• Olympus Pen-F: primeras muestras
  • Microsoft Lumia 950: análisis fotográfico
Prueba de producto
Canon PowerShot G5 X
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Canon PowerShot G5 X: análisis

20
3
FEB 2016
Texto: Iker Morán  |  Fotos: Álvaro Méndez

Ya lo dijimos la primera vez que nos cruzamos con ella: la PowerShot G5 X de Canon tenía todos los ingredientes para convertirse en una de las compactas preferidas del momento. Aunque entonces nos quedamos con ganas de probarla y ha habido que esperar unos cuantos meses, tras pasar varias semanas con este modelo entre las manos se confirma aquella primera teoría: efectivamente estamos ante una de esas cámaras que no cuesta nada recomendar. Bueno, sí, casi 700 euros.

Por ese precio -y con el propósito de hacer un resumen rápido para los que anden con prisa- tenemos una G7 X con visor electrónico integrado, pantalla articulada y una mejor ergonomía. Así de simple y así de interesante.

Canon PowerShot G5 X
Canon PowerShot G5 X
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En el interior, el mismo CMOS de una pulgada y 20 megapíxeles que ha servido para conformar una nueva generación de compactas realmente interesantes, y que tras el éxito conseguido por Sony en este campo con sus RX100, ahora también le está permitiendo a Canon poner al día sus PowerShot G.

Visor, pantalla y ergonomía

El diseño de la G5 X resulta bastante curioso a primera vista. La apuesta por un visor central y unas líneas que recuerdan a las réflex tradicionales hace pensar en una especie de compacta de bolsillo hormonada.

Crece en altura por el citado visor, gana en agarre con la incorporación de una empuñadura bastante bien rematada, y la pantalla articulada también le da un punto más de volumen al conjunto. Con todo, no podemos hablar de una cámara grande, por mucho que, comparada con la G7 X en la que está inspirada, haya perdido ese encanto de los modelos de bolsillo.

canon powershot g5 xcanon powershot g5 xcanon powershot g5 xcanon powershot g5 xcanon powershot g5 xcanon powershot g5 x
Pequeña y con visor

El visor electrónico de 2,36 millones de puntos presume de un refresco y una calidad excelentes. Es uno de los grandes argumentos de una cámara que -por tamaño- no da pereza llevar encima

canon powershot g5 x
Canon PowerShot G5 X
Álvaro Méndez (Quesabesde)
canon powershot g5 x
Canon PowerShot G5 X
Álvaro Méndez (Quesabesde)
canon powershot g5 x
Canon PowerShot G5 X
Álvaro Méndez (Quesabesde)
canon powershot g5 x
Canon PowerShot G5 X
Álvaro Méndez (Quesabesde)
canon powershot g5 x
Canon PowerShot G5 X
Álvaro Méndez (Quesabesde)
canon powershot g5 x
Canon PowerShot G5 X
Álvaro Méndez (Quesabesde)

En cualquier caso –y eso es de lo que se trata- estamos ante un modelo suficientemente pequeño como para que no dé pereza llevarlo siempre encima y colarlo en cualquier bolsa. Además, el precio a pagar por el aumento de tamaño seguro que compensa a muchos. Al menos a quienes siempre prefieren una buena empuñadura a la que echar mano y no pueden trabajar sin visor.

Precisamente el visor electrónico integrado -con una resolución de 2,36 millones de puntos y un refresco y una calidad excelentes- es uno de los puntos fuertes de esta cámara y posiblemente el argumento principal para justificar su existencia junto a la G7 X, con la que -como hemos dicho- comparte sensor y óptica.

canon powershot g5 x
Canon PowerShot G5 X
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Mandos como el dial frontal o el anillo en el barril de la óptica hacen que usar esta G5 X sea cómodo e intuitivo

Además del visor con un pequeño flash integrado en la parte superior, otro rasgo que llama la atención en el diseño de la cámara es su dial frontal. Una posición aparentemente extraña, pero que a la hora de la verdad resulta muy práctica para cambiar los ajustes e incluso trabajar sin tener que separar el ojo del visor.

Este dial, unido a la rueda de compensación de la exposición, el excelente mando alrededor del barril de la óptica y los diferentes accesos directos y mandos configurables, hacen que usar esta G5 X sea algo realmente cómodo e intuitivo.

Enfoque y disparo

En líneas generales no tenemos quejas sobre la velocidad general de la cámara. Tampoco sobre el tiempo de reacción de la puesta en marcha ni la precisión y agilidad del sistema de enfoque automático. En modo de seguimiento tiene sus límites, claro, pero eso es algo común a la inmensa mayoría de compactas e incluso a modelos sin espejo de óptica intercambiable.

Pero en el día a día y en la inmensa mayoría de situaciones la cámara responde bien, incluso cuando no hay mucha luz en la escena.

La ráfaga en RAW cae escandalosamente hasta apenas un disparo por segundo. Otra queja: durante los días de prueba, sin apenas usar el vídeo, no ha sido posible pasar de los 200 disparos con una sola carga

canon powershot g5 x
Canon PowerShot G5 X
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La velocidad de disparo aparentemente tampoco está nada mal, con algo más de 6 fotogramas por segundo que, aunque no llegan a los 10 de sus principales competidoras –las RX100 de Sony-, son más que suficientes. El problema se presenta si decidimos no trabajar en JPEG, porque la cadencia disparando en RAW cae escandalosamente hasta apenas un disparo por segundo.

Otra queja, ahora que hemos cogido carrerilla: la autonomía de la batería. Durante los días de prueba que hemos compartido con esta PowerShot -y sin apenas usar el vídeo- no ha sido posible pasar de los 200 disparos con una sola carga. Sin duda otro de los puntos a mejorar en futuras generaciones.

Excelentes resultados

Como ya hemos dicho, la configuración básica de esta G5 X es la misma que la de la G7 X. Es decir, un CMOS de una pulgada y 20 megapíxeles y un zoom de 4,2 aumentos que rinde unas focales equivalentes a 25-100 milímetros en paso universal y con una luminosidad máxima de f1.8-2.8.

Muestras: 20 MP
Fotografía realizadas con una Canon PowerShot G5 X
fotografía realizadas con una canon powershot g5 x
fotografía realizadas con una canon powershot g5 x
fotografía realizadas con una canon powershot g5 x
fotografía realizadas con una canon powershot g5 x
fotografía realizadas con una canon powershot g5 x
fotografía realizadas con una canon powershot g5 x

Aunque disparar a 1.600 ISO no es una locura, quienes quieran extraer todo el potencial de la cámara será mejor que trabajen en RAW con este parámetro

Una carta de presentación excelente, puesto que llega con las buenas referencias de su hermana pequeña en cuanto a rendimiento y calidad de imagen. Aunque el objetivo flaquea un poco en las esquinas en su focal más angular y trabajando con la máxima apertura, lo cierto es que el rendimiento general de cámara y óptica es sobresaliente.

Trasladado al lenguaje práctico de quien está buscando una cámara, esta G5 X ofrece una calidad de imagen más que suficiente para que la mayoría de usuarios se puedan enfrentar a casi cualquier escena o para quienes buscan reforzar su equipo con un modelo de bolsillo que no dé pereza llevar siempre encima.

Muestras: 20 MP
Fotografía realizadas con una Canon PowerShot G5 X
fotografía realizadas con una canon powershot g5 x
fotografía realizadas con una canon powershot g5 x
fotografía realizadas con una canon powershot g5 x
fotografía realizadas con una canon powershot g5 x
fotografía realizadas con una canon powershot g5 x
fotografía realizadas con una canon powershot g5 x

El control del ruido no es un problema, aunque es verdad que en los archivos JPEG se abusa un poco -en algunos casos- de la reducción a costa de nitidez. Aunque disparar a 1.600 ISO no es una locura, quienes quieran extraer todo el potencial de la cámara en estas circunstancias será mejor que trabajen en RAW y revelen con un poco de mimo la imagen. El rango dinámico, sobre todo en las escenas con más luz, también nos lo agradecerá.

En lo tocante al vídeo, tampoco hay cambios respecto a la G7 X, con clips de 1920 x 1080 píxeles a 50p, 25p y 24p y un flujo de datos de 35 Mbps. Se echa de menos la resolución 4K, sobre todo si entramos a compararla con la Sony RX100 IV.

Muestras: RAW
Fotografía realizadas con una Canon PowerShot G5 X
Una buena elección

¿Qué echábamos de menos en la G7 X? Una ergonomía un poco más consistente y un visor integrado. Dicho y hecho. La respuesta es esta PowerShot G5 X, que por un poco más de dinero –la diferencia es de unos 100 euros- y volumen ofrece justo eso que muchos pedían al modelo más pequeño.

Por lo demás la esencia es la misma, con una excelente combinación entre un sensor de potencial más que probado a estas alturas y un objetivo 24-100 mm f1-8-2.8 que por focal se impone a la competencia. Zoom interesante y además muy luminoso, lo que unido al filtro de densidad neutra que incorpora la cámara permitirá mucho juego a la hora de controlar la profundidad de campo de las tomas.

canon powershot g5 x
Canon PowerShot G5 X
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La G5 X con una bolsa Light Delight Foldable Backpack.

Si el presupuesto alcanza y el tamaño de bolsillo no es nuestra prioridad frente a la pantalla articulada o el visor, esta G5 X es una buena opción

La limitada autonomía y la muy mejorable ráfaga en RAW son algunos de los contados peros que podemos ponerle a una cámara que, la verdad, nos la llevaríamos de paseo sin apenas dudas. Quienes prefieran algo más compacto, tienen la G7 X o la RX100 IV de Sony, que no solo ha conseguido ofrecer visor integrado sin sacrificar el tamaño, sino que también cuenta con grabación de vídeo 4K.

Pero si el presupuesto alcanza y el tamaño de bolsillo no es nuestra prioridad frente a la ergonomía, la pantalla articulada o el visor, esta G5 X se parece mucho a la cámara que andábamos buscando.

La bolsa que aparece fotografiada en este artículo es una Crumpler Light Delight Foldable Backpack y ha sido cedida como parte de un acuerdo publicitario entre Reflecta y Quesabesde.

Productos relacionados (2)
Artículos relacionados (3)
Prueba de producto
20 / JUL 2016
Prueba de producto
13 / OCT 2015
20
Comentarios
Cargando comentarios