• Tuca Vieira: "La desigualdad social no es nada fácil de plasmar en imágenes"
  • Arturo Rodríguez: "No pude contener las lágrimas"

"El filtro de mi objetivo acabó con al menos cien quemaduras" Charlie Mahoney  

Foto: Charlie Mahoney
20
SEP 2012
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

El 'correfoc' de la Mercè, colofón de las fiestas barcelonesas que tienen lugar a finales de septiembre, es también su actividad más fotogénica. Charlie Mahoney fotografió este tradicional desfile por primera vez en 2010 y obtuvo una serie de imágenes que resaltan su carácter festivo y la energía de los participantes. El fotoperiodista estadounidense destaca lo complicado que es disparar con una luz tan variable y en un lugar repleto de gente bailando y corriendo por doquier. Una instantánea que resume a la perfección el ambiente que crean los "diables" con sus fuegos de artificio.

Charlie Mahoney

Era la primera vez que iba a fotografiar un 'correfoc'. Tenía una idea aproximada de cómo era, pero no sabía mucho sobre el tema. Me había documentado mirando otras fotos y había visto algunas imágenes hechas con flash que no eran especialmente buenas: tenían demasiada luz y eran muy caóticas; no narraban muy bien las idas y venidas de los 'diables' con sus tridentes llenos de petardos y la gente bailando con ellos.

Fui para verlo y disfrutarlo, y para ver lo que podía hacer, pero no tenía grandes expectativas. De hecho, al final me quedé con pocas fotografías.

Técnicamente un 'correfoc' es muy difícil de fotografiar. Me di cuenta de que para conseguir algo interesante había que usar una velocidad rápida, de lo contrario las chispas aparecían como líneas y se veía todo muy borroso. Al principio trabajé con prioridad a la apertura, pero en las primeras series las fotografías estaban totalmente sobreexpuestas o negras, así que puse la cámara en manual. Es mejor optar por una exposición fija y tener un poco de suerte.

Usé un ISO alto, una velocidad de 1/200 segundos y abrí el diafragma a f2.8. De esta manera conseguí que las ropas y las caras de la gente quedaran iluminadas por las chispas. El enfoque tuve que hacerlo manualmente y de forma un poco intuitiva.

Obviamente es súper complicado moverse en estos sitios. Tenía la cámara frente al ojo todo el rato para evitar quemarme y también porque te sientes más seguro, aunque acabas chocando con la gente todo el rato.

Había varios grupos de 'diables' a los que iba fotografiando durante un rato. Luego me cambiaba de grupo también para evitar a otros fotógrafos, ya que había muchos y a veces te salía alguno en la composición. Ese fue otro problema importante, porque es muy difícil y complicado componer con todo lo que ocurre y con toda la gente moviéndose a tu alrededor. Fotografié casi sin pensar, más bien de forma inconsciente. No hay tiempo para ponerse a pensar? y de hecho la mayoría de las fotos no salen bien.

También hay que tomar algunas precauciones, como llevar tapones para los oídos para el comienzo del 'correfoc', cuando disparan los trabucos; cubrirse bien la cabeza y el cuello, y llevar manga larga. Ese día vi a un borracho sin camiseta paseando entre los 'diables'? Y claro: hay que cubrir el objetivo con un filtro. ¡El mío acabó con al menos cien quemaduras! En esta foto se ve una mancha más clara que creo que coincide con una quemadura muy grande del filtro que usé.

Esta fotografía es la más representativa de todas porque se ve muy bien recortado al personaje principal y tiene una buena iluminación en su ropa característica y en la cara. Además, todas las chispas explican bien el ambiente que se vive en el 'correfoc'.

La experiencia me gustó mucho: la gente bailando debajo de los diablos cuando encienden sus petardos, agolpándose frente a los 'dracs' para evitar que pasen? Sin duda pienso repetirlo este año.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Etiquetas
Fuentes y más información
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar