• Se cerraron las urnas
  • Ubuntu y la duda existencial

50 megapíxeles, 60 megapíxeles... ¿100 megapíxeles?  

11
JUN 2007

Hace unos días Canon se destapaba con un sensor CMOS de 50 (sic) megapíxeles en formato APS-C destinado a fines industriales. Los resultados que este captor pueda brindar son aún un misterio, pero estaremos todos de acuerdo en que ésta no es de esas compañías que lanzan faroles ni globos sonda. La cosa parece que va en serio.

El nuevo sensor APS-C de 50 megapíxeles de Canon es un comienzo de lo que nos depara el futuro

Todos hemos visto alguna vez imágenes de video-vigilancia. La calidad es entre mala y pésima, y en no pocas ocasiones las grabaciones no sirven más que para constatar el hecho delictivo (porque lo que es para identificar al delincuente, no suelen ayudar mucho).

La iniciativa de Canon de producir un sensor de 50 megapíxeles de resolución empieza a no parecer tan descabellada. La calidad no será, probablemente, la misma que pueda obtenerse con una SLR digital, pero es un comienzo.

Un comienzo de lo que nos puede deparar el futuro. Con una recién estrenada tarjeta de 8 GB en mi cámara digital, vienen a mi memoria las primeras facturas de CompactFlash de 256 MB por 10.000 pesetas, o las estadísticas de mis primeras cámaras, según las cuales en una tarjeta de 64 MB había espacio para 500 o más fotos.

El límite de 15 ó 20 MP para los sensores APS-C y Cuatro Tercios empieza a hacerse añicos

Aunque lo hemos repetido hasta la saciedad, lo decimos una vez más: la tecnología no se detiene y los límites los pone el dinero. Si hay suficiente para investigar, las barreras se superan tarde o temprano. Poco importa si esas barreras son necesarias o no; la sociedad de consumo ya se encarga de que nosotros las creamos necesarias.

Esos 50 megapíxeles representan -de ser absolutamente ciertos y no una quimera- un salto cualitativo en lo que a resolución se refiere. El límite de 15 ó 20 megapíxeles para los formatos APS-C y Cuatro Tercios empieza a hacerse añicos, y Canon vuelve a golpear con su puño de hierro en la mesa del mercado digital.

Si alguien tenía dudas sobre quién lleva la voz cantante en esta industria, las cosas han quedado bien claras.

Canon da oxígeno a las marcas que viven asfixiadas por el límite de fotodiodos de sus sensores

Aunque al resto de marcas esta novedad les puede dar más o menos igual -de momento, para el segmento de consumo no hay nada nuevo-, Canon da oxígeno de rebote a las marcas que viven un poco asfixiadas por el límite de fotodiodos impuesto en sus sensores.

Pienso especialmente en Olympus, que nada en tierra de nadie. Con una E-3 -si es que ése es su nombre definitivo- a la vuelta de la esquina y a punto de alcanzarse el tope de megapíxeles que puede resistir un sensor Cuatro Tercios sin perder calidad, este anuncio de Canon es todo un soplo de aire fresco para la marca olímpica: su límite teórico puede romperse.

Olympus ha apostado -y ya está recogiendo frutos- por un sistema nuevo que ha dado muchas satisfacciones a los aficionados. La serie E de tres dígitos no para de crecer, sin prisa pero sin pausa, y amén de la resolución, ofrece acicates del calibre del sistema de limpieza del sensor o de la estabilización (véase la E-510). Aun así, siempre queda la resolución como ese infalible reclamo publicitario; lo demás es un añadido para el público menos experto.

Al igual que los coches se vendían por el número de caballos, las cámaras necesitan de los megapíxeles

Al igual que hace no muchos años los coches se vendían por su número de caballos o los ordenadores por los megahercios del procesador, las cámaras de fotos digitales siguen necesitando de los megapíxeles para venderse, y tanto en Canon como en Olympus lo saben.

No nos engañemos. En el segmento de cámaras compactas para aficionados -las que tienen una vida más corta-, no se mira la estabilización o la sensibilidad: se mira que la cámara tenga muchos píxeles y que sea bonita.

El homo-consumista es un ser simple. Es por ello que cámaras de más de 5 megapíxeles las hay a puñados, y apenas contamos con los dedos de una mano las que presumen de angulares decentes. Empezó Sony ofreciendo 60 fotogramas por segundo. Ahora sigue Canon con 50 megapíxeles en un sensor APS-C. ¿Cuál será el siguiente paso?

La columna de opinión Enfoque diferencial se publica normalmente el segundo y cuarto lunes de cada mes.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar