Actualidad

Canon proyecta unas boyantes estimaciones y descarta una guerra de precios

 
21
JUN 2006

Mientras la crisis acecha insistentemente al sector, Canon parece vivir ajena a ella. Las fuertes ventas de cámaras -la marca estima un total de 19,2 millones de unidades este año- han impulsado las cuentas de la compañía, incluso más allá del 46% de aumento de beneficios pronosticado para el primer trimestre de 2006. Así las cosas, Canon asegura que no entrará en una guerra de precios con Sony y Panasonic en el ámbito réflex.

En una entrevista concedida a Reuters, el portavoz en Tokio de la división de cámaras de Canon, Tomonori Iwashita, ha expuesto las boyantes estimaciones sobre los datos económicos que la compañía habría registrado en la primera mitad de 2006: unos beneficios de más de 90 mil millones de yenes -casi 785 millones de dólares-, frente a los casi 62 mil millones de yenes que Canon obtuvo durante las mismas fechas del pasado año.

Este crecimiento podría suponer que Canon alcance -e incluso supere- los pronósticos realizados para estos primeros seis meses del ejercicio anual, y que contemplaban un aumento de beneficios del 46%.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

En opinión de Iwashita, la buena acogida que han tenido los productos lanzados al mercado durante esta primavera -incluida la réflex EOS 30D, comenta- han sido la principal causa de este crecimiento de Canon, y el resorte que podría permitirles situarse ligeramente por encima de las previsiones.

Sin guerra de precios
Con estos datos en las manos y una previsión de ventas para este año de 19,2 millones de cámaras, incluidos 2,2 millones de máquinas réflex (16,9 millones en el año 2005), no es de extrañar que Tomonori Iwashita no muestre preocupación al hablar de la llegada al mercado réflex de marcas como Sony o Panasonic.

"Nuestra principal ventaja frente a las marcas electrónicas es que llevamos haciendo cámaras casi 70 años", apunta. En este sentido, no se muestra partidario de entrar en ninguna guerra de precios con los nuevos competidores, indicando que la prioridad es crear herramientas capaces de obtener imágenes de calidad, y que el precio es una cuestión posterior.

No obstante, Iwashita si reconoce que las cámaras SLR digitales son aún más caras que los modelos tradicionales de película, por lo que gradualmente habrá que ir bajando los precios.

Fuentes y más información
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar