• El alma de un pueblo
  • "El Ártico se rompe": imágenes de un ecosistema en peligro
Agenda fotográfica

La Carmen Amaya más humana de la mano de Colita y Ubiña

 
22
MAY 2013
Ivan Sánchez   |  Barcelona

Carmen Amaya sigue siendo -y será- una de las mayores figuras del flamenco. Por ello, 50 años después de su muerte, el Palau de la Virreina de Barcelona le rinde homenaje con la exposición "Carmen Amaya 1963. Fotografías de Colita y Julio Ubiña", que repasa el último año de vida de la bailaora. Las imágenes que componen la muestra destacan el talento y la vertiente más humana de una mujer tan humilde como entregada a este arte.

Tratándose de una exposición fotográfica sobre Carmen Amaya, una de las artistas españolas de mayor proyección internacional, resulta inevitable que sea la propia bailaora la que les robe el protagonismo a los fotógrafos. Las imágenes que Julio Ubiña y Colita le hicieron a La Capitana hace medio siglo forman ya parte del imaginario colectivo.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

Nacida en las chabolas del antiguo barrio del Somorrostro, junto a la playa de Barcelona, Carmen Amaya comenzó a mostrar su enorme talento desde muy pequeña. Su carrera experimentó una ascensión meteórica gracias al crítico Sebastià Gasch, y tras haber triunfado en España, la guerra civil la empujó a Lisboa y después a Buenos Aires, punto de partida para conquistar el continente americano. A su regreso a Europa, tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, Amaya ya era una estrella internacional.

Foto: Colita
Carmen Amaya baila "por alegrías" durante el rodaje de la película "Los Tarantos", de Francisco Rovira Beleta. | Foto: Colita

La muestra hace un repaso a sus últimos meses de vida. Desde su regreso a Barcelona, proveniente de México para rodar el film "Los Tarantos" a las órdenes de Francisco Rovira Beleta, hasta poco después de su muerte. La fotografía que Colita hizo a Carmen Amaya a su llegada al aeropuerto de Barcelona bajando del avión con un abrigo de astracán, unas enormes gafas de sol y un bolso de paja es el punto de partida de la exposición.

Foto: Colita
Arriba: Carmen Amaya llegando al aeropuerto de Barcelona desde México. En la imagen inferior: la bailaora junto a su marido, Juan Antonio Agüero, y el tío Vicente, un vecino de Begur. | Foto: Colita

Dividida en dos salas, la primera de ellas hace un exhaustivo repaso del rodaje de "Los Tarantos" a través de fotografías y retratos realizados por Colita. En este tramo de la muestra también hay espacio para las imágenes de Julio Ubiña, quien inmortalizó a la bailaora en su última actuación, el 24 de agosto de 1963. Esta primera parte la completan imágenes de la vida de Amaya en Begur, su última residencia y lugar donde ella misma quiso morir.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)
Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

La segunda parte de la exposición es, sin duda, la más emotiva. La sala cuenta con menos imágenes pero de gran valor; como el retrato que Ubiña tomó de Amaya en su lecho, ya amortajada, mientras era velada por sus seres más allegados como su madre o su marido, el guitarrista Juan Antonio Agüero. Las fotografías que Ubiña realizó del cortejo fúnebre que acompañó y despidió a la bailaora también forman parte de la muestra.

Retrato de Carmen Amaya en el barrio de Somorrostro (Barcelona). | Foto: Colita

Durante el entierro, al que acudieron gitanos de toda España y del sur de Francia, Can Pinc (la masía de Begur en la que murió La Capitana) fue saqueada. Los ladrones tan sólo dejaron el somier de la cama en la que había fallecido la bailaora. Las imágenes que cierran la exposición son las que Colita tomó de aquel humilde hogar tras el asalto.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)
Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

Compuesta por medio centenar de fotografías en blanco y negro marcadas por la estética de altos contrastes propia de la década de los 60, la exposición está secundada por un vídeo de diez minutos en el que pueden verse algunas imágenes de la película "Los Tarantos" (una adaptación de "Romeo y Julieta" al universo gitano). Además, una pequeña vitrina exhibe parte del material que se utilizó para la edición del libro "Carmen Amaya" en 1963, con fotografías obviamente de Julio Ubiña y Colita.

La muestra "Carmen Amaya 1963. Fotografías de Colita y Julio Ubiña" puede visitarse en el Palau de la Virreina de Barcelona hasta el próximo 7 de julio.

Detalle de las manos de Carmen Amaya en su lecho de muerte. | Foto: Julio Ubiña

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar