• Chema Madoz: la alquimia de la composición
  • "Zhù Yì!": China ya está aquí
Agenda fotográfica

Charlot: una imagen convertida en icono

 
29
FEB 2008
Ivan Sánchez   |  Barcelona

El espacio CaixaForum de Barcelona acoge estos días "Chaplin en imágenes", una exposición que desgrana la vida y obra del famoso cómico a través de las fotografías, vídeos y carteles que convirtieron a su principal personaje, Charlot, en el icono por excelencia del humor del siglo XX. La muestra desvela además los recursos por los que la imagen muda es capaz de crear un lenguaje universal.

"Chaplin en imágenes" es la primera gran exposición en España sobre el genio del humor del siglo XX. Comisariada por Sam Stourdzé y producida por la parisina NBC Photographie, llega a Barcelona tras visitar la capital francesa, Róterdam, Hamburgo, Lausana, Bruselas, Montpellier y Bolonia.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

De acceso gratuito, la muestra puede visitarse en el barcelonés edificio Casa Ramona del CaixaForum hasta el próximo 27 de abril. Sus propósitos son dar a conocer al artista, explicar cuáles han sido las claves del éxito de un personaje dotado de una gran fuerza interpretativa y resaltar la importancia que ha tenido el cine mudo en crear un lenguaje universal.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)
Foto: Ivan Sánchez

La exposición consta de casi 250 fotografías provenientes principalmente de los archivos familiares y del archivo fotográfico de Chaplin Studios.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

Destaca el hasta ahora inédito y valioso Álbum Keystone (primer estudio en el que trabajó Chaplin), compuesto -a modo de "storyboard"- por fotografías de escenas de los primeros 35 cortometrajes del actor acompañadas de comentarios.

La muestra se completa con diversas proyecciones -doce en monitor y once en pantalla de tela- de cortometrajes y secuencias de sus largometrajes más conocidos. Se exponen además carteles, dibujos y estampas del personaje y sus películas, que constituyeron todo un fenómeno de merchandising en el primer tercio del siglo XX.

El icono
Charlot, como se conoce al personaje que creó Charles Spencer Chaplin en la década de 1910, es sin duda uno de los iconos más representativos de la historia moderna.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

No en vano, ocupa hoy un lugar privilegiado en el imaginario popular: su figura es tan reconocida como el retrato del Ché que inmortalizó Alberto Korda.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

En efecto, bastan los zapatos, el bombín y su famoso bastón para que nos venga a la memoria la imagen de Charlot y sus escenas más cómicas. Ya en la primera sala hay toda una serie de fotografías que dan buena muestra de la importancia crucial de la estética para que el personaje se haya convertido en un icono.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

Otros artistas contribuyeron a la popularidad de Charlot, como el fotógrafo alemán Erwin Blumenfeld y el pintor francés Fernand Léger. Ambos incluyeron en su obra una interpretación vanguardista de la imagen del personaje que ayudó a relacionarlo con ideales modernos.

Un artista polifacético
Lo que quizá escape a muchos es la biografía de Charles Chaplin, que esta muestra se encarga de desgranar desde sus inicios como actor en su Gran Bretaña natal hasta el rodaje en 1967 de su última película, "La condesa de Hong Kong".

Nacido en 1889 en el seno de una familia de comediantes de Londres, llegó a Estados Unidos en 1910 para trabajar en los Estudios Keystone, donde realizó varios cortometrajes. La fama comenzó a llegarle a partir de 1914 con su primer largometraje: "Charlot periodista".

Las películas que más éxito le aportaron fueron "Charlot boxeador" (1915); "Charlot vagabundo" (1915); "El chico" (1921); "Una mujer de París" (1923); "La quimera del oro" (1925); "Tiempos modernos" (1936); "El gran dictador" (1940), y "La condesa de Hong Kong" (1967), con Sophia Loren y Marlon Brando.

Víctima del macarthismo, en 1952 se le retiró el visado de residencia en Estados Unidos y se exilió en Suiza, donde murió el día de Navidad de 1977 a la edad de 88 años.

Pero su vertiente de actor -sin duda la más conocida- no fue la única de su polifacética carrera cinematográfica: Chaplin dirigió, produjo y escribió el guión de la mayoría de sus películas. Y además, compuso la música para reeditar algunas de ellas.

En definitiva, Chaplin fue sobre todo una gran fuente de expresividad interpretativa -maestro de la pantomima y la exageración escénica- y su mayor éxito fue ganarse a un público amplio y heterogéneo, logro al que contribuyeron la humanidad de su personaje y su postura en defensa de los más desfavorecidos.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar