COMPARTIR
  • "No es casual que me interesen la ficción o el engaño: procedo del mundo ...
  • "Se discute si el fotoperiodismo es o no es arte, y eso es como discutir ...
Entrevista
RICHARD SHEPERD Y RICHARD TRESTAIN, CANON EUROPA

"La pregunta es si a la gente le importa que su cámara use o no un espejo"

 
29
MAR 2011
Iker Morán   |  Madrid

¿Cómo plantear una entrevista cuando las cuestiones más jugosas (la llegada de la EOS 5D Mark III, los sistemas sin espejo?) están condenadas a quedarse sin respuesta? Pese al temor de quedarnos sin tema de conversación o agotar su paciencia, Richard Sheperd y Richard Trestain, portavoces de Canon Europa, aguantaron ayer estoicamente durante casi una hora nuestras preguntas. Abanderando la idea de que no hace falta ser el primero sino hacer las cosas bien, nuestras reflexiones sobre las réflex, las cámaras compactas de sistema y los espejos acaba curiosamente chocando contra una pregunta de los representantes de Canon: pero? ¿realmente le importa a la gente si su cámara usa o no un espejo?

Con tres grabadoras encima de la mesa está claro que no hay margen para sacar nada de contexto y buscar el titular fácil. Richard Sheperd, responsable de la división SLR de Canon Europa, y Richard Trestain, su homólogo en el apartado de cámaras compactas, nos reciben en la sede madrileña de la compañía con el guión muy bien aprendido y sin apenas fisuras por las que entrever los planes de Canon a corto plazo. Más allá de lo evidente y de lo que el sentido común permite adivinar, claro.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Richard Trestain (a la izquierda) y Richard Sheperd, portavoces de Canon Europa.

Antes de adentrarnos en la espinosa futurología, y por aquello de romper el hielo, pedimos a cada uno de ellos que escoja una cámara como representante de la actual gama de Canon. "Hero model", en la terminología "marquetiniana". Sheperd señala la EOS 600D que está sobre la mesa, aunque también cita las EOS 60D, EOS 7D y EOS-1D Mark IV.

Cuando enumeran las cámaras que mejor representan la actual gama de Canon, no mencionan la EOS 5D Mark II. ¿Renovación a la vista?

¿Echan de menos alguna? Nosotros también, aunque interpretar la ausencia de la EOS 5D Mark II en esta lista como una señal de su próxima renovación queda en las manos del lector. En cualquier caso, el entusiasmo con el que se refieren a la EOS 7D también obliga a coger con pinzas los últimos rumores sobre una posible EOS 7D Mark II en los próximos meses.

Trestain, por su parte, elige la PowerShot SX230 HS, también de cuerpo presente. La tecnología HS centra buena parte de su discurso sobre las compactas, aunque nuestras reticencias sobre los sensores CMOS en las cámaras compactas -más velocidad pero la misma calidad, comentamos- le obligan a sacar la artillería pesada: un folleto repleto de explicaciones técnicas y ejemplos que demuestran las mejoras de la combinación de estos captores con el procesador DiGIC.

"No es sólo una cuestión de ruido o de temas específicos que sólo importan a un tipo de usuario muy especializado -señala-, sino sencillamente de ofrecer más posibilidades de disparo, automatismos que permitan obtener mejores fotos." Al final se trata de eso, apuntilla.

A vueltas con los espejos

La calidad y la facilidad de uso son las dos obsesiones de Canon, en palabras de sus dos portavoces. A estos argumentos se agarran cuando les preguntamos cómo se imaginan las compactas y las cámaras de ópticas intercambiables dentro de unos años.

Una sutil forma de llegar a la pregunta que desde hace meses planea sobre Canon: ¿tendrán o no espejos esas cámaras? Recurriendo al más puro estilo gallego de responder con otra pregunta, Sheperd replantea la cuestión: "La pregunta debería ser si al usuario le importa o no que su cámara utilice o deje de utilizar un espejo."

Foto: Quesabesde
Richard Trestain (a la derecha) y Richard Sheperd charlaron ayer durante casi una hora con QUESABESDE.COM.

Un planteamiento que nos resulta familiar. Ya en la pasada edición de Photokina, Mike Owen y Peter Yabsley esbozaban la misma idea, restando importancia al tema de los espejos y llevando el asunto a "lo que de verdad quiere el usuario". Sin duda, otra de las constantes en el discurso de la firma: observar el mercado para ver las necesidades reales y plantear soluciones. Una ecuación en la que, según Canon, la prisa no es una buena consejera.

Pero Sheperd no se escabulle del tema y esquematiza la posición de las nuevas cámaras compactas de sistema (CSC): los segmentos más sencillos parecen el primer objetivo de este tipo de modelos, y ahí Canon dispone de una amplia y equilibrada oferta de modelos réflex de iniciación. Si de lo que se trata es de ofrecer cámaras compactas de calidad para los profesionales, las PowerShot S95 y G12 se ocupan de ese frente.

"Tenemos una gama muy amplia que abarca todo", sentencia. Una idea que parece casar con una reciente entrevista publicada por Amateur Photographer en la que un representante de Canon aseguraba que la firma "no necesita" este tipo de cámaras.

¿Cámaras sin espejo? Canon considera que ya cubre las necesidades de los usuarios con sus SLR de iniciación y con compactas como las S95 y G12

Ambos están al tanto de esas palabras, aunque aseguran que están sacadas de contexto -de ahí tanta grabadora, deducimos- y que vistas así pueden sonar arrogantes. "La idea es que no necesitamos CSC porque nuestra gama actual cubre todos los campos. En el futuro ya veremos."

Evidentemente, cualquier intento de concretar los tiempos de ese "futuro" cae en saco roto. Claro que la firmeza con la que se defiende la actual gama parece dejar claro que no cabe esperar noticias que se salgan de esta línea en los próximos meses o a lo largo de este año.

No obstante, el creciente aumento de ventas de este tipo de cámaras de ópticas intercambiables y los movimientos de la mayoría de compañías hacen que resulte difícil imaginar a Canon manteniéndose al margen.

Observar el mercado y escuchar. Es la fórmula repetida a modo de mantra. ¿Y qué es lo que se ve o escucha? "Lo que quiere el usuario es una cámara más pequeña", comenta Sheperd. ¿Hay entonces margen para una EOS de tamaño más comedido?, preguntamos. "No se trata sólo de tamaño, sino de equilibrio entre prestaciones y ergonomía", nos corrige, aunque asegura que tecnológicamente seguro que es posible reducir ese tamaño. "No me atrevo a decir que la EOS 1100D sea la SLR más pequeña que podemos construir."

Planes digitales en 1987

Visto el infranqueable muro, toca un cambio de estrategia. Si de lo que se trata es de escuchar al usuario, estamos convencidos de que son muchos los que esperan desde hace tiempo una cámara con sensor de formato completo por unos 1.000 euros.

Sobre la Fuji X100: "Ha generado mucho interés, pero habrá que ver cómo se traduce eso en ventas, porque 1.000 euros es mucho dinero para una compacta"

"El problema es el coste del sensor", explica Sheperd. "Aunque Canon está en un posición privilegiada, puesto que controla todo el proceso de producción, todavía son muy caros y el volumen es muy reducido. No digo que nunca lo vayamos a hacer, pero es un tema que habría que estudiar muy detenidamente."

Otra cámara que parece haber dado en el blanco a la hora de responder a las demandas de los fotógrafos es la omnipresente Fujifilm FinePix X100. Vista la acogida, ¿no se siente Canon tentada de hacer algo parecido?

"Ha generado mucho interés, pero habrá que ver cómo se traduce eso en ventas, porque 1.000 euros es mucho dinero para una compacta", matizan los dos representantes de Canon Europa. "Tenemos productos como las PowerShot G que se acercan a esa misma idea pero que resultan mucho más accesibles."

Foto: Quesabesde
Richard Trestain defiende la competitividad a base de "ofrecer cosas increibles en productos accesibles"

Da la sensación de que Canon permanece al margen de esa especie de fuegos artificiales que casi todos los fabricantes organizan cada cierto tiempo para llamar la atención, reflexionamos en alto. "Nuestros modelos profesionales se ocupan de ello, porque despiertan muchísimo interés", responden.

"Todo el mundo quiere ser competitivo -asevera Tristain- pero a veces basta con hacer muy bien cosas sencillas, ofrecer cosas increíbles en productos accesibles."

Cuando en 1987 Canon trabajaba en sensores de enfoque automático para las EOS, ya pensaba en su potencial para el desarrollo de captores digitales"

Definitivamente, una especie de X100 en versión canonista tampoco figura en los planes a corto plazo de la compañía. Al menos hasta que la observación del comportamiento del mercado -seguimos reflexionando, aunque ahora en voz baja- no diga lo contrario.

De todos modos, ¿cuál es la capacidad de reacción de una compañía ante un movimiento del mercado o de la competencia? Tras hablar de los posibles retrasos en futuros modelos en desarrollo a consecuencia de la catástrofe en Japón -"todavía no hay suficiente información para valorar los daños de forma tan concreta", comentan- abordamos esta cuestión.

Aunque se resisten a aportar datos sobre el tiempo con el que se plantea una hoja de ruta o si ya se está trabajando sobre los modelos del año próximo -parece lógico pensar que así es-, apuntan una anécdota suficientemente esclarecedora: cuando en 1987 los ingenieros estaban trabajando en sensores de enfoque automático para las EOS, ya pensaban en su potencial para el desarrollo de captores digitales.

"Claro que observamos los movimientos del resto y podemos suponer lo que va a ocurrir, pero no podemos reaccionar en esos plazos de tiempo", comentan cuando les comentamos esa idea tan extendida de que las firmas retrasan el lanzamiento de un producto para ver el de la competencia e introducir cambios de última hora.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar