Actualidad

Los fabricantes de telefonía móvil se desmarcan del supuesto "spyware" de Carrier IQ

 
2
DIC 2011

Enorme e incesante es la cola que está trayendo la polémica desatada durante los últimos días en torno a la compañía estadounidense Carrier IQ, especializada en servicios estadísticos sobre telefonía móvil. Tras ser acusada por un desarrollador de emplear un software que espía la actividad del usuario ("spyware"), tanto esta empresa como numerosos fabricantes del sector están intentando calmar con poco éxito las aguas del asunto.

El origen del supuesto escándalo está en una serie de comprobaciones realizadas por Trevor Eckhart con un HTC Evo 3D. Según este programador estadounidense, algunos de estos dispositivos llevan un software oculto de Carrier IQ que recopila datos sobre la localización del usuario, el historial de páginas web visitadas, los SMS recibidos e incluso las secuencias de texto introducidas con el teclado QWERTY virtual, entre otras materias.

En medio de un intenso cruce de acusaciones y amenazas entre Echkart y Carrier IQ, esta última -que afirma que su software está instalado actualmente en unos 150 millones de terminales- ha salido al paso afirmando que dichos datos se recopilan de forma anónima. La compañía niega que esté haciendo un uso ilegal de esta información.

Capturas de pantalla empleadas por Eckhart para demostrar sus tesis.

Muchas de las grandes empresas del sector, por su parte, han ido una tras una desvinculándose total o parcialmente de la actividad de Carrier IQ. Apple, por ejemplo, sostiene que sus equipos con iOS 5 o versiones posteriores han borrado todo rastro del polémico software. Google, por su parte, niega que haya incluido de serie el software en los terminales de la familia Nexus y el tablet Motorola Xoom.

La propia HTC, junto con otras compañías como HP, Microsoft, Nokia, RIM o Samsung, han negado taxativamente estar relacionadas con Carrier IQ. Algunas, eso sí, admiten tener constancia de que varias operadoras sí que añaden posteriormente el software a los terminales.

La patata caliente se va desplazando así de los fabricantes a las compañías telefónicas. De hecho, la propia Carrier IQ afirma en un comunicado oficial que su software está pensado para "ayudar a las operadoras a proporcionar servicios óptimos y eficientes". Una postura que, en el caso estadounidense, está siendo defendida por AT&T y Sprint, las dos primeras operadoras en admitir que en efecto han contratado los servicios de Carrier IQ para añadir a sus terminales financiados el supuesto "spyware" que ha desatado todo el escándalo.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar