• "Para mí es fundamental que mi trabajo contribuya a superar una ...
  • "Sin empatía no hay buenas fotografías, y esto no lo enseñan en ninguna ...
Entrevista
DAVID ZUAZUA, CASIO ESPAñA

"El diseñador de las Exilim estará orgulloso porque la competencia nos está imitando"

 
31
OCT 2006

Con nuevas oficinas, cargo recién estrenado y un despacho con envidiables vistas al Mediterráneo, David Zuazua, director de marketing de Casio España, recibe a QUESABESDE.COM coincidiendo con la presentación de la nueva división de la compañía. Mientras comenta los ambiciosos planes de la marca, que el año que viene cumple su 50 aniversario, Zuazua ensalza el papel de las Exilim como creadoras de tendencias que la competencia no ha dudado en copiar y defiende a capa y espada la carrera de los megapíxeles.

¿No es paradójico que Casio España comience su andadura en un momento en el que el mercado de compactas digitales ya ha vivido el "boom" inicial e incluso muestra sus primeros síntomas de agotamiento?

Yo creo que es al contrario. Hasta ahora, Casio ha distribuido sus productos a través de una empresa en cada mercado especializado y ha llegado el momento de reaccionar o esperar consecuencias. En este momento, no sólo en España sino también en Escandinavia y en el Benelux, se va a apostar fuerte para poder conseguir lo que no se ha podido hacer con la anterior distribución.

Esto significa invertir mucho más, ser más agresivos en precios y en todas las acciones que se puedan hacer para incrementar la participación de la marca en el mercado.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Zuazua considera que la apuesta por los megapíxeles sólo aporta beneficios al consumidor.

Hace muchos años que Casio está presente en el mercado de la fotografía digital, pero aún hoy mucha gente sigue relacionando el nombre con esa marca de relojes. ¿Qué se puede hacer para dar peso fotográfico a la marca?

Casio tenía y seguirá teniendo una muy buena imagen en el mercado de los relojes. Y en la gama de las cámaras digitales ya llevamos diez años. Fuimos los pioneros en lanzar un modelo compacto al mercado, y por tanto no somos tan jóvenes en este tema. Pero sí que hace falta hacer más hincapié en el punto de venta, en publicidad y en posicionamiento, y es por ello que Casio decide entrar en España.

Trabajar con distribuidores tiene sus ventajas, pero también inconvenientes, y uno de ellos es que no se puede apostar tanto. No es tarde para hacer este movimiento. Antes, cuando todo iba bien, todas las fórmulas funcionaban. Ahora, al estabilizarse el mercado, o lo haces bien o existe el peligro de quedarse en el camino.

Nuestro objetivo será aprovechar toda esa imagen positiva que tenemos con las cámaras digitales y en otros mercados en los que, desde el principio, se ha hecho un esfuerzo de inversión en publicidad, en el canal y en los clientes.

¿Y si traducimos esos objetivos a cifras?

El objetivo principal de Casio España se traduce en una participación de mercado estimada del 10% a medio plazo, tal y como ya ocurre en otros mercados. Parece un plan muy ambicioso y este 10% no se va a conseguir en dos meses, pero en los primeros estudios vemos que, si tenemos suficiente stock para abarcar todas las expectativas, vamos por buen camino.

De hecho, ya tenemos un dato de [la consultora] GfK sobre la primera semana de octubre, cuando aún nosotros no estábamos al 100%: ya tenemos la misma participación que cuando estábamos a pleno rendimiento con la anterior distribución.

El canal nos está respondiendo, los clientes están de acuerdo con el plan estratégico que estamos presentando y estamos entrando en muchos catálogos de Navidad, que es algo clave para poder hacer una buena campaña.

Casio es una marca muy conocida en la electrónica de consumo, como Samsung, Panasonic o Sony. Todas han estado presentes en el mercado fotográfico, y ahora se mueven hacia el segmento de las réflex digitales. Hablar de una Casio SLR suena surrealista, pero... ¿hay alguna intención de realizar movimientos hacia el segmento réflex?

Casio siempre se ha distinguido por presentar productos diferentes a la competencia y cosas nuevas. El día que presenten [Casio Japón] una cámara réflex, nos enteraremos ese mismo día. Son secretos de Estado que no se adelantan. Seguro que, y esto es opinión mía, están trabajando en ello. Presentar una cámara réflex sin aportar nada no es el estilo de Casio.

Las cámaras SLR son un sector en crecimiento que aún no ha explotado. Pero cuando llegue el momento en que se estabilice, seguro que seguirá siendo un mercado más pequeño que el de las compactas.

Así que tenemos que ser fuertes con estas cámaras [compactas], y cuando se presente -si se presenta- una cámara réflex ser también fuertes, pero aportando cosas. Si comparamos con el mercado analógico, se vendían muchas réflex, pero el de las compactas seguía siendo mucho más grande.

Lo que sí pudimos ver hace un tiempo fue una Exilim Pro que ofrecía unas funciones algo más avanzadas. ¿Qué fue de aquella saga?

Este modelo, la P505, era el buque insignia de la gama. Como siempre, aportaba cosas diferentes. Era un producto de muy buena calidad y buena aceptación que gustaba mucho. Sin embargo, se encontraba en un nicho de mercado en el que sólo estaba Casio. Si lo ponías al lado de una réflex, era mucho más pequeña, pero no era una SLR.

Quien quería una réflex no pensaba en nuestro producto, que tampoco convencía a quien buscaba una compacta. Estaba entre dos mundos. Seguro que si este modelo lo hubiese sacado Canon, hubiera sido un referente y la gente lo hubiera visto como una réflex en miniatura. Pero no tuvo el éxito esperado y esta línea desapareció.

¿Y hay intenciones de resucitarla?

Sinceramente, no lo sé.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Zuazua, durante la presentación el pasado miércoles de la nueva Casio España.

Con las Exilim Casio apostó por el diseño ultracompacto y ahora todas las marcas ofrecen algo parecido. ¿Se siente Casio imitada por la competencia?

Sí, nos están imitando. El diseñador se sentirá orgulloso, pero los vendedores no tanto, al haber tantos productos parecidos. Pero como Casio siempre va un paso por delante y cuando se copia nunca se desplaza al original, es un orgullo. Aunque claro, por otro lado también te gustaría ser el único.

Recuerdo una experiencia cuando sacamos las primeras Exilim. Los clientes venían con modelos parecidos de la competencia y nos decían: "Mira, traigo la Exilim de Sony", o preguntaban por la Exilim de Canon.

Si este producto, en lugar de llamarse Exilim de Casio, lo lanza Canon o Sony, que es más afín, hubiera barrido el mercado. Nadie cuestiona el producto y todo el mundo lo compara, pero al final falta la parte de distribución, que esté en todas partes y que el vendedor lo sugiera, y la publicidad.

Pese a las tendencias de diseño que Casio habría creado, la marca insiste en repetir la misma fórmula desde hace tiempo, mientras la competencia va añadiendo prestaciones (estabilización óptica, pantalla táctil) a sus modelos.

Casio va aportando cosas nuevas a sus cámaras, pero lo que ya tenemos se mantiene y se promociona. Hay que mantener lo que triunfa, adecuarlo, y además aportar novedades.

Respecto al estabilizador, nosotros tenemos uno digital. Todos sabemos que el [estabilizador] óptico es óptico, pero con el digital no hay tanta diferencia como sucede con el zoom óptico y el zoom digital.

El DSP, que así es como lo hemos bautizado, consigue los beneficios del estabilizador óptico. Sin decirlo de forma técnica, el estabilizador óptico resuelve movimientos de la mano; el digital también, pero también soluciona el movimiento de la persona [retratada].

Tal vez el mes que viene, cuando nos presenten [desde Casio Japón] las novedades, habrá más cosas, pero aún no lo sabemos. Respecto a las pantallas táctiles, cada marca va aportando sus cosas, pero sinceramente me parece más un argumento de venta; no veo que dentro de dos años todas las pantallas vayan a ser táctiles.

Una de las sensaciones al acercarse al catálogo de Casio es que todos los modelos son demasiado parecidos y que cuesta establecer diferencias entre una y otra cámara.

En el mercado es verdad que hay un montón de cámaras y cada uno tiene una línea. Exilim tiene una línea fija y clara, intentando aportar cosas nuevas. Cuando se lanzaron las primeras Exilim fue una bomba. Después, la Exilim EX-Z3, con pantalla más grande, también fue un cambio brusco.

Se ha ido evolucionando, pero también hay que decir que cada seis meses no podemos sacar una bomba. Pero yo creo que para el año que viene, con el 50 aniversario de Casio, algo saldrá.

Además de las aportaciones, ¿la batalla también irá orientada al precio?

Casio nunca ha entrado en la guerra de precios. Lo que sí se ha buscado es tener un precio competitivo, tanto en el mercado como de cara a las ofertas. De lo que siempre nos hemos alejado -al menos hasta ahora- es de hacer productos de plástico para poder ponerlos a 99 euros.

¿Por qué? Primero, porque siempre se ha buscado algo diferencial. Hemos sacado unas Z60 y Z70 con las que hemos bajado el precio, pero las ves y las comparas con una cámara que también cueste 149 euros y se nota la diferencia. Basta con fijarse en la tapa del compartimento de la batería para ver la calidad de una y de otra.

Por mucho que vayamos a un segmento más bajo, en principio no vamos a rebajar calidades para poder rebajar el precio.

¿Y qué hay de apostar por zooms largos?

Yo siempre hago un paralelismo con las cámaras analógicas, porque si se ve la evolución de uno y otro mercado, se está trasladando perfectamente. Primero, las compactas; luego, las réflex... Entiendo que las compactas apuesten por el ultrazoom, y hay modelos con ópticas de estas características, pero siempre con unos cuerpos más gordos.

La cuestión es si se prefiere una cámara pequeña o una con un zoom de 5x, pero más grande... La gente ya se ha acostumbrado a los modelos más pequeños.

La Casio Exilim EX-Z1000 fue una de las primeras en lanzarse a por los 10 megapíxeles. La eterna pero necesaria pregunta es: ¿para qué tanta resolución?

Si son más megapíxeles a cambio de pagar más, entiendo que la gente se plantee para qué pagar más. Pero ahora se está presentando una cámara de 10 megapíxeles que no vale el doble que una de 5. Son 50 euros de diferencia.

Si vemos el mercado, hay tres modelos de 10 megapíxeles: el nuestro cuesta 349 euros, el de la competencia, 399, y otro cuesta 449. Si estuviera diciendo [que comercializamos la Z1000] 150 euros más cara por sus 10 megapíxeles, sí me plantearía para qué. ¿Pero por 50 euros?

Además, pon encima de la mesa una de 10 [megapíxeles] y que tu amigo tenga una de 3... al final ocurre lo mismo que con los teléfonos o los coches.

Casio Exilim EX-Z1000
Casio Exilim EX-Z1000
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Se ofrecen más megapíxeles por el mismo dinero, pero la consecuencia es que los sensores generan más ruido... ¿No es éste un dato que preocupa a la inmensa mayoría de los consumidores?

La idea de tener más ruido por tener más megapíxeles en el mismo espacio es una cuestión de que pase el tiempo y los de I+D vayan investigando. Lo mismo ocurre con las pantallas, que cada vez son más grandes y consumen menos.

Así que es cuestionable esta idea. Los grandes técnicos tendrán sus opiniones y yo las respeto y no las contradigo, pero hemos de tener en cuenta que no es lo mismo hablar de un chip de hace un año que de uno de ahora. ¿Por qué no se hace uno de 30 millones de píxeles? Porque la tecnología para hacerlo aún no está aquí, pero el año que viene o el otro estaremos más cerca.

El público de las compactas no es tan exigente [como el de las réflex], pero también lo es. El mercado es sabio y pone cada cosa en su sitio. Entiendo que dentro de cinco años, aunque ahora digamos para qué 10 megapíxeles, igual no queda ningún modelo de resoluciones que ahora nos parecen normales.

Pero para hacer una copia de 15 x 20 centímetros no son necesarios tantos megapíxeles. ¿Hay un límite en esta carrera por la resolución?

Yo también recuerdo que cuando empezaba la fotografía digital todo el mundo decía que con la película quedaba mucho mejor. Por suerte, yo siempre he tenido la última tecnología en este campo, y sin ser técnico ves una foto hecha con una [cámara] de 3 megapíxeles y otra de 5 y, no sé qué pasa, pero algo hay.

¿El límite? A mí la tecnología me abruma. Yo no sé si nuestros hijos van a encender la luz o se reirán cuando les digamos que teníamos un interruptor. La tecnología no se sabe dónde tiene sus limites.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar