• Lynn Johnson: "Habla consigo mismo para no olvidar su lengua, el chemehuevi"
  • Tuca Vieira: "La desigualdad social no es nada fácil de plasmar en imágenes"
Con texto fotográfico

"Ver en primera fila lo que somos como seres humanos te hace reflexionar" Carlos Barria

 
Foto: Carlos Barria (Reuters)
6
SEP 2012
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

Pese a su juventud (tiene 31 años), Carlos Barria fue elegido en 2007 fotógrafo del año de Reuters. Precisamente en esa época estuvo trabajando como fotógrafo "empotrado" en Bagdad, en una de las rotaciones que hacía la agencia de noticias con las tropas estadounidenses. El fotoperiodista argentino vivió muy de cerca la explosión de dos artefactos, momento que recoge esta dramática instantánea con la que en 2008 obtuvo el primer premio Pictures of the Year International en la categoría de noticias de actualidad.

Carlos Barria

Esta foto fue tomada el 18 de febrero de 2007 durante el mes que pasé como fotógrafo 'empotrado' en Bagdad. En esa época Reuters hacía rotaciones de un mes de sus fotógrafos 'empotrados' con las tropas americanas para cubrir ese lado del conflicto, pues ya había fotógrafos locales que cubrían la información desde el otro bando. Evidentemente fui voluntariamente; no había ninguna obligatoriedad.

El día que tomé la foto acompañé a una patrulla de soldados que daba soporte, junto a un grupo de policías iraquíes, a unos ingenieros militares que iban a reunirse para diseñar un perímetro de seguridad con bloques de hormigón armado para rodear un mercado. En esa época, tanto en barrios sunitas como chiitas, los mercados eran objetivo de ataques y el grupo de ingenieros iba a estudiar cómo cercarlos para evitarlo.

Aquel día aparcamos el Humvee a tres cuadras de la casa donde se hizo la reunión. Estuvimos un par de horas esperando, y al volver, cuando casi habíamos llegado al vehículo, se oyeron dos explosiones desde un lugar por el que habíamos pasado hacía justo cinco minutos. Un grupo de seis o siete soldados corrieron hacia ahí. Yo los seguí, y al doblar la esquina me encontré con un paisaje devastado.

Todo sucedió muy rápido: caminamos unos 50 metros hasta llegar al lugar y casi todas las fotos las hice ahí. No recuerdo exactamente cuándo hice ésta ni si fue de las primeras o si la hice hacia el final. Fue un momento con mucha adrenalina, con gente en estado de 'shock', humo, gritos, sirenas? todo esto hace que te confundas. Fueron diez minutos muy intensos, hasta que llegaron la policía y las ambulancias y nos sacaron del perímetro.

En esos diez minutos vi a este hombre caminando. Traía un joven muerto. Se dirigía hacia mí y yo caminaba hacia él, y lo fotografié. Es una foto que tiene todo el dramatismo del momento, pero también una luz bella, aunque suene duro dicho así. Es una fotografía muy cruda, con la mirada del hombre y el chico muerto.

Fue un día duro porque pasaron cosas que no te esperas. Y si lo piensas bien es una experiencia en la que te encuentras cerca de la muerte: estaba a dos cuadras del lugar donde ocurrió todo, a menos de cinco minutos. Reflexionas y te preguntas por qué tras estar dos horas en aquella esquina la bomba explotó cinco minutos después de marcharnos. ¿Quizás el conductor del coche bomba se quedó atascado en el tráfico? ¿Esperaban a que nos fuéramos y querían que estuviéramos cerca para verlo?

En el primer momento cuesta mucho procesar lo que está ocurriendo. Al final te preguntas si has tenido miedo y por qué no te ha tocado a ti. Me sentí una persona con mucha suerte por no haber sido víctima y haber estado ahí para poder contarlo. Es crudo. Ver en primera fila lo que somos como seres humanos te hace reflexionar.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Fuentes y más información
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar