• Bamako '05: dos años de fotografía africana
  • La felicidad en blanco y negro
Agenda fotográfica

Una aproximación global a la figura de Agustí Centelles

 
18
ENE 2007
Ivan Sánchez   |  Barcelona

El barcelonés Palau de la Virreina exhibe la retrospectiva "Centelles, las vidas de un fotógrafo 1909-1985". La exposición, que pone de relieve la importancia capital que tuvo Agustí Centelles en el fotoperiodismo catalán a partir de los años 30, cuenta con la colaboración de fotógrafos en activo como Gervasio Sánchez y Joan Fontcuberta.

Pocas veces tenemos la ocasión de conocer tan a fondo la obra y vida de un fotógrafo como nos la presenta la muestra "Centelles, las vidas de un fotógrafo. 1909-1985". 270 instantáneas ubicadas en la sala noble del Palau de la Virreina de Barcelona conforman el hilo conductor de una completa exposición que nos ayuda a comprender mejor -y por vez primera- todo el recorrido vital del Agustí Centelles y la importancia de su legado.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)
La exposición sobre la obra de Centelles permanecerá abierta hasta el 4 de marzo.

La muestra, que arrancó el pasado mes de noviembre y podrá visitarse hasta el 4 de marzo, la complementan reportajes del autor recogidos en revistas internacionales de la talla de Vu y News, portadas publicadas en diarios de primera línea y la exhibición de todo tipo de objetos, como la cámara Leica que utilizaba o sus negativos originales.

Foto: Agustí Centelles

También destacan en la retrospectiva, además de varios vídeos y entrevistas, las instantáneas de los reconocidos fotógrafos Gervasio Sánchez -con imágenes tomadas especialmente para la ocasión en lugares tan emblemáticos como Belchite- y Joan Fontcuberta.

Revolucionando el fotorreportaje
Nacido en Valencia en 1909, Centelles logró revolucionar el fotorreportaje en Cataluña retratando los convulsos acontecimientos que la sacudieron entre 1934 y 1939 (año de su exilio), otorgando al fotoperiodismo una dimensión desconocida hasta entonces.

El fotógrafo capturó con su Leica algunas de las imágenes más simbólicas de la Guerra Civil española. Dos de sus instantáneas resumen a la perfección parte de aquel conflicto: la resistencia y el dolor de las gentes del bando republicano.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

Un grupo de guardias de asalto parapetados tras dos caballos en la céntrica calle Diputació de Barcelona (19 de julio de 1936) y el sufrimiento de una mujer ante el cadáver de su marido tras los intensos bombardeos sobre la ciudad de Lleida (2 de noviembre de 1937) se han convertido en iconos de la Guerra Civil, casi equiparables a la imagen de la muerte de un miliciano, en Cerro Muriano, de Robert Capa.

Foto: Agustí Centelles

La figura de Centelles es crucial, precisamente, por haber sido capaz de capturar imágenes desvinculadas del tipo de fotografía imperante en su tiempo. Instantáneas que hoy han llegado a ser todo un símbolo colectivo.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

El propio Centelles tildó el reportaje gráfico de la época de "muy amanerado y estático". Respondiendo a su necesidad de reflejar "algo más vivo", el fotógrafo se convirtió, según sus propias palabras, en un "cazador de imágenes".

Las tres vidas de Centelles
Centelles nació en Grau de Valencia, en 1909 y desde pequeño mostró su interés por el cine. Su intención frustrada de convertirse en camarógrafo lo llevó a la fotografía, y comenzó a ejercer el fotoperiodismo con una cámara de placas, que por aquel entonces era un estándar.

En 1934 adquirió una Leica por 900 pesetas y cuando se produjo el alzamiento militar franquista, en julio de 1936, Centelles ya era un fotógrafo de renombre en Barcelona, retratando aspectos de la vida política y social de la Cataluña de los primeros años 30.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

Desde el comienzo de la Guerra Civil y durante buena parte de ella, documentó el conflicto desde el bando republicano, profundizando en la tragedia y el dolor de un pueblo y en la lucha de sus instituciones por mantenerse vivas. Pero a principios de 1939, abatido y sin fe en el fotoperiodismo, abandonó España para refugiarse en el sur de Francia.

Un hecho de capital importancia marcaría el segundo periodo de Centelles: se llevó consigo los miles de negativos que tomó durante la Guerra Civil, por miedo a posibles represalias hacia mucha de la gente que había retratado si caían en poder de los golpistas, y que dejó a buen recaudo en la localidad francesa de Carcassonne.

Foto: Agustí Centelles

En su etapa en el exilio francés, Centelles trabajó como fotógrafo en el campo de refugiados de Bram y en diversos estudios en Carcassonne, ayudando desde la clandestinidad a la resistencia española en Francia.

En 1944 regresó a España, pero la represión franquista le impidió ejercer el fotoperiodismo. Inició, así, una reconversión forzada a la fotografía industrial y publicitaria. Precisamente 40 instantáneas de esta época se exponen en las Sala Xavier Miserachs del Palau de la Virreina.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

En 1976 iniciaba su última etapa. Tras la muerte del dictador Franco y la llegada de la democracia, el fotógrafo regresó a Carcassonne, 36 años después, para recuperar sus negativos y ayudar así a reconstruir gráficamente parte del conflicto bélico en nuestro país y el duro exilio de los derrotados.

Artículos relacionados (1)
Vídeos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar