Actualidad

Canon desvela dos teleobjetivos con un renovado estabilizador

 
29
ENE 2004

Simultáneamente a la salida de la nueva nave insignia de Canon, la réflex EOS-1D Mark II, la compañía nipona ha puesto sobre la mesa su nueva oferta de objetivos. A su ya extenso catálogo, Canon suma dos nuevas ópticas zoom pensadas para usuarios semiprofesionales. El primer objetivo es un "todo terreno" de 28-300 mm, dotado de un estabilizador de tres pasos. El segundo es un tele de rango 70-300 mm.

Canon ha desvelado hoy los nuevos objetivos EF 28-300 mm f3.5-5.6L IS USM y EF 70-300 mm f4.5-5.6 DO IS USM. La principal novedad que incorporan es un nuevo estabilizador que, según asegura la compañía japonesa, permite disparar con velocidades de hasta tres pasos por debajo de lo habitual sin riesgo de padecer trepidaciones.

Los dos nuevos teleobjetivos que Canon ha presentado hoy junto con la nueva EOS-1D Mark II: el 28-300 mm (arriba) y el 70-300 mm.
Si a esto le sumamos su relativo bajo precio, por un lado, y la facilidad de las nuevas SLR digitales de trabajar en altas sensibilidades, por el otro, obtenemos un complemento muy adecuado para cámaras como la EOS 300D.

Por otro lado, Canon ha dotado a sus dos nuevos objetivos de aditamentos especiales para que funcionen mejor con sistemas digitales. Es el caso de los recubrimientos de las lentes destinados a minimizar el efecto denominado "flare".

En el aspecto técnico, el 28-300 mm, de luminosidad moderada, está diseñado con 22 elementos dispuestos en 16 grupos. Cuenta con un motor ultrasónico y con pequeños detalles que apuntan a su uso con equipos digitales. Canon lo ha dotado del característico color blanco de sus teleobjetivos cinco estrellas.

El 70-300 mm, por su parte, cuenta con su propio estabilizador y con un motor ultrasónico silencioso. De tamaño excepcionalmente reducido, está equipado con un mecanismo de bloqueo del barrilete y sus 18 elementos están dispuestos en 12 grupos.

El temblar se va a acabar
El control de las trepidaciones, que Canon dice conseguir en sus dos nuevos objetivos, es una prestación de notable importancia. Cuando un objetivo supera el rango de focales de 3x, la luminosidad decrece casi tan rápido como la calidad. Al final, su uso queda relegado a aficionados deseos de tener un objetivo "todo en uno", aunque sea a cambio de una palpable pérdida de calidad.

Este tipo de lentes presentan como principal defecto una temible combinación de focales largas afectadas por la ausencia de estabilización. El riesgo de obtener una foto trepidada o movida es, por tanto, altísimo.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar