• De Imogen Cunningham a Ramón Masats: radiografía de una colección
  • Kapuscinski, el periodista que también escribía con luz
Agenda fotográfica

El lenguaje de la abstracción de Chema Madoz

 
29
ABR 2013
Ivan Sánchez   |  Barcelona

El emblemático edificio barcelonés de La Pedrera acoge estos días "Chema Madoz. Ars combinatoria", una gran retrospectiva de uno de los artistas visuales españoles contemporáneos con mayor proyección internacional. Difíciles de encasillar, las fotografías de Madoz poseen la gran virtud de crear un universo propio que recala en todos los espectadores gracias a un lenguaje universal que nace de los objetos más cotidianos y comunes.

No intenten atribuirle un género fotográfico a Chema Madoz. Mejor pónganle un nombre propio a su trabajo. Un nombre único, igual que su obra. Hay quien lo ha catalogado de poeta visual, y de hecho así lo presentan en la exposición "Chema Madoz. Ars combinatoria", coorganizada por la Fundació Catalunya - La Pedrera y La Fábrica, y que puede visitarse gratuitamente hasta el próximo 28 de julio en la sala de exposiciones del conocido edificio de Gaudí.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

Pero en realidad Madoz es un creador nato de realidades tan abstractas en el mundo real como coherentes en la fotografía. El artista madrileño ha creado un lenguaje fotográfico capaz de hacer realidad aquello que no lo es. Los sujetos de sus obras, que ocuparían una vitrina privilegiada en el museo de lo absurdo, cobran todo el sentido enmarcados tras un paspartú y colgados de una pared. Todo el ingenio creativo, toda la batería de objetos que desde finales de los años ochenta ha ideado Madoz, tienen validez precisamente gracias a un último acto tan sencillo como capital: la fotografía.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)
Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

Técnicamente hablando, son numerosas las voces que ensalzan la sencillez de su obra, y quizás por esto mismo se tiende más a enfatizar la creatividad de Madoz que su faceta fotográfica. Sin embargo, es mediante la fotografía que funcionan sus ideas. Sus creaciones se quedarían a medio camino si sólo fuesen dibujadas, pintadas o incluso presentadas como esculturas.

Foto: Chema Madoz

En el vídeo que puede verse en la exposición, Madoz afirma que no hay una fórmula que funcione, que de ser así su obra perdería toda la gracia. Sin embargo, sí que hay un patrón: el de la descontextualización de los objetos. El madrileño los desprovee de su utilidad primigenia, los combina con otros objetos o representaciones de los mismos, siluetas o sombras, para darles un nuevo contexto.

Foto: Chema Madoz

En sus propias palabras: "El objeto adquiere un carácter más gráfico y en muchos casos pierde su esencia, aunque sigue siendo reconocible." Madoz se sirve de la forma, la funcionalidad, el material y la simbología de éstos para crear un nuevo objeto que tiene la validez que le otorga el medio fotográfico. Todo esto bajo la inspiración de una imaginación casi sin límites.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

Pero lo que sin duda identifica la obra de Chema Madoz es la enorme capacidad de haber creado un lenguaje fotográfico sin fronteras, unas obras capaces de ser entendidas por todo el mundo. El minimalismo -desde el punto de vista de los objetos y la fotografía- juega a favor de la universalidad de su obra. En general es difícil encontrar imágenes compuestas por más de dos objetos y un fondo neutro iluminadas con una suave fuente de luz, sin apenas sombras.

Foto: Chema Madoz

La capacidad de Madoz para crear arte de lo cotidiano queda de manifiesto en algunas de sus series, en las que exprime al máximo las posibilidades de objetos tan comunes como cerillas, agujas para el cabello, letras, libros, piedras, zapatos, el agua... o elementos tan simbólicos como una corchea.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)
Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

La exposición enfatiza el aspecto más poético de la obra de Madoz e incluye dos secciones que reflejan la relación de éste con los poetas catalanes Joan Brossa, con quien creó el libro "Fotopoemario", y Salvador Espriu, de quien este año se celebra el centenario de su nacimiento y con quien creó el poemario "Para el libro de salmos de estos viejos ciegos".

Foto: Chema Madoz

Además de las casi 100 fotografías que se exponen, todas ellas en blanco y negro y la mayoría en gran formato, pueden verse algunos de los objetos que Madoz ha utilizado para sus obras. Otra novedad es la exposición de una serie de fotografías táctiles -representaciones en relieve de algunas de sus imágenes- acompañadas de un título en braille.

Etiquetas
Artículos relacionados (2)
Agenda fotográfica
24 / JUN 2015
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar