Actualidad

La olvidada serie G de Canon resucita con la nueva PowerShot G7

 
14
SEP 2006

Tras más de dos años en el mercado, la veterana PowerShot G6 ha vivido hoy uno de los relevos más dilatados del panorama fotográfico digital. Canon ha desvelado la PowerShot G7, que con un sensor de 10 megapíxeles, un procesador DiGIC III, un zoom estabilizado de 6x y una sensibilidad de hasta 1600 ISO se convierte en la compacta más avanzada del catálogo de la firma nipona.

Aunque muchos daban por jubilada la saga de compactas PowerShot G de Canon -en clara competencia con sus propias réflex de gama baja-, la recién presentada G7 no sólo contradice esta teoría, sino que relanza una de las más inveteradas familias del catálogo canonista y la dota de poderosos argumentos.

Dos años de espera han servido a la compañía para someter a su G6 a un profundo proceso de renovación en el que pocas piezas han quedado a salvo. De entrada, el sensor de 7 millones de puntos da un salto considerable para sumarse a la nueva moda de la decena de megapíxeles.

Canon PowerShot G7
Canon PowerShot G7

Pese a que el tamaño del CCD se mantiene fiel a esas 1/1,8 pulgadas, la G7 se atreve a elevar la sensibilidad hasta 1600 ISO. También se incluye un modo escénico que aumenta este valor hasta los 3200 ISO, aunque la resolución final de la captura disminuye a 1600 x 1200 píxeles.

En cualquier caso, será la nueva generación del conocido procesador DiGIC (la G7 estrena la versión III junto al trío de Digital IXUS presentadas también hoy) la encargada de lidiar con esta explosiva combinación de resolución y sensibilidad.

Zoom estabilizado
El objetivo integrado en la G7 es otro de los puntos de interés, tanto por su zoom de 6 aumentos ópticos como por el estabilizador de imagen IS implementado. Así, la nueva compacta es capaz de moverse entre unas focales que van desde los 35 a los 210 milímetros, con una luminosidad máxima de f2.8-4.8.

Canon PowerShot G7
Canon PowerShot G7

El autofoco de 9 puntos llega reforzado por un nuevo sistema de enfoque con prioridad al rostro, con el que puede obtenerse -sostiene Canon- la exposición perfecta en la cara del sujeto retratado. La más avanzada de las PowerShot dispone asimismo de una distancia mínima de enfoque de 1 centímetro.

En su parte superior, la G7 incorpora una zapata a la que es posible acoplar flashes externos. Canon recomienda concretamente sus Speedlite 220EX, 430EX y 580EX.

RAW sacrificado
Pese a la evidente apuesta de Canon por convertir esta compacta en uno de sus nuevos baluartes, la G7 experimenta un retroceso respecto a los modelos anteriores de la saga. Así, la remozada cámara llega con el formato JPEG como única opción de grabación, mientras que en la G6 era posible capturar fotografías también en RAW.

Lo que sí se ha mantenido han sido los controles manuales de la cámara, que permiten ajustar la exposición tanto con los clásicos modos PASM como mediante escenas.

Canon PowerShot G7
Canon PowerShot G7

Estas opciones pensadas para los aficionados más exigentes no son óbice para que la G7 ofrezca también funciones más populares, como la posibilidad de que las imágenes aceptadas se vayan almacenando en diferentes carpetas, de acuerdo a categorías configuradas por el usuario.

Para todo ello, la G7 recurre -a falta de memoria interna- a su ranura compatible con tarjetas SD Card y MMC, así como con el nuevo estándar de alta capacidad SDHC.

Sonido para nostálgicos
El diseño de la cámara ha sufrido una revisión integral respecto al de los modelos anteriores. Según Canon, se ha conseguido conferir un cierto aire clásico a las líneas del cuerpo, de aspecto negro mate.

Dos diales a ambos lados del visor óptico -uno de los cada vez más escasos supervivientes entre las compactas- se encargan de controlar los modos de disparo y la sensibilidad. En la parte posterior, la pantalla de 2,5 pulgadas y 207.000 píxeles de resolución está acompañada por una nueva rueda de manejo circular.

Las reminiscencias clásicas de la cámara llegan incluso al sonido del obturador. Como curiosidad, Canon comenta que los usuarios más nostálgicos podrán hacer que la nueva G7 imite el sonido de modelos tan míticos como la T90 y la F1.

No han trascendido todavía ni el precio ni la fecha de lanzamiento de la nueva PowerShot G7 en Europa. En el mercado estadounidense aterrizará el próximo mes de octubre con un precio aproximado de 600 dólares.

Actualización: Canon Alemania ha informado, por fin, que el precio de lanzamiento de la PowerShot G7 es de 550 euros.

Productos relacionados (2)
Artículos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar