia estadounidense abrió una galería en Flickr en la que da a conocer al gran público algunos de sus artilugios hasta ahora secretos.

Eastman Kodak desarrolló una cámara oculta en una caja de cerillas. | Foto: CIA

Entre pins, submarinos y gorras, en esta serie de fotografías figuran también inventos destinados a la captura de imágenes. Ingenios dignos del más fantástico de los agentes secretos de las películas, por supuesto.

Una cámara en miniatura -cabía en la palma de la mano- y optimizada para fotografiar documentos. | Foto: CIA

Según estos datos recientemente hechos públicos, Eastman Kodak Company desarrolló una peculiar cámara para la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS), el antepasado directo de la CIA. Tenía aspecto de caja de cerillas y su nivel de ocultación estaba tan estudiado que podía cubrirse con la etiqueta de la marca de fósforos que casase con el país donde se iba a utilizar.

Primitivo 3D
Si bien no fue un gadget secreto, el estereoscopio fue profusamente utilizado por los servicios de inteligencia durante la Segunda Guerra Mundial. Su uso permitía ver en tres dimensiones las fotografías tomadas desde el aire por los aviones aliados.

Foto: CIA

El satélite Corona, por su parte, fue el primer artilugio de espionaje espacial utilizado por Estados Unidos en la década de los sesenta. Su éxito fue tal que, sólo en su primera misión, fotografió el territorio de la Unión Soviética con mayor detalle que los aviones espía U2 en todos sus vuelos anteriores.

Desde el aire, la agencia también se anotó algún otro tanto. En los setenta, la Oficina de Investigación y Desarrollo creó el Insectothopter, un vehículo aéreo no tripulado tan diminuto como un insecto.

Foto: CIA
Dos de los artilugios más curiosos: el pez robotizado Charlie Fish (imagen superior) y el Insectothopter, ambos con una cámara integrada para espiar bajo el agua o desde las alturas. | Foto: CIA

De las misiones bajo el agua se encargaba el curioso Charlie Fish, un pez robótico submarino controlado a distancia cuyo diseño corrió a cargo de la Oficina de Tecnologías Avanzadas y Desarrollo de Programas de la CIA.

Baja tecnología
Pero no todo era alta tecnología. Una estaca hueca fue utilizada como minizulo para intercambiar mensajes, rollos de película o pequeños objetos entre el agente y su controlador. El agente introducía en el interior del chisme un carrete, por ejemplo, y lo clavaba en el suelo en un punto determinado donde quedase oculto a la vista. Más tarde, el controlador podría desenterrarlo sin riesgo de que ambos elementos fueran interceptados.

Una estaca hueca permitía ocultar rollos de película en su interior y después clavarla en la tierra para que pasara desapercibida. | Foto: CIA

También para intercambiar documentos o películas en miniatura se utilizó un dólar de plata aparentemente autentico. Sólo a primera vista, porque su interior era hueco. Fue un recurso ampliamente empleado, puesto que, en caso de que un agente fuera detectado, una simple moneda en su bolsillo no llamaba la atención.

Foto: CIA
Una cámara oculta en una pitillera (imagen superior) y un artilugio fotográfico tan pequeño que estaba pensado para que una paloma pudiera llevarlo colgado al cuello. | Foto: CIA

Siguiendo con las cámaras fotográficas en miniatura, en Suiza se fabricó una pitillera modificada para esconder una cámara de 35 milímetros. Un mecanismo de muelle especial avanzaba la película cada vez que se fotografiaba.

Pero no era la más pequeña. Otros modelos se diseñaron específicamente para fotografiar documentos a corta distancia o incluso para poder ser colgadas del cuello de una paloma.

Las Minox constituyen posiblemente el ejemplo más familiar de las llamadas cámaras espía. | Foto: CIA

Alta calidad y mínimo tamaño fue la premisa de Walter Zapp, el ingeniero letón que desarrolló una cámara Minox en miniatura. Cabía en la palma de la mano y permitía su uso espontaneo y sin preparación. Fue puesta en juego en 1937.

Fuentes y más información
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar