COMPARTIR
  • Motorola Xoom 2 Media Edition: análisis
  • Leica X2 y Fujifilm X100: frente a frente
CANON SX260 HS, FUJIFILM F770EXR, PANASONIC TZ30 Y SONY HX20V

Canon SX260 HS, Fujifilm F770EXR, Panasonic TZ30 y Sony HX20V: comparativa  

12
JUN 2012

Con el verano asomándose en el horizonte y la prima de riesgo por las nubes, nada mejor para animar unas posibles vacaciones sin grandes excesos presupuestarios que ir acompañados de una cámara en condiciones. La gama de compactas pensadas para salir ligeros de equipaje pero cargados de prestaciones y con un zoom polivalente se ha renovado en los últimos meses, así que ha llegado el momento de descubrir cuál es la mejor preparada entre las cuatro candidatas que hemos seleccionado. Una tarea que no parece fácil a la vista de las características casi clónicas que luce este cuarteto viajero.

Hasta hace no mucho, a la hora de comprar una compacta había que elegir entre tamaño o zoom. Pero aquellos tiempos de modelos ultracompactos y prestaciones limitadas han pasado. Ahora una cámara con un zoom suficientemente potente como para abarcarlo casi todo entra en el bolsillo, o al menos en uno holgado.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Las cuatro contendientes. De izquierda a derecha y en el sentido de las agujas del reloj: la Fujifilm FinePix F770EXR, la Sony Cyber-shot DSC-HX20V, la Panasonic Lumix DMC-TZ30 y la Canon PowerShot SX260 HS.

La última hornada de compactas llegadas al escaparate ha dado una vuelta de tuerca más a esta idea, atreviéndose con ópticas de 20 aumentos que encuentran hueco en modelos realmente pequeños y cargados de prestaciones avanzadas.

Precisamente éstos son dos de los argumentos comunes a las cuatro cámaras que nos hemos animado a comparar: la Canon PowerShot SX260 HS, la Fujifilm FinePix F770EXR, la Panasonic Lumix DMC-TZ30 y la Sony Cyber-shot DSC-HX20V.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Con precios que rondan los 300 euros, es cierto que hay más opciones en el mercado (Nikon Coolpix S9300, Olympus SH-25MR...), pero este cuarteto ofrece además un aliciente añadido para quienes se animen a dar un paso más: controles manuales.

Más vale prevenir

La pregunta del millón que trataremos de resolver después de haber convivido durante unos cuantos días con todas estas cámaras es si, más allá de los parecidos razonables en sus especificaciones, hay alguna que logre imponerse con cierta claridad frente al resto.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

De todos modos, y para evitar decepciones, conviene aclarar lo que seguramente a estas alturas muchos usuarios ya saben: en este tipo de compactas la calidad de imagen nunca va a ser el argumento con mayor peso. Y es que, armadas con un sensor bastante pequeño (alrededor de 1/2,33 de pulgada) y sobrecargado de megapíxeles (hasta 18 millones de puntos en el caso de la HX20V de Sony), no cabe esperar grandes resultados.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

No es que las cámaras decepcionen, porque en realidad casi todas las compactas de hoy en día son capaces de resolver correctamente la mayoría de escenas a las que les tocará enfrentarse. Pero los amantes de la fotografía en escenarios con poca luz o de sacar la lupa para revisar las imágenes deberían encaminar sus pasos hacia algún segmento superior o un modelo de ópticas intercambiables.

Parecidos razonables

Un rápido vistazo a las cuatro candidatas a la mejor cámara viajera del momento deja claro que todas ellas juegan con un diseño muy similar. Más allá de los detalles, los colores y las texturas del acabado (sobre todo en el caso de la FinePix), los parecidos son evidentes.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Elegir una como la más atractiva sería absurdo, pero salta a la vista que frente a las líneas más serias y clásicas de los modelos de Sony y Panasonic (el color negro también influye), los de Canon y Fujifilm juegan mejor la baza de las curvas para asustar un poco menos.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La Panasonic TZ30 y la Sony HX20V lucen las líneas más clásicas del cuarteto.

¿Detalles a destacar? La lista podría ser interminable, pero por citar algunos el agarre de la SX260 HS está peor resuelto que el de sus compañeras al haber sacrificado Canon una empuñadura en condiciones en aras del diseño frontal. La FinePix F770EXR, por su parte, es la única que requiere levantar el flash de forma manual (mediante un botón muy discreto en su zona lateral) antes de activarlo.

Canon SX260 HS y Fujifilm F770EXR
Canon SX260 HS y Fujifilm F770EXR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon SX260 HS y Fujifilm F770EXR
Canon SX260 HS y Fujifilm F770EXR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Siguiendo con las críticas, el interruptor para pasar del visionado de las imágenes a la captura en la TZ30 nos sigue pareciendo una de esas malas ideas que Panasonic se empeña en arrastrar de generación en generación. ¿Qué pasa si estamos en el modo de visualización y delante nuestro pasa la foto del siglo? Que posiblemente la perderemos. Tampoco el botón "Exposure" parece una solución muy elegante para controlar los ajustes manuales.

Panasonic Lumix DMC-TZ30
Panasonic Lumix DMC-TZ30
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Todas ellas cuentan asimismo con un botón de grabación dedicado al vídeo y en general muy bien situado, aunque la SX260 HS obliga a desplazar el pulgar más de la cuenta y eso puede provocar alguna trepidación involuntaria al detener una secuencia.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Todas las cámaras cuentan con un botón específico para la grabación de vídeo.

Nos ha gustado mucho la presencia de un botón de función configurable en las candidatas de Sony y Fujifilm (tirón de orejas para Canon y Panasonic por no cuidar este detalle), así como el acceso bastante ágil de todas ellas a un menú de configuración rápida en pantalla que permite modificar casi todos los ajustes de la exposición.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Las candidatas de Sony y Fujifilm cuentan además con un botón de función configurable por el usuario.

La presencia del GPS es otro de los datos comunes a las cuatro cámaras, y pese a la insistencia de algunas de ellas en otorgarle más funciones (visualización del mapa en pantalla, trazado de rutas...), lo cierto es que en ningún caso éstas nos han convencido lo suficiente como para ir más allá de su tarea fundamental: determinar las coordenadas en las que ha sido tomada una imagen.

Las pantallas también son muy parecidas, con un tamaño de 3 pulgadas y 460.000 puntos de resolución en todos los casos salvo en el de la HX20V, que eleva esta cifra hasta más de 920.000 puntos.

Canon SX260 HS y Sony HX20V
Canon SX260 HS y Sony HX20V
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon SX260 HS y Sony HX20V
Canon SX260 HS y Sony HX20V
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

¿Se aprecia la diferencia? En la mayoría de condiciones la verdad es que no demasiado, porque la visibilidad de todos los monitores es muy buena (especialmente en los modelos de Fujifilm y Panasonic gracias a su sistema de brillo automático), pero es verdad que la HX20V marca un poco la diferencia a la hora de revisar las imágenes. En el otro extremo la Canon es la que menos nos ha convencido, con una imagen en pantalla demasiado quemada y colores poco realistas.

Fujifilm F770EXR y Panasonic TZ30
Fujifilm F770EXR y Panasonic TZ30
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Fujifilm F770EXR y Panasonic TZ30
Fujifilm F770EXR y Panasonic TZ30
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

No hay que olvidar, por cierto, que la TZ30 es la única dotada de una pantalla de control táctil que puede ser de ayuda para, por ejemplo, elegir el punto de enfoque de una forma muy sencilla.

20 aumentos

Más allá del cansino asunto de la resolución, uno de los saltos más interesantes que ha experimentado esta generación de cámaras es la incorporación de un zoom de 20 aumentos. Una cifra reservada hasta ahora a cámaras de mayor volumen y que finalmente llega a este segmento.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
De izquierda a derecha: la Sony HX20V, la Fujifilm F770EXR, la Canon SX260 HS y la Panasonic TZ30.

Excepto la TZ30, cuyo zoom rinde unas focales de 24-480 milímetros, las otras tres apuestan por unas cifras equivalentes a 25-500 milímetros. La diferencia es mínima, pero puestos a elegir nosotros siempre nos quedamos con algo más de angular pese a renunciar a unos milímetros en el otro extremo.

Panasonic TZ30 y Sony HX20V
Panasonic TZ30 y Sony HX20V
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic TZ30 y Sony HX20V
Panasonic TZ30 y Sony HX20V
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En lo que respecta a la luminosidad, tampoco hay demasiadas diferencias, con una apertura máxima de entre f3.2 (Sony) y f3.5 (Fujifilm y Canon) y un diafragma cuando estiramos la focal al máximo que va de f5.3 (Fujifilm) a f6.7 (Canon).

Si esos 20 aumentos se quedan cortos, tanto la Sony como la Panasonic ofrecen un sistema de zoom "inteligente" que promete alargar el alcance hasta 40x sin que ello afecte demasiado a la calidad de imagen. ¿Funciona? La verdad es que sí, y bastante bien, con resultados que recuerdan más a los de un zoom óptico que a los estropicios propios del zoom digital. En este sentido, un buen tanto para estos dos modelos.

Muestras: zoom
Las fotografías se han realizado con una Canon SX260 HS, una Fujifilm F770EXR, una Panasonic TZ30 y una Sony HX20V.
las fotografías se han realizado con una canon sx260 hs, una fujifilm f770exr, una panasonic tz30 y una sony hx20v.
SX260 HS (25 mm)
las fotografías se han realizado con una canon sx260 hs, una fujifilm f770exr, una panasonic tz30 y una sony hx20v.
SX260 HS (500 mm)
las fotografías se han realizado con una canon sx260 hs, una fujifilm f770exr, una panasonic tz30 y una sony hx20v.
SX260 HS (39x)
las fotografías se han realizado con una canon sx260 hs, una fujifilm f770exr, una panasonic tz30 y una sony hx20v.
SX260 HS (80x)
las fotografías se han realizado con una canon sx260 hs, una fujifilm f770exr, una panasonic tz30 y una sony hx20v.
F770EXR (25 mm)
las fotografías se han realizado con una canon sx260 hs, una fujifilm f770exr, una panasonic tz30 y una sony hx20v.
F770EXR (500 mm)
las fotografías se han realizado con una canon sx260 hs, una fujifilm f770exr, una panasonic tz30 y una sony hx20v.
F770EXR (70x)
las fotografías se han realizado con una canon sx260 hs, una fujifilm f770exr, una panasonic tz30 y una sony hx20v.
TZ30 (24 mm)
las fotografías se han realizado con una canon sx260 hs, una fujifilm f770exr, una panasonic tz30 y una sony hx20v.
TZ30 (480 mm)
las fotografías se han realizado con una canon sx260 hs, una fujifilm f770exr, una panasonic tz30 y una sony hx20v.
TZ30 (iZoom 40x)
las fotografías se han realizado con una canon sx260 hs, una fujifilm f770exr, una panasonic tz30 y una sony hx20v.
TZ30 (80x)
las fotografías se han realizado con una canon sx260 hs, una fujifilm f770exr, una panasonic tz30 y una sony hx20v.
HX20V (25 mm)
las fotografías se han realizado con una canon sx260 hs, una fujifilm f770exr, una panasonic tz30 y una sony hx20v.
HX20V (500 mm)
las fotografías se han realizado con una canon sx260 hs, una fujifilm f770exr, una panasonic tz30 y una sony hx20v.
HX20V (20x)
las fotografías se han realizado con una canon sx260 hs, una fujifilm f770exr, una panasonic tz30 y una sony hx20v.
HX20V (40x)

Parecidos por tanto en las cifras, pero, ¿y en los resultados? A grandes rasgos lo cierto es que también, porque todos se rigen por un guión común y de sobra conocido en este tipo de objetivos: un rendimiento correcto en general, pero una predecible pérdida de calidad según nos acercamos a las focales más largas o nos alejamos del centro de la imagen.

La distorsión está bien controlada, las aberraciones cromáticas no son como para asustarse demasiado y en general los resultados son bastante similares en lo que respecta a puntos fuertes (polivalencia) y las citadas debilidades. Así que, puestos a buscar las diferencias, igual es más interesante fijarse en el estabilizador o el enfoque.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La Panasonic TZ30 y la Canon SX260 HS con el zoom desplegado al máximo.

En el primer caso tampoco hay mucho que decir. Según las pruebas realizadas todas aguantan bien disparando con la focal más larga a una velocidad de 1/20 de segundo. Por debajo de esta cifra el modelo de Fujifilm es el que más rápido se resiente.

Tampoco es fácil establecer un "ranking" al hablar del rendimiento del autofoco, lo que a priori parece una buena noticia: todas son lo suficientemente rápidas y precisas como para no descartar ninguna de ellas llegados a este punto. ¿Las mejores? La HX20V y la TZ30. La F770EXR es realmente rápida en escenas con buena luz, pero flaquea cuando la iluminación empeora y extendemos el zoom. Además, su mecanismo es el más ruidoso de los cuatro.

Sony Cyber-shot DSC-HX20V
Sony Cyber-shot DSC-HX20V
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La cámara de Canon, por su parte, es la que más dudas exhibe a la hora de dar con un punto de enfoque. Nada grave, pero sí un detalle que la coloca por detrás de sus compañeras.

Automático y manual

Los cuatro modelos están equipados con un sensor de tipo CMOS que, si bien no consigue milagros en lo que respecta a calidad, sí aporta velocidad de disparo. Así que la ráfaga es otro de los puntos comunes de este cuarteto, con cadencias que se sitúan en torno a los 10 fotogramas por segundo (8 en el caso de la F770EXR) en la máxima resolución.

Pero más allá de la utilidad de esta función (sobre todo a la hora de unir varias tomas para intentar mejorar los resultados) nos interesan otros detalles de uso más habitual. Por ejemplo: ¿Qué tal es la velocidad de encendido? En general bien, aunque la FinePix se impone y la TZ30 queda relegada al último lugar, un poco por detrás de la HX20V, que tarda lo mismo en ponerse en marcha pero enfoca un poco más rápido y permite realizar la primera toma antes.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Los controles manuales son un rasgo común a las cuatro contendientes.

Similitudes también las hay en las prestaciones, porque, como decíamos al principio para justificar esta elección, todas ofrecen controles manuales. Pero con matices, eso sí, porque Sony insiste en limitarlos y configurar un modo manual en el que sólo es posible elegir dos aperturas de diafragma.

En el extremo contrario se encuentra la F770EXR, con controles manuales completos (como la PowerShot de Canon y la Lumix de Panasonic), rematados en este caso con la posibilidad de disparar en formato RAW. Para activarlo, eso sí, hay que indagar por el menú de la cámara hasta dar con él. También hay que tener en cuenta que su activación ralentiza ligeramente la grabación de las imágenes en la tarjeta de memoria, aunque sin llegar a bloquear la cámara.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La Fujifilm F770EXR es la única de las cuatro que cuenta con el formato RAW entre sus prestaciones.

De todos modos, si algo tienen estas cuatro cámaras en común son automatismos, filtros y todo tipo de ayudas para que el usuario ni se pierda ni se aburra. Los modelos de Sony y Fujifilm ofrecen los ya clásicos barridos panorámicos (mejor resueltos en el primer caso), y tanto la citada HX20V como la TZ30 disponen también de un modo para generar imágenes en 3D.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El 3D está presente en tres de las cámaras comparadas.

Los filtros también han ganado protagonismo, sobre todo en la Panasonic, con un modo propio en el dial, y más aún en la Sony, que permite combinarlos con cualquiera de las modalidades de disparo, incluidos los modos avanzados y manuales. Canon también cuenta con filtros creativos interesantes en su PowerShot (ojo de pez, cámara de juguete...), aunque están algo más escondidos.

Calidad de imagen, la justa

Si hemos tardado tantos párrafos en empezar a hablar de los resultados y la calidad de imagen, es por una razón muy sencilla: en ninguno de los casos es éste el mejor argumento de estas cámaras. Ya lo avisábamos al principio: mejor no esperar milagros de estos sensores.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Con resoluciones de 12 (SX260 HS), 14 (TZ30), 16 (F770EXR) y 18 megapíxeles (HX20V), todas se rigen por ese guión de sobra conocido: resultados correctos si nos mantenemos por debajo de los 400 u 800 ISO, y no somos demasiado exigentes, porque a poco que ampliemos la imagen notaremos el fuerte procesamiento al que son sometidas las tomas y cómo eso menoscaba su nivel de detalle.

Muestras: Canon SX260 HS
Las fotografías se han realizado con una Canon PowerShot SX260 HS.
las fotografías se han realizado con una canon powershot sx260 hs.
las fotografías se han realizado con una canon powershot sx260 hs.
las fotografías se han realizado con una canon powershot sx260 hs.
las fotografías se han realizado con una canon powershot sx260 hs.
las fotografías se han realizado con una canon powershot sx260 hs.
las fotografías se han realizado con una canon powershot sx260 hs.

Vistos los diferentes resultados que ofrecen las cuatro en tomas bastante similares (igualar la exposición ha resultado ser una tarea imposible), para nuestra sorpresa y comparado su rendimiento a diferentes sensibilidades, los 18 megapíxeles de la Sony destacan por encima del resto tanto a la hora de ofrecer un poco más de detalle como si revisamos las fotos realizadas a 800 ISO. La medición, la exposición y el balance de blancos de la cámara también juegan a su favor.

Muestras: Sony HX20V
Las fotografías se han realizado con una Sony Cyber-shot DSC-HX20V.
las fotografías se han realizado con una sony cyber-shot dsc-hx20v.
las fotografías se han realizado con una sony cyber-shot dsc-hx20v.
las fotografías se han realizado con una sony cyber-shot dsc-hx20v.
las fotografías se han realizado con una sony cyber-shot dsc-hx20v.
las fotografías se han realizado con una sony cyber-shot dsc-hx20v.
las fotografías se han realizado con una sony cyber-shot dsc-hx20v.

Se trata, insistimos, de una diferencia muy pequeña y con muchos matices, porque pese a su mayor nitidez y detalle es cierto que las imágenes muestran rastros de un procesamiento muy agresivo incluso en las sensibilidades más bajas.

Muestras: Panasonic TZ30
Las fotografías se han realizado con una Panasonic Lumix DMC-TZ30.
las fotografías se han realizado con una panasonic lumix dmc-tz30.
las fotografías se han realizado con una panasonic lumix dmc-tz30.
las fotografías se han realizado con una panasonic lumix dmc-tz30.
las fotografías se han realizado con una panasonic lumix dmc-tz30.
las fotografías se han realizado con una panasonic lumix dmc-tz30.
las fotografías se han realizado con una panasonic lumix dmc-tz30.

El caso de la FinePix merece un acercamiento un poco más detallado. No sólo posibilita realizar la captura en RAW, formato que nos concede un margen un poco mayor para tratar el ruido y rescatar algo de luces y sombras de la imagen, sino que también ofrece el conocido modo EXR en sus tres vertientes para optimizar la resolución, el rango dinámico o el rendimiento con sensibilidades altas.

Muestras: Fujifilm F770EXR
Las fotografías se han realizado con una Fujifilm Finepix F770EXR.
las fotografías se han realizado con una fujifilm finepix f770exr.
las fotografías se han realizado con una fujifilm finepix f770exr.
las fotografías se han realizado con una fujifilm finepix f770exr.
las fotografías se han realizado con una fujifilm finepix f770exr.
las fotografías se han realizado con una fujifilm finepix f770exr.
las fotografías se han realizado con una fujifilm finepix f770exr.
Muestras: Fujifilm F770EXR (RAW)
Las fotografías se han realizado con una Fujifilm FinePix F770EXR en formato RAW y procesadas con Adobe Lightroom 4. Haz clic bajo la imagen para descargar el archivo original.

Igual que ya ha ocurrido con otras compactas, esta tecnología es bastante limitada al trabajar con un sensor pequeño, y tal y como puede apreciarse en las pruebas realizadas no se nota una gran diferencia entre los resultados obtenidos con uno y otro modo.

Muestras: Fujifilm F770EXR (EXR)
Las fotografías se han realizado con una Fujifilm FinePix F770EXR utilizando diversos ajustes del modo EXR.
las fotografías se han realizado con una fujifilm finepix f770exr utilizando diversos ajustes del modo exr.
HR 800 ISO
las fotografías se han realizado con una fujifilm finepix f770exr utilizando diversos ajustes del modo exr.
SR 800 ISO
las fotografías se han realizado con una fujifilm finepix f770exr utilizando diversos ajustes del modo exr.
HR
las fotografías se han realizado con una fujifilm finepix f770exr utilizando diversos ajustes del modo exr.
DR

La TZ30 tiene unos resultados correctos, en línea con lo visto en generaciones anteriores y que, de hecho, la han convertido en una de nuestras favoritas del segmento durante muchos años. Más allá de los problemas clásicos con el rango dinámico y el ruido, el balance de blancos automático tiene cierta preferencia por unos tonos fríos que en muchos casos afean el resultado.

Foto: Quesabesde
Foto: Quesabesde
Fotografías realizadas con la Canon SX260 HS, la Fujifilm F770EXR, la Panasonic TZ30 y la Sony HX20V. Haz clic en el cuadro para ver la comparativa a mayor tamaño.

En la PowerShot de Canon echamos de menos algo de chispa en el procesamiento que se ofrece por defecto, con imágenes más contrastadas y un punto más de nitidez. Nada que no pueda ser corregido trasteando un poco por los menús, pero que en todo caso también podría ofrecerse de serie.

Vídeo Full HD para todas

Más allá de sus prestaciones fotográficas, estas cuatro compactas también sacan músculo al hablar de grabación de vídeo. Tanto, que en algunos casos se presentan como una suerte de híbridos capaces de jugar a dos bandas con las instantáneas y las imágenes en movimiento.

Sony Cyber-shot DSC-HX20V
Sony Cyber-shot DSC-HX20V
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony Cyber-shot DSC-HX20V
Sony Cyber-shot DSC-HX20V
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Todas ellas ofrecen clips Full HD, aunque en ningún caso disponemos de controles manuales en este apartado ni de entrada para un micrófono externo. Como punto positivo hay que tener en cuenta que tanto la Sony como la Panasonic permiten aplicar a las secuencias de vídeo los ya citados filtros creativos.

Precisamente es la HX20V la que empieza ganando la partida desde su hoja de especificaciones, ya que es la única que permite grabar vídeos Full HD a 50 fotogramas por segundo. Un detalle que mejora sensiblemente la fluidez del movimiento y que ofrece además algunas opciones creativas.

Vídeo
Los vídeos se han grabado con una Canon SX260 HS, una Fujifilm F770EXR, una Panasonic TZ30 y una Sony HX20V. Haz clic en la imagen para descagar los vídeos.:

Si echamos un vistazo a las muestras obtenidas, la HX20V, la SX260 HS y la TZ30 ofrecen todas ellas resultados parecidos y son capaces de capturar vídeo con una nitidez y un nivel de detalle buenos y unas tonalidades de color notables. La SX260 HS, con su flujo de datos por encima de los 30 Mbps, parece la más solvente a la hora de reproducir el detalle fino.

Panasonic Lumix DMC-TZ30
Panasonic Lumix DMC-TZ30
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Descolgada del resto queda la F770EXR: la resolución y la fluidez que observamos en los vídeos capturados con este modelo son claramente inferiores a las del resto de los contendientes, y además se muestra bastante renqueante en el enfoque cuando echamos mano del zoom.

Puestos a elegir...

Si ninguna de las cámaras comparadas se sale del guión previsto, lo cierto es que tampoco este análisis a cuatro bandas depara grandes sorpresas respecto a lo que preveíamos: buenas prestaciones, ópticas decentes y polivalentes y resultados pobres -si nos podemos exigentes- en cuanto a calidad de imagen.

Así que la buena noticia es que cualquiera de ellas será capaz de satisfacer las necesidades de los fotógrafos amantes del todo-en-uno en esta versión compacta y viajera. Son rápidas, enfocan bien, ofrecen vídeo Full HD, un zoom más que suficiente para casi todo... En definitiva, dan lo que prometen.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por tanto, si hay alguna que por tamaño, peso, aspecto, oferta puntual o filias y fobias varias nos atrae más que el resto, adelante. Sin miedo, porque asumidas las citadas limitaciones generales, no nos decepcionará.

¿Y si tuviéramos que quedarnos con una? La pregunta del millón a la que nunca es fácil dar respuesta, menos aún cuando los parecidos entre las distintas alternativas son tantos.

Como es lógico, todas tienen sus puntos fuertes y sus debilidades. La SX260 HS entra bien por los ojos y es muy completa, pero pierde puntos respecto al resto en detalles como el enfoque, la pantalla o las imágenes algo apagadas. En lo que respecta al vídeo, eso sí, la nota es muy buena.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La F770EXR es la más completa en lo que respecta a controles gracias a la incorporación del formato RAW. Su diseño y su velocidad de funcionamiento también nos gustan, pero la calidad del vídeo está notablemente por detrás de sus competidoras y la tendencia a la sobreexposición en algunas tomas pasa factura en una categoría en la que el rango dinámico no sobra.

Referencia hasta ahora en este segmento, la TZ30 pierde el trono pese a su buen rendimiento general y el equilibrio que consigue entre prestaciones fotográficas y vídeo. Aunque sigue siendo una compacta fácil de recomendar, su autonomía es inferior a la de sus compañeras y sigue arrastrando detalles de diseño que deberían ser corregidos de una vez por todas.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La Sony HX20V, en primer término, apuntando a las otras tres compactas.

Y es que para nuestra sorpresa (lo cierto es que no nos gustan demasiado las sobredosis de megapíxeles) la Sony Cyber-shot DSC-HX20V ha sido la que más nos ha convencido en líneas generales. Aunque es cierto que sus limitados ajustes manuales son una carencia a tener en cuenta, es la que mejor calidad de vídeo ofrece y disfruta de un zoom rápido y muy capaz (que incluso podemos alargar hasta 40x sin grandes problemas). He aquí la nueva reina de las compactas viajeras.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar