• Sony NEX-7: primeras muestras
  • Asus Eee Pad Slider: análisis
Prueba de producto
NUEVOS INGREDIENTES PARA UNA RECETA PARECIDA

Canon PowerShot S100: análisis

 
22
NOV 2011

Convertida ya en un referente entre las cámaras que combinan unas prestaciones avanzadas y un tamaño de bolsillo, a primera vista podría parecer que Canon no ha arriesgado demasiado al concebir la nueva PowerShot S100. Muy parecida por fuera a su predecesora, ahí se acaban las similitudes: el GPS integrado, el zoom de 24-120 milímetros y sobre todo un nuevo CMOS de 12 megapíxeles y 1/1,7 de pulgada marcan el nuevo tiempo. Excelente en diseño y manejo, más rápida y con vídeo Full HD, los resultados también mejoran ligeramente en lo que a control de ruido se refiere. Con un poco de cuidado al exponer (ay, esas luces altas...) y algo de paciencia con las aberraciones cromáticas, no nos cansaremos de llevarla en el bolsillo.

Sin hacer demasiado ruido, primero la Canon PowerShot S90 y luego la S95 se han hecho su propio hueco en el segmento de las compactas de altos vuelos. No fueron las primeras ni se salieron del guión habitual, pero ofrecen algo único: son las más pequeñas de su clase y las únicas realmente pensadas para llevar siempre en el bolsillo.

Canon PowerShot S100
Canon PowerShot S100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Basándose en esta misma idea, ahora es el turno de la PowerShot S100, que le da un buen lavado de cara a las especificaciones de sus predecesoras. Nuevo sensor, nueva óptica, nuevo procesador, vídeo Full HD, GPS integrado... la receta es la misma, pero los ingredientes han variado. ¿Y el resultado?

Sujeción mejorada

Fiel a la sobria estética de esta saga, la firma japonesa ha jugado bastante bien la baza del diseño, retocando sólo los detalles pero manteniendo la esencia de la cámara. Y es que el comedido tamaño y la discreción -sobre todo en la versión en negro- constituyen uno de sus mejores argumentos.

Canon PowerShot S100
Canon PowerShot S100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon PowerShot S100
Canon PowerShot S100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tomando buena nota de las críticas recibidas, se ha optado por añadir una ligerísima empuñadura frontal y un punto de apoyo trasero para el pulgar. Dos pequeños detalles que, es cierto, contribuyen a mejorar la sujeción de la cámara.

Más allá de la recolocación de algunos botones, lo más importante es que el anillo frontal sigue en su sitio como pieza clave del manejo de esta cámara. De hecho, todavía seguimos preguntándonos a qué espera la competencia para copiar una idea tan buena como ésta.

Canon PowerShot S100
Canon PowerShot S100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

A través de un botón dedicado se puede seleccionar la función que desempeñará este anillo. Las opciones son muy variadas: desde el control de la sensibilidad, la exposición o el zoom por pasos (nuestras preferidas), hasta el enfoque manual, el formato o el ajuste del balance de blancos, entre otras.

Canon PowerShot S100
Canon PowerShot S100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon PowerShot S100
Canon PowerShot S100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tampoco podemos olvidar que el citado botón para ajustar la función del anillo también puede configurarse para convertirse en un acceso directo a algunas de las muchas funciones de la cámara.

En la parte trasera, el dial ejerce una notable función secundaria para, por ejemplo, controlar la exposición o navegar por los menús. Dado el nivel de la cámara, se agradecería una rueda al alcance del pulgar. Aun así, y teniendo en cuenta las limitaciones de espacio, el manejo está en general muy bien resuelto.

Canon PowerShot S100
Canon PowerShot S100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon PowerShot S100
Canon PowerShot S100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Como ya es habitual, la mayoría de funciones se agrupan en un menú vertical que aparece a la izquierda de la pantalla al pulsar el botón central ("FUNC/SET") del dial trasero. Como ya veremos, el acceso a algunas funciones básicas (ráfaga y enfoque, por ejemplo) está más escondido de la cuenta.

Más angular

Aunque es cierto que el nuevo CMOS de 1/1,7 de pulgada y 12 megapíxeles se lleva gran parte del protagonismo, el zoom de 5 aumentos es otra de las razones que justifica la llegada de la S100. Frente al objetivo de 28-112 milímetros visto hasta ahora en esta saga, la S100 apuesta por un interesantísimo 24-120 milímetros.

Con una luminosidad máxima de f2 en su posición más angular, la cosa acaba bastante peor; concretamente, a f5.9 cuando llegamos a los 120 milímetros. Respecto al resto del recorrido, a 28 milímetros disponemos de un f2.2, a 35 milímetros la luminosidad es de f2.8, y a 50 milímetros ya hay que conformarse con un pobre f4.

Canon PowerShot S100
Canon PowerShot S100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon PowerShot S100
Canon PowerShot S100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En el otro extremo, la S100 permite cerrar el diafragma hasta f8 y cuenta con un filtro de densidad neutra de tres pasos que nos permitirá aprovechar la máxima apertura para lograr desenfocar el fondo incluso cuando nos enfrentemos a escenas con demasiada luz.

Muestras: zoom
Las fotografías se han realizado con una Canon PowerShot S100.
las fotografías se han realizado con una canon powershot s100.
24 mm
las fotografías se han realizado con una canon powershot s100.
120 mm

Los resultados son muy correctos en cuanto a nitidez y distorsión para una óptica con unas dimensiones tan limitadas. Menos contentos estamos con las aberraciones cromáticas que se manifiestan en forma de halos púrpura en las zonas más contrastadas.

Muestras: 12 MP
Las fotografías se han realizado con una Canon PowerShot S100.
las fotografías se han realizado con una canon powershot s100.
las fotografías se han realizado con una canon powershot s100.
las fotografías se han realizado con una canon powershot s100.
las fotografías se han realizado con una canon powershot s100.
las fotografías se han realizado con una canon powershot s100.
las fotografías se han realizado con una canon powershot s100.

El enfoque automático funciona de forma muy correcta, aunque ni su arranque ni su velocidad general lo sitúan por delante de la media. Como novedad -inexplicablemente, se trata de una función que no estaba presente en las generaciones anteriores-, la S100 permite desplazar el punto de enfoque a cualquier zona de la imagen, en lugar de tener que conformarnos sólo con el modo central.

Canon PowerShot S100
Canon PowerShot S100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

No obstante, Canon ha dejado a medias los deberes: para modificar la posición de este punto de enfoque hay que entrar en el menú de ajustes, seleccionar esta opción y presionar el botón pertinente. Nada menos que tres pasos.

Respecto a la estabilización óptica, en la posición más angular podemos obtener resultados sin trepidación hasta 1/8 de segundo; si estiramos el zoom hasta los 120 milímetros, mejor no bajar de 1/15 de segundo.

Ocho fotos en un segundo

Como es bien sabido a estas alturas, una de las principales ventajas de los captores CMOS es su velocidad. El caso de la S100 no es una excepción, y la cámara sale ganando con claridad en este terreno respecto a sus predecesoras.

Las cifras son bastante espectaculares: frente a los apenas 2 disparos por segundo de la generación anterior, el nuevo modelo dispone de una modalidad de ráfaga que se acerca a los 10 fotogramas por segundo.

Canon PowerShot S100
Canon PowerShot S100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon PowerShot S100
Canon PowerShot S100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Se trata, eso sí, de una función con truco: sólo es accesible a través del menú de escenas -incompatible, por tanto, con los ajustes manuales- y está limitada a 8 disparos consecutivos en JPEG. Por tanto, si queremos aprovechar todas las prestaciones de la cámara, mejor nos quedaremos con las ráfagas convencionales, de aproximadamente 2,5 disparos por segundo.

Canon PowerShot S100
Canon PowerShot S100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Más allá de la velocidad de disparo, la S100 mantiene buena parte de las prestaciones ya vistas en modelos anteriores, como una función HDR que fusiona tres disparos consecutivos y un buen surtido de filtros creativos ("nostálgico", "miniatura", "ojo de pez"...), todos ellos con diferentes grados de ajustes y unos efectos muy bien conseguidos. Desgraciadamente, y según hemos podido comprobar, no es posible aplicarlos durante la grabación de secuencias de vídeo.

Canon PowerShot S100
Canon PowerShot S100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Con la velocidad de encendido (unos 2 segundos hasta tomar la primera foto) y la agilidad general ocurre algo parecido que con el enfoque automático: la S100 es bastante rápida, pero no se impone en su segmento en esta asignatura pese a la llegada del nuevo procesador DiGIC V.

Entre sus novedades, no nos olvidamos tampoco de la incorporación de un receptor GPS. Su uso no tiene ningún misterio: una vez activada la correspondiente función en espacios abiertos, la cámara necesita poco más de un minuto para recibir señal y comenzar a grabar la posición de cada imagen. Opcionalmente, también se puede mantener el GPS conectado incluso con la cámara apagada, aunque lógicamente esto pasa factura a la batería.

Canon PowerShot S100
Canon PowerShot S100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon PowerShot S100
Canon PowerShot S100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Teniendo en cuenta que la cámara no anda muy sobrada de autonomía (apenas unos 200 disparos), tal vez sea mejor usar esta función de GPS con bastante mesura. O todavía mejor: llevar siempre encima una batería de repuesto.

CMOS y DiGIC V

Pero si hay algo que distingue a estas cámaras de otras, esto es el tamaño de su sensor. Más grande que el de la mayoría de compactas, es capaz de ofrecer -al menos por ahora- unos mejores resultados en cuanto a control del ruido.

Canon PowerShot S100
Canon PowerShot S100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

No es de extrañar, por tanto, que en el caso de la S100 se haya pasado de un CCD a un CMOS, pero sin alterar sus dimensiones, que se mantienen en 1/1,7 de pulgada, lo habitual en este segmento. La resolución, eso sí, se eleva de 10 a 12 megapíxeles.

Muestras: sensibilidad
Las fotografías se han realizado con una Canon PowerShot S100. Haz clic en la imagen para ver un recorte.
las fotografías se han realizado con una canon powershot s100. haz clic en la imagen para ver un recorte.
80 ISO
las fotografías se han realizado con una canon powershot s100. haz clic en la imagen para ver un recorte.
100 ISO
las fotografías se han realizado con una canon powershot s100. haz clic en la imagen para ver un recorte.
200 ISO
las fotografías se han realizado con una canon powershot s100. haz clic en la imagen para ver un recorte.
400 ISO
las fotografías se han realizado con una canon powershot s100. haz clic en la imagen para ver un recorte.
800 ISO
las fotografías se han realizado con una canon powershot s100. haz clic en la imagen para ver un recorte.
1.600 ISO
las fotografías se han realizado con una canon powershot s100. haz clic en la imagen para ver un recorte.
3.200 ISO
las fotografías se han realizado con una canon powershot s100. haz clic en la imagen para ver un recorte.
6.400 ISO

Pero, más allá de los números, son los resultados lo único que puede responder a la pregunta que todos nos hicimos al ver las especificaciones de la S100 sobre el papel: ¿se nota alguna mejora respecto a las PowerShot S95 y S90?

Muestras: sensibilidad alta
Las fotografías se han realizado con una Canon PowerShot S100.
las fotografías se han realizado con una canon powershot s100.
las fotografías se han realizado con una canon powershot s100.
las fotografías se han realizado con una canon powershot s100.
las fotografías se han realizado con una canon powershot s100.
las fotografías se han realizado con una canon powershot s100.
las fotografías se han realizado con una canon powershot s100.

La S100 ofrece un excelente rendimiento, pero eso tampoco es una gran novedad en comparación con lo que en su día vimos en la S95. El aumento de resolución no parece aportar gran cosa en la inmensa mayoría de escenas, aunque la buena noticia es que no sólo no pasa factura en cuanto al rendimiento con sensibilidades altas, sino que en este sentido el nuevo CMOS se impone.

Basta comparar dos tomas -separadas en el tiempo pero en idénticas condiciones- para comprobar que, en lo que respecta a control de ruido y nivel de detalle, la nueva S100 da un paso adelante.

Foto: Quesabesde
Fotografías realizadas con una Canon PowerShot S100 (izquierda) y una Canon PowerShot S95 (derecha). Haz clic en la imagen para ver la comparación a tamaño real.

Menos suerte parece haber con el rango dinámico. Las luces altas se le siguen resistiendo a esta cámara, y esto, unido a su tendencia a sobreexponer ligeramente las imágenes, puede convertirse en un problema que cobra vida en forma de zonas quemadas e imágenes algo lavadas que piden a gritos más contraste.

Muestras: RAW
Las fotografías se han realizado con una Canon PowerShot S100. Imágenes tomadas en RAW y procesadas con Adobe Lightroom 3.6 (RC). Haz clic bajo cada fotografía para descargar el archivo original en formato RAW.

Ni que decir tiene que cuidar mucho la medición y disparar en formato RAW pueden ser dos grandes ideas para quienes quieran aprovechar al máximo las posibilidades de esta cámara.

Vídeo Full HD

De la mano de su CMOS, la S100 se atreve también con la grabación de vídeo Full HD, convirtiéndose así en la primera de este segmento de compactas avanzadas en ofrecer tal posibilidad.

Canon PowerShot S100
Canon PowerShot S100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La cámara graba archivos de 1920 x 1080 puntos a 24 fotogramas por segundo (en formato MOV y con compresión MPEG-4), pero también ofrece la opción de trabajar con iFrame (optimizado para editar con el iMovie de Apple) o realizar secuencias de alta velocidad: 120 fotogramas por segundo con un tamaño de cuadro de 640 x 480 píxeles, o 240 fotogramas reduciendo su tamaño a 320 x 240.

Sin ninguna opción de control manual, rebuscando un poco hemos descubierto que el vídeo sí se puede combinar con el llamado "efecto miniatura", creándose una especie de secuencias en "time-lapse" bastante aparentes.

Pese a esas limitaciones de control y al molesto ruido del zoom al modificar las focales, los resultados nos han sorprendido gratamente: excelente nivel de detalle, color y saturación y unas secuencias muy fluidas.

Una buena puesta a punto

Con un precio oficial que ronda los 450 euros, está claro que la Canon PowerShot S100 no es una de esas gangas que inviten a la compra impulsiva. Teniendo en cuenta cómo están las cosas de la economía, quienes puedan sobrevivir sin el vídeo Full HD, con algo menos de velocidad y renunciando a unas sensibilidades mejor conseguidas, seguro que los menos de 300 euros que cuesta ahora mismo la excelente S95 les parecerán un trato más justo.

Aclarado este punto, la S100 es una pequeña gran cámara. Su diseño es, sencillamente, de sobresaliente, con una rueda frontal digna de matrícula de honor que incluso nos podría hacer olvidar alguna que otra pequeña metedura de pata.

Canon PowerShot S100
Canon PowerShot S100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El rendimiento tampoco se queda atrás: excelentes resultados tanto en las instantáneas como en el vídeo, mejoras notables en el control del ruido respecto a la generación anterior y todo tipo de controles avanzados para los usuarios más exigentes.

Como siempre, todavía hay detalles por pulir (medición, aberraciones, rango dinámico...), y más aún en una cámara de este precio. Pero, en conjunto, no nos cabe ninguna duda de que la S100 es, ahora mismo, la mejor opción para quienes buscan una compacta capaz y realmente pequeña.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Productos relacionados (2)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar