• Mi Alma en la recámara
  • World Press Photo 2016: el mejor fotoperiodismo hecho libro
Biblioteca

La España profunda de Carlos Saura

2

La Fábrica y Steidl coeditan “Carlos Saura. España años 50”, una obra capital para entender un periodo clave del pasado de este país

22
JUN 2016

“Nada como la fotografía para reavivar la memoria y el recuerdo: basta con mirar atentamente una fotografía del pasado para que inmediatamente aparezca una parte de la historia que todos llevamos dentro.” Las imágenes del fotógrafo y cineasta Carlos Saura –a quien pertenecen también estas palabras- no capturan solo el pasado, sino que sobre todo evocan un sentimiento de nostalgia por unas gentes, un lugar y una forma de vida que son parte de la historia colectiva de España.

“Carlos Saura. España años 50” es el libro que las recoge. Una obra editada por La Fábrica y Steidl que hace las veces de catálogo de la exposición homónima que podrá verse hasta el 31 de julio en La Cárcel Segovia Centro de Creación, en el marco del festival PHotoEspaña en Madrid.

Cerca de 200 fotografías, todas en blanco y negro, que repasan los viajes que el Saura fotógrafo realizó durante la década de los 50 por el país, deteniéndose principalmente en pequeñas localidades de la España interior y profunda.

La comarca de Sanabria, en Castilla y León, es una de ellas y el lugar al cual el libro dedica más fotografías. “Aquella zona de Castilla, fronteriza con Portugal y Galicia, era de una miseria que solo había visto en el documental ‘Las Hurdes’ de Luis Buñuel”, explica Saura.

Foto: Carlos Saura
Foto: Carlos Saura

El cineasta documentó como fotógrafo una España decadente, todavía rural, sumida en la pobreza y anclada al franquismo. Algunas de sus fotografías de Cuenca (uno de sus lugares más recurrentes), Andalucía y Castilla bien podrían formar parte del trabajo “Spanish Village” de Eugene W. Smith.

Saura también se centró en eventos más festivos y propios del país, como una novillada que fotografió en La Zarzuela, en la provincia de Cuenca. También supo entender la creciente importancia de las ciudades a través de unas fotografías de Madrid en las que combina escenas contemplativas con otras que revelan un sabor más urbano y con más acción. En Valencia fotografía las fallas en un ambiente más distendido y festivo.

Además de una cuidadosa composición, tanto en el medio formato como en el paso universal, destaca su forma de entender las luces, las sombras y los contrastes, y de jugar con maestría con los diferentes planos de la escena. Pero posiblemente sea su mirada curiosa y espontánea a los personajes anónimos y su entorno lo que aporta mayor valor a una obra que ayuda a matizar y comprender la esencia de la España de mediados del siglo pasado.

Artículos relacionados (2)
2
Comentarios
Cargando comentarios