• Nikon D7100: primeras muestras
  • Orange Daytona (Huawei Ascend G510): análisis
Prueba de producto
MáS QUE UN EXPERIMENTO

Canon PowerShot N: toma de contacto

 
3
ABR 2013
Iker Morán   |  Madrid / Barcelona

Una cámara cuadrada que no parece una cámara, sin un disparador al uso y con un sistema de manejo bastante diferente a lo acostumbrado. Con esta carta de presentación no es de extrañar que casi de forma inconsciente hubiésemos archivado ya la nueva Canon PowerShot N en la carpeta de rarezas. Otro simple experimento para llamar la atención. O eso pensábamos hasta que hemos podido tener entre las manos esta compacta de 12 megapíxeles, que con su peculiar aspecto, su pantalla táctil y la conexión Wi-Fi pretende plantar cara a los teléfonos móviles.

¡Qué monada! Aunque no hay ningún estudio al respecto, es posible que esta expresión sea la más escuchada la primera vez que se pone una Canon PowerShot N sobre la mesa. Su reducido tamaño y sobre todo las peculiares formas de esta compacta no dejan indiferente a casi nadie.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
La peculiar Canon PowerShot N en sus dos versiones: blanca y negra.

Pero, ¿hay algo más o se trata de un simple ejercicio de originalidad para ganarse un lugar en los titulares? Eso mismo nos preguntábamos cuando hace unos días tuvimos la oportunidad de pasar unos minutos con un par de unidades de preproducción de la que aspira a ser la compacta más original del momento.

Cuadrada

Tal vez por el recuerdo de aquella PowerShot TX1 de la que nunca más se supo o por la imagen un tanto conservadora que tenemos de Canon, el caso es que la PowerShot N despertó nuestro escepticismo nada más ser anunciada.

Canon PowerShot N
Canon PowerShot N
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Con los teléfonos móviles como potencial enemigo a batir, la falta de algo parecido en el escaparate para usar como punto de referencia a la hora de plantear cualquier posible comparación siempre suscita esta desconfianza inicial.

Pese a estas reticencias, la primera impresión es buena. Antes incluso de tenerla entre las manos, porque el precio (unos 330 euros) es alto, pero no desorbitado como ocurre a veces con algunos experimentos condenados a fracasar en el escaparate.

Canon PowerShot N
Canon PowerShot N
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Canon PowerShot N
Canon PowerShot N
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Superada la cuestión monetaria, es momento de pasar a la acción. Con una simetría cuadriculada que impacta bastante, la construcción de la cámara es mejor de lo esperado. Suponiendo que esperásemos plástico, claro. Disponible en dos colores, el texturizado de la versión negra nos gustó, aunque el resultón acabado en blanco posiblemente llame más la atención.

Canon PowerShot N
Canon PowerShot N
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Canon PowerShot N
Canon PowerShot N
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Con unas formas claramente diferentes que requieren cierto tiempo de adaptación, aquí no sólo no hay empuñadura: por no haber, tampoco hay apenas botones. Sólo cuatro en realidad: para encender y apagar la cámara, reproducir las imágenes en la pantalla, conectarse a la red Wi-Fi y activar los filtros.

Canon PowerShot N
Canon PowerShot N
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Y es que todo el protagonismo es para la pantalla de 2,8 pulgadas, abatible y táctil. Por lo poco que hemos podido probar, su funcionamiento es muy ágil, en línea con lo visto en los últimos modelos de Canon dotados de un monitor de este tipo, y bastante intuitivo, al menos si no perdemos de vista que se trata de una cámara pensada -más que nunca- para trabajar en automático.

Canon PowerShot N
Canon PowerShot N
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Canon PowerShot N
Canon PowerShot N
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Sus reducidas dimensiones, por cierto, obligan a utilizar tarjetas microSD y una batería bastante pequeña. Habrá que ver cómo afecta este último detalle a la autonomía de una cámara que hace del Wi-Fi y la pantalla táctil dos de sus bazas.

Otra forma de disparar

La práctica ausencia de botones plantea dos preguntas urgentes nada más sostener la cámara entre las manos. ¿Y el zoom? ¿Y el disparador? La primera es más sencilla: un anillo se encarga de controlar las focales de este objetivo estabilizado de 8 aumentos, que ofrece unas focales equivalentes a 28-224 milímetros. Es cierto que su limitado grosor hace que cueste un poco cogerle el punto, pero el control del zoom mediante un anillo de este tipo no deja de ser una opción bastante natural y cómoda.

Canon PowerShot N
Canon PowerShot N
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Canon PowerShot N
Canon PowerShot N
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Mucho menos habitual es el segundo anillo de esta PowerShot N, al que le toca ejercer la singular tarea de disparador. En efecto, a falta de un botón al uso, es este pequeño mando situado entre el cuerpo y el objetivo el que integra los dos disparadores: uno en la parte superior y otro en la inferior. Ya puestos, no hubiera venido mal disponer de otros dos pulsadores en los laterales para asegurarse de que, sea cual sea la posición, el disparo resulte sencillo.

Canon PowerShot N
Canon PowerShot N
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

¿Original? Sin duda. ¿Cómodo? Cuesta acostumbrarse, la verdad. Aunque está delimitado por una zona rugosa, al ser tan pequeño y estar tan pegado al control del zoom no siempre resulta muy ergonómico. Posiblemente sea una cuestión de tiempo hacerse con la postura de sujeción y vencer el instinto que lleva el dedo al lugar donde siempre han estado los disparadores.

Filtros

Para dejar bien claro qué es lo importante en esta cámara, la PowerShot N dedica dos de sus cuatro mandos a la conexión Wi-Fi y los filtros. Resulta curiosa esta segunda modalidad: basta con activar el interruptor situado en uno de los laterales para que, a partir de un solo disparo, la cámara genere media docena de versiones.

Canon PowerShot N
Canon PowerShot N
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

No sólo se aplican diferentes filtros al más puro estilo Instagram, sino que también se realizan diversos recortes y reencuadres a la foto. En los retratos, por cierto, hemos podido comprobar que este automatismo funciona bastante bien a la hora de reencuadrar gracias a la tecnología de detección facial.

Canon PowerShot N
Canon PowerShot N
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Canon PowerShot N
Canon PowerShot N
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

La conexión inalámbrica, por su parte, funciona de forma similar a lo visto en la EOS 6D, por citar un ejemplo reciente. Podemos vincular la cámara a un smartphone para transferir las imágenes automáticamente a éste o bien configurarla -aunque este paso requiere algo más de tiempo la primera vez- para compartirlas en redes sociales o enviarlas por correo desde la propia cámara.

Dará que hablar

Aunque las especificaciones puramente fotográficas (sensor CMOS de 12 megapíxeles, grabación de vídeo Full HD, tecnología HS de alta velocidad...) podrían parecer casi anecdóticas ante prestaciones más llamativas y mediáticas, sería un error no tenerlas en cuenta. Y es que, pese a nuestra errónea idea inicial, detrás de ese alarde de originalidad en cuanto a diseño y ergonomía se esconde una compacta bastante completa y con ciertas aspiraciones en cuanto a calidad de imagen.

Canon PowerShot N
Canon PowerShot N
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Aclarado por tanto que la PowerShot N no es sólo un experimento o un globo sonda de Canon para tantear o llamar un poco la atención, habrá que ver si el mercado fotográfico está preparado para tanta modernidad o si lo de hacer frente a los smartphones era sólo un farol.

Una duda nos corroe: ¿lo de la forma cuadrada es un sutil homenaje a ese proyecto de cámara llamada Socialmatic que pretende traer Instagram al mundo real?

Nota: las tarjetas de memoria y los trípodes que aparecen fotografiados en este artículo han sido cedidos, respectivamente, por SanDisk y Vanguard como parte de sendos acuerdos publicitarios alcanzados entre estas compañías y QUESABESDE.COM.

Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar