Crónica

CES City

 
13
ENE 2012
Iker Morán   |  Las Vegas

La ciudad del pecado, el vicio, el juego. "Sin City", proclaman decenas de publicidades en horteras carteles luminosos y camisetas de cuestionable elegancia para completar el fondo de armario. Estamos convencidos de que esa otra ciudad de perdición existe ahí fuera, pero a este lado del cristal da bastante risa.

Aunque en realidad, y pensándolo mejor, igual no tiene demasiada gracia pasarse las últimas horas en Las Vegas delante de un teclado, revisando notas, enviando fotos e intentando vencer al sueño.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Es duro el oficio de periodista, se comentaba en una reciente cena. Pero alguien lo tiene que hacer, respondía otro mientras le hincaba el diente a un majestuoso trozo de carne, de esos que saben cocinar tan bien por estas latitudes. Cuestiones filosóficas que no tardaron en desembocar en una de esas grandes preguntas para las que la humanidad no tiene respuesta: ¿son más vividores los periodistas o los comerciales?

De los primeros -en sus diferentes versiones- hay más de 5.000 cubriendo el CES según los datos oficiales, incluyendo -suponemos- a "bloggers", intrépidos reporteros y al vecino del cuarto al que le gustan los móviles y pasaba por allí. No está nada mal teniendo en cuenta que el número de expositores es de algo más de 3.000. ¡Tocamos a menos de un expositor para cada uno de nosotros!

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Y es que, con las cifras en la mano, está claro que Las Vegas es ahora mismo CES City más que cualquier otra cosa. Según los organizadores, la edición de este año va camino de ser una de las de mayor poder de convocatoria, con una afluencia de visitantes que podría rondar las 140.000 personas.

Otro número oficial de esos que obliga a -nunca mejor dicho- poner cara de póquer: durante estos días y coincidiendo con la feria se han presentado más de 20.000 nuevos productos. Suponemos que en ese cálculo unos cuantos ceros corresponden sólo a los trillones de fundas y todo tipo de accesorios para tablets y móviles con los que nos hemos ido cruzando por los pasillos.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Mientras cerramos las maletas y nos mentalizamos para emprender el viaje de vuelta, ¿con qué titulares nos quedaríamos? Me alegro de que me haga esa pregunta, porque llevo días reflexionando sobre un tema que me fascina: los estands de muchas firmas están atiborrados de nuevas propuestas basadas en Android, pero en las manos de los asistentes sólo se ve el iPad de Apple. ¿Algún gurú me puede explicar el mecanismo de tan curioso reparto?

Otro titular predecible: el 3D aburre. No era nada que no supiéramos, pero parece que los fabricantes empiezan a pillar la indirecta y ahora -desde hace tiempo- se apuntan a eso de llenar el televisor de aplicaciones. Y por supuesto a la sacrosanta nube. La firma que ahora mismo no tenga nube propia, no es nada.

Ah, que se refería a los titulares del mercado fotográfico. Empecemos entonces hablando de esa especie de bipolaridad que sufre el sector, que achuchado por la crisis lo mismo inunda el escaparate con anodinas compactas de apenas 100 euros que se echa al monte y concibe compactas "pata negra" de 750 euros o nuevos sistemas para los sibaritas que puedan permitirse el lujo, el capricho o la inversión.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Otro clásico de las charlas de pasillo de estos días: los insistentes discursos sobre la creciente importancia de los sistemas sin espejo en Japón, donde por lo visto están arrasando y cambiando totalmente el mercado. Sin embargo, el viejo continente parece seguir a su propio ritmo, generando opiniones repartidas entre los que aseguran que a las SLR les quedan dos telediarios y quienes creen que hay réflex para largo. Vistas las colas para tocar la D4 y el regocijo que produce el clac-clac de su espejo, por ahora igual mejor apostar por la segunda opción.

Resulta curiosa también la imparable moda de las cámaras que, al estilo GoPro, pueden acoplarse a cualquier lugar, incluidos nosotros mismos para poder ofrecer así un singular punto de vista sobre nuestra apasionante vida.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Algo así suponemos que quería hacer el sagaz reportero que vimos paseando por el CES con uno de esos artilugios en su cabeza. Suponemos que se perdió aquella clase de la facultad en la que -qué casualidad- enseñaban dos lecciones básicas: el periodista no debería ser el protagonista, y más importante todavía, que puedas grabar algo no significa que debas hacerlo o que vaya a ser interesante. De nada por el consejo.

Pero, qué demonios: con el periodismo hecho unos zorros, 5.000 ejerciendo como tales por el CES y el sector tecnológico con retrocesos de dos dígitos -cómo me gusta el lenguaje de los chicos de ventas-, que cada cual haga lo mejor que se le ocurra.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Y así, entre colas y empujones para llegar a cualquier sitio, novedades interesantes en el horizonte -pero secretas hasta que se filtren, para variar- y otras tangibles y muy prometedoras, ha pasado esta edición de la feria CES y su apéndice fotográfico en forma de una PMA que por ahí dicen que estaba sin que nadie haya visto muy bien dónde.

Teniendo en cuenta que ni siquiera han pasado dos semanas de 2012, este año promete.

Artículos relacionados (1)
Crónica
11 / ENE 2012
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar