• Tomasz Lazar: "El flash le da teatralidad a la imagen"
  • Erika Larsen: "La conexión con la muerte y la vida es universal"
Con texto fotográfico

"Nos hemos convertido en espectadores de la comida" Christopher Boffoli

 
Foto: Christopher Boffoli
29
NOV 2012
Declaraciones obtenidas por Calvin Dexter

Desde la norteña ciudad estadounidense de Seattle, Christopher Boffoli lleva trabajando diez años en "Big Appetites", una serie que muestra las andanzas de algunos humanos en miniatura en un mundo construido con comida. Con sus imágenes este fotógrafo, periodista y cineasta pretende divertir a su audiencia sin eludir el debate acerca de las costumbres alimenticias de una parte importante de la población de su país. Boffoli reflexiona también sobre la fascinación que sentimos por la miniaturización y nos descubre el por qué de esa inmediata conexión que siente el público al ver su proyecto fotográfico.

Christopher Boffoli

Hice esta foto en mi estudio de Seattle hace un tiempo. Pertenece a la serie 'Big Appetites' [grandes apetitos], cuya génesis hay que ir a buscarla en lo que consumía visualmente cuando era un niño. En esa época había muchas series de televisión y películas que explotaban el concepto de la disparidad de tamaños. Series de ciencia ficción en las que los personajes encogían y debían aprender a sobrevivir en un mundo que para ellos se había vuelto enorme.

También era muy aficionado al modelismo y los coches en miniatura. Al igual que muchos otros niños, me fascinaban las cosas pequeñas y meticulosas. Se supone que sólo los niños deben jugar con juguetes, pero muchos adultos retienen este interés a lo largo de su vida. Basta con ir al museo más próximo para ver figuras, ídolos y pequeñas representaciones de cosas reales en el mundo que construyeron personas hace miles de años. Los humanos parecemos tener una fijación por las miniaturas.

Empecé a trabajar en esta serie a finales de 2002 y principios de 2003, después de ver una exposición en la Saatchi Gallery de Londres en la que se mostraban pequeñas figuras en grandes dioramas artísticos. No quedé muy satisfecho con la calidad de las primeras imágenes que hice, ya que las cámaras digitales que usaba por aquel entonces no eran muy buenas. Trabajé a fondo el concepto durante varios años y seguí insistiendo en esta idea.

Son varias cosas las que tienen que converger para que el resultado sea una imagen valiosa. Está la inspiración, la idea, el contexto, la composición y aspectos técnicos como la luz y la composición. Un buen surtido de cosas que puede parecer simple, pero que a mí me ha llevado 25 años perfeccionar. Como en cualquier otro trabajo creativo aquí hay frustración y desengaño. Es un tipo de fotografía que puede ser muy tediosa.

Aunque no lo vi venir, la verdad es que la mezcla de juguetes y comida ha resultado ser muy poderosa, ya que son elementos que todo el mundo conoce desde su niñez, sin importar el idioma, la cultura o el estatus social. Elegí la comida porque pensé que ofrecía colores y texturas preciosas, especialmente si se fotografía con luz natural.

De hecho la comida siempre la vemos de lejos, pero cuando se fotografía de cerca con objetivos macro suele desvelar muchas imperfecciones que luego hay que arreglar digitalmente. Pero suelo quedar satisfecho con los resultados. La gente realmente parece conectar con la comida.

"Dé tres pasos al frente, por favor." | Foto: Christopher Boffoli

Me gusta fotografiar cosas frescas y de temporada. Suelo ir a los mercados locales y me fijo en todo aquello que tiene buena pinta. Selecciono la comida, la llevo a mi estudio, la limpio, la corto y la preparo. Y luego pienso en las figuras que encajan en el concepto de la escena. En ocasiones hay ideas que no funcionan y tengo que cambiar las figuras. Otras veces hago un boceto de la idea y creo figuras para un propósito muy concreto.

La mayor parte del tiempo que paso en mi estudio la dedico a trabajar aspectos como la composición, los ángulos, la luz, la profundidad de campo... La clave para eliminar la incredulidad del espectador es asegurarse de que las figuras están meticulosamente detalladas. Y naturalmente las fotos que más éxito tienen son aquellas en las que el contexto de los actores en el cuadro encaja con la comida y la tarea que se está llevando a cabo.

Mi trabajo también pretende dar inicio a un debate sobre tópicos relacionados con mi elección de la comida y las situaciones que presento. Los norteamericanos suelen tener acceso a una cantidad impresionante de comida, y esto conlleva problemas en cuanto a la salud y al medio ambiente por la forma en la que se procesa la comida.

"Gary siempre le ponía demasiado mostaza. Pero nadie lo decía. Era una cuestión de sindicato" [según nos aclara el autor, en Estados Unidos los sindicatos de trabajadores tienen fama de ir demasiado lejos con normas encaminadas a evitar las críticas al trabajo de sus afiliados]. | Foto: Christopher Boffoli

En Estados Unidos publicamos montañas de libros de cocina, revistas con platos exquisitamente fotografiados, y existen cadenas de televisión dedicadas a hablar sólo de comida a todas horas. Pero al mismo tiempo cada vez son menos los que cocinan y más los que compran comida congelada y procesada. De algún modo nos hemos convertido en espectadores de la comida. Tenía en mente todas estas ideas cuando empecé a trabajar en la serie.

Sin duda hay mensaje en mis trabajos, pero el más simple de todos es que, aunque usamos nuestros ojos a diario para mirar las cosas, no siempre las vemos. Es muy fácil perderse algunos de los aspectos más maravillosos del mundo. Deberíamos mirar más de cerca.

Los pies de foto suelen ser uno de los elementos que más gente pasa por alto. Pero para mí son parte del trabajo, como la propia fotografía. Las imágenes pueden hablar por sí solas, pero me encanta la idea de dar al espectador algo que refuerce la acción o sugiera lo que está aconteciendo. He sido durante más tiempo escritor que fotógrafo, así que es algo natural en mí completar el trabajo con un poco de escritura.

A día de hoy sigo trabajando en la serie porque siempre encuentro nuevas ideas por explorar. El hecho de que las fotografías hayan ganado notoriedad y exista un mercado para ellas (mis galerías y mi próximo libro, por ejemplo) me ha motivado aún más. Más que cuando todo esto era apenas la semilla de una idea que he esculpido lentamente con el tiempo.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar