• Carlos Endara: retrato de un mundo aparentemente feliz
  • La Galicia atemporal de García Rodero
Agenda fotográfica

La "carte de visite": pequeñas fotografías para una gran exposición

 
17
AGO 2011
Eduardo Parra   |  Madrid

Más de cien tarjetas de visita componen el álbum de la memoria personal del escritor Pedro Antonio de Alarcón. Ahora, enmarcada dentro de la presente edición del festival PHotoEspaña, una exposición reúne en Madrid estas fotografías de pequeño formato que el novelista granadino recopiló durante el siglo XIX.

Dicen que los mejores perfumes se sirven en frascos pequeños. Y a veces, las mejores exposiciones fotográficas están formadas por copias pequeñas, como sucede con la que acoge actualmente el madrileño museo de la Fundación Lázaro Galdiano bajo el título "Una imagen para la memoria: la carte de visite. Colección de Pedro Antonio de Alarcón".

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Acostumbrados a digerir imágenes mediocres copiadas a 2 x 3 metros, la muestra es todo un ejemplo de cómo convertir una "simple" exposición en una clase de historia fotográfica de las que merece la pena recordar.

José Zorrilla. | Foto: Pedro Antonio de Alarcón

La muestra, que forma parte del programa de PHotoEspaña 2011, recoge en sus vitrinas un extenso repertorio de un tipo de fotografía tan curiosa como extendida en su época, hacia finales del siglo XIX: la tarjeta de visita.

Napoleón III, emperador de Francia. | Foto: Pedro Antonio de Alarcón

La historia de estas "cartes de visite" se remonta a 1854, cuando André Alphonse Disdéri firmó la patente de una cámara por aquel entonces revolucionaria, ya que empleaba varios objetivos para tomar múltiples fotografías de una misma escena y en un solo negativo.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Estas fotografías de unos 9 x 6,5 centímetros se revelaron -y nunca mejor dicho- como un elemento perfecto para la confección de álbumes personales al más puro estilo Flickr, pero en el siglo XIX. Y la colección reunida poco a poco por Pedro Antonio de Alarcón, que incluye retratos de aquellas personas que tuvieron un lugar especial en la vida del irrepetible escritor andaluz, recoge obras de varios de los mejores fotógrafos decimonónicos, como Martínez de Hebert, Eusebio Juliá, Le Gray, Bassano, Mayer & Pierson o el mismo Disdéri.

Gioachino Rossini. | Foto: Pedro Antonio de Alarcón

Personajes, lugares y construcciones se reunían en unos álbumes que, salvando las distancias, se convirtieron en los precursores de los antiguos pases de diapositivas que tanto auge tuvieron durante los años ochenta. De todos los géneros posibles, el retrato fue sin duda el más popular, y no era nada extraño que en cualquier visita social de la época el anfitrión gozase de mostrar al visitante sus propios retratos en pequeño formato.

Alexandre Dumas. | Foto: Pedro Antonio de Alarcón

Abierta todos los días con excepción de los martes, la colección cuenta con más de un centenar de imágenes originales, diversos álbumes fotográficos y múltiples paneles explicativos que explican el funcionamiento de la cámara de Disdéri. Hasta el próximo 26 de septiembre, los visitantes del museo de la Fundación Lázaro Galdiano, sito en la madrileña calle Serrano, podrán admirarlas de forma gratuita.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar