• Aitor Lara y los personajes reales de un mundo tabú
  • Las cien caras de Bruce Gilden
Biblioteca

Chema Conesa retrata los rostros de la España de la democracia

 

Los personajes más destacados de los últimos 35 años en España conforman el séptimo título de la prestigiosa colección Obras Maestras de La Fábrica

23
DIC 2015

“Este libro es un retrato de España.” Así de tajante arranca el prólogo de “Chema Conesa. Obras Maestras” que edita La Fábrica en su colección de referencia. Una antología comisariada por Ramón Masats y Alberto Anaut que recopila un trabajo de más de tres décadas y cuyos protagonistas –Conesa aparte- son los rostros más visibles de la sociedad española. Más de 200 imágenes que hacen del fotógrafo murciano uno de los cronistas clave de la España democrática.

Durante los primeros años de la llamada Transición Conesa entró a trabajar en El País, donde casi siempre estuvo ligado a los dominicales, hasta que en 1995 pasó a trabajar en El Mundo, también en los suplementos. Algunos de sus retratos editoriales más destacados han sido portada en sendos magacines, y él mismo los seleccionó para esta obra.

Foto: Chema Conesa
Sebastiao Salgado y James Nachtwey. | Foto: Chema Conesa

Son retratos de políticos, escritores y sobre todo actores fotografiados desde un punto de vista muy personal y con las ideas claras. “Soy un mirón”, le dice a Conesa a Masats en una conversación que puede leerse al final del libro (que puede encontrarse, por cierto, por algo más de 55 euros). El primer plano de la mirada clara y entusiasmada colmada por las abundantes cejas de Sebastiao Salgado, reproducido a doble página, da fe de ello.

Conesa se mueve muy bien en las distancias cortas. Basta mirar a Leonard Cohen (retratado en Madrid en 2001) y al Dalai Lama (Barcelona, 1994), o sostener la mirada de Javier Bardem (Madrid, 2002) en un retrato en blanco y negro perteneciente a una serie que inevitablemente recuerda al Picasso de Irving Penn.

Foto: Chema Conesa
Gonzalo Torrente Ballester y Marta Domínguez. | Foto: Chema Conesa

Pero es cuando toma distancia que Conesa se convierte en el fotógrafo que es. Le basta dar unos pasos para atrás con la cámara de medio formato, situar al personaje en escena e introducir algún elemento minimalista dentro del encuadre para contextualizar perfectamente el retrato. Ahí están Alejando Amenábar escondiendo tras la espalda un gran cuchillo con una iluminación inferior que teatraliza la escena (Madrid, 1997), Marta Domínguez que se apoya cabizbaja sobre una valla (Palencia, 2010) o su colega de profesión James Nachtwey metido hasta las rodillas en un lago (Madrid, 1995).

Y un dominio milimétrico de la luz, claro. Algo tuvo que aprender de los clásicos de la pintura Conesa para luego transmitirlo al retrato que le hizo a Gonzalo Torrente Ballester en el claustro dominico de Salamanca (1996). Pero no solo se trata de luz artificial: la atmósfera fría en su trabajo “La Castilla de Delibes” transmite tanto como sus retratos.

Foto: Chema Conesa
Javier Bardem y Alejandro Amenábar. | Foto: Chema Conesa

Artículos relacionados (2)
Agenda fotográfica
06 / MAY 2014
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar