• Panasonic Lumix DMC-FZ18: primeras muestras
  • Panasonic DMR-EX77: toma de contacto
Prueba de producto
LA VIDA A 60 FPS

Prototipo de alta velocidad de Casio: toma de contacto

 
9
OCT 2007
Iker Morán   |  Barcelona

No habrá que esperar un año para que se haga realidad una de las compactas más revolucionarios de los últimos tiempos. La prometida Casio capaz de disparar a 60 fotogramas por segundo y grabar vídeos a 300 podría estar lista para marzo de 2008. Nada mejor para certificar el avance de este desarrollo que tocar y ver en funcionamiento el único prototipo operativo de este peculiar modelo aún por bautizar.

Aunque en la berlinesa IFA 2007 ya pudimos asistir a la presentación mundial de la futura cámara de alta velocidad de Casio, la reciente edición de Sonimagfoto no sólo ha servido para reajustar el calendario de su lanzamiento, sino también para que los responsables de la compañía se animaran a sacar el prototipo de la vitrina que lo protegía en Berlín e incluso demostrar su funcionamiento.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sonimagfoto fue escenario, el pasado viernes, de la presentación ante la prensa española del nuevo prototipo de Casio.

Aprovechando su presentación en Barcelona, QUESABESDE.COM pudo pasar unos minutos con este modelo, que aún se encuentra en fase de desarrollo.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pese a que no es posible todavía tomar imágenes de muestra ni valorar la calidad de los resultados, siempre resulta sorprendente comprobar cómo una cámara captura imágenes a 60 fotogramas por segundo (fps).

Entre las manos
Más parecida a una de esas réflex en miniatura que a las populares Exilim, esta Casio sorprende entre las manos por su envergadura.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque no se trata aún de un diseño definitivo y puede que el modelo final registre algunos cambios, ya nos podemos hacer una idea de la ergonomía que Casio pretende materializar en esta compacta.

La presencia del plástico resulta bastante evidente, tanto por el peso como por el tacto del cuerpo. No obstante, hay que reconocer que la contundente empuñadura, el gran objetivo o las ruedas de la parte superior confieren a la cámara un aspecto realmente serio.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

No obstante, siempre sería de agradecer -sobre todo dependiendo del precio, una de las grandes incógnitas- que se limaran algunos aspectos de su diseño. La consistencia del mecanismo que levanta el flash, por ejemplo, no está a la altura de un modelo con pretensiones tan elevadas.

Vídeo y fotografía
No obstante, tampoco cabe esperar una configuración tradicional para una cámara que, lógicamente, poco tendrá que ver con sus coetáneas.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Así, por ejemplo, resulta muy atractiva la patente división entre la captura fotográfica y la de vídeo. Mientras que a la primera se le reserva un disparador convencional en la empuñadura, la grabación de secuencias de vídeo se activa desde un botón rojo en la parte trasera.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tampoco hay datos confirmados al respecto, pero resulta bastante esclarecedor que, junto a este selector, aparezca una posición de vídeo denominada HD. Sería una buena baza más si esta Casio sumara a su increíble velocidad la grabación de vídeo en alta definición.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

También puede resultar muy práctico el anillo frontal del potente zoom de 12 aumentos (35-432 milímetros), que llega respaldado por un sistema de estabilización mecánica, basado en la movilidad del CMOS de 6 megapíxeles.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Este anillo puede configurarse para controlar el zoom -aunque no es posible alcanzar, por ahora, la agilidad propia de un zoom mecánico- o el enfoque manual.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En un primer momento, sorprende que la tercera función que se le puede asignar a este control sea la de ajustar la velocidad de la ráfaga. Aunque resulta totalmente comprensible, dado que se trata -precisamente- del gancho comercial más potente de esta futurible compacta.

Experimentando
Como decíamos, no hemos podido aún poner a prueba esos 6 megapíxeles ni esa máxima sensibilidad de 1600 ISO que aparecen indicados en los menús provisionales y que se controlan mediante un dial trasero muy práctico.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Será interesante ver hasta qué punto Casio ha tenido que sacrificar calidad por velocidad, o si, por el contrario, el CMOS aprovecha su relativamente baja densidad de fotodiodos para exprimir al máximo la sensibilidad.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque Casio no lo ha mencionado, Sony, a quien oficiosamente se atribuye la autoría de este sensor, sí apuntaba en su día la posibilidad de unir varias tomas de esas inmensas ráfagas para mitigar la presencia de ruido en la imagen final.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En cualquier caso, sí hemos podido experimentar la captura a 60 fps (10 imágenes por segundo, si se utiliza el flash de doble cabezal) o la grabación de vídeo a 300 fps.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque, por ahora, nos hemos tenido que conformar con ver los resultados en el monitor de 2,8 pulgadas, ni que decir tiene que ráfagas de semejante calibre se traducen en imágenes bastante espectaculares.

Desarrollo pendiente
Más allá del primer impacto, no hay que olvidar que nos encontramos ante un modelo en pleno desarrollo que aún tiene unos cuantos asuntos pendientes de resolver.

La gestión de todo el caudal de imágenes originado por las ráfagas se nos antoja como uno de los más espinosos.

Asumiendo que la creciente velocidad y capacidad de las tarjetas SD Card y SDHC solventará el tema del almacenamiento, habrá que pensar en algún tipo de sistema que permita visualizar y seleccionar la mejor imagen de los centenares que pueden crearse en apenas un par de segundos. El software que acompañe a la cámara debería ser, por tanto, una pieza fundamental del conjunto.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El consumo energético o el funcionamiento del autofoco y la medición -¿variarán a lo largo de la ráfaga, o el primer valor se mantendrá hasta soltar el disparador?- son cuestiones técnicas que también aparecen en la lista de dudas.

Por supuesto, también será interesante ver las aplicaciones prácticas en las que una compacta como ésta puede tener cabida. Un apartado en el que el precio definitivo tendrá mucho que decir.

Etiquetas
Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar