• Panasonic Lumix FZ300: análisis
  • Canon EOS M10: toma de contacto
Prueba de producto
Canon PowerShot G5 X
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Canon PowerShot G5 X: toma de contacto

14
13
OCT 2015
Iker Morán   |  Madrid / Barcelona

Que las compactas con sensor de una pulgada son el mejor refugio de este segmento para protegerse del imparable avance de los teléfonos no es ningún secreto. Pero por si alguien todavía dudaba de ello, Canon ha ampliado con dos modelos su oferta en este campo, configurando una familia G que en poco tiempo se ha convertido en la más completa de su clase.

Algo que, ya con la nueva e interesante PowerShot G5 X entre las manos, lleva irremediablemente a hacer algunas reflexiones en voz alta. Para empezar, los amantes de las G clásicas (G16 en su última versión) ya pueden ir diciendo adiós a esta longeva gama. O mejor dicho, ya pueden decirle hola a su reencarnación con sensor de una pulgada o incluso más grande, si nos acordamos de la a veces un tanto olvidada G1 X Mark II.

Canon PowerShot G5 X
Canon PowerShot G5 X
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
La familia PowerShot G de sensor grande al completo, con las nuevas G9 X y G5 X a la izquierda.

Pero poniendo esta nueva Canon y sus compañeras en el contexto de un mercado cada vez más interesante, está claro que los otros competidores en liza (por ahora Panasonic y Sony) tienen deberes por hacer en lo que a ampliación de gama se refiere. Más en el caso de Sony, que con sus Cyber-shot DSC-RX100 marcó el camino.

Una G7 X con visor

Como siempre, nada mejor para situarse y describir una cámara que recurrir a las comparaciones. En el caso de la nueva G5 X es especialmente fácil: se trata de una G7 X a la que se le ha añadido un visor electrónico y una pantalla articulada.

Tanto el sensor (una pulgada y 20 megapíxeles) como el zoom equivalente a 24-100 milímetros con una luminosidad de f1.8-f2.8 son idénticos. Así que, aunque por ahora no ha habido ocasión de probar su rendimiento, está claro que no encontraremos muchas sorpresas en este sentido. Algo por otra parte interesante si tenemos en cuenta que su hermana pequeña es una de las compactas de bolsillo con mejor calidad de imagen y que el buen rendimiento de ese CMOS de 20 millones de píxeles es a estas alturas de sobra conocido.

canon powershot g5 x
Canon PowerShot G5 X
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
canon powershot g5 x
Canon PowerShot G5 X
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
La G5 X es en esencia una G7 X (a la derecha en ambas imágenes) con visor electrónico integrado.

Así que el protagonista absoluto es el visor electrónico integrado, que por primera vez aparece en esta gama de compactas. Un visor OLED con una resolución de casi 2,4 millones de puntos y que por tamaño, refresco y calidad no dudaríamos en situar entre los mejores de los integrados en una cámara compacta que han pasado por nuestras manos.

Además de ser una prestación que muchos usuarios pedían (tal vez más en el modelo de zoom largo que en esta nueva PowerShot, pero bienvenido sea), el visor también marca el diseño de esta cámara, cuyo aspecto nos recuerda mucho al de la Stylus 1 de Olympus.

Tamaño y agarre

Vistas una junta a la otra, salta a la vista que además del citado visor, la incorporación de una empuñadura refuerza considerablemente el aspecto de la nueva G5 X. Aunque el precio a pagar es el aumento del tamaño y que desaparezca esa idea de compacta de bolsillo, a cambio tenemos entre las manos una cámara con un excelente agarre.

El manejo y la ergonomía también son de nota, con características ya conocidas como la rueda de control situada alrededor de la óptica y novedades como un pequeño dial en la parte frontal que resulta muy cómodo a la hora de -por ejemplo- trabajar en modos manuales.

canon powershot g5 x
Canon PowerShot G5 X
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
canon powershot g5 x
Canon PowerShot G5 X
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Y es que, por supuesto, la cámara cuenta con el clásico surtido de opciones avanzadas, incluidos estos ajustes manuales (también en vídeo, con resolución Full HD a 60p) y formato RAW. ¿Y el 4K que ya ofrecen modelos como la RX100 IV de Sony? De momento Canon se sigue guardando en la guantera esta resolución de vídeo.

La pantalla táctil y articulada (3 pulgadas y algo más de un millón de puntos de resolución) también ayuda a darle ese punto de consistencia y seriedad a la cámara frente al monitor abatible y pensado para selfies de la G7 X. Su funcionamiento, por lo que hemos podido comprobar durante los minutos pasados con la cámara, es muy ágil, y al igual que en la también nueva EOS M10 se añade una función para deslizarse entre los menús que recuerda mucho al funcionamiento de las pantallas de los móviles.

canon powershot g5 x
Canon PowerShot G5 X
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
canon powershot g5 x
Canon PowerShot G5 X
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
La G5 X junto a la G3 X.

Más detalles interesantes son el filtro de densidad neutra integrado (ya lo teníamos en la G7 X) y la zapata para flashes, que sí estrena este modelo. Tampoco falta la conexión Wi-Fi con NFC en la completa lista de prestaciones de una de las PowerShot más tentadoras del momento.

Ampliando gama

Si la también nueva y más asequible G9 X opta por recortar tamaño y prestaciones de la G7 X para conseguir colarla en nuestro bolsillo, con esta G5 X se recorre el camino contrario. Una evolución por un lado lógica pero que tal vez esperábamos encontrar antes en la G3 X de zoom largo.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
La G5 X junto la otra PowerShot que Canon ha presentado hoy, la más pequeña G9 X.

De todos modos, y pese a que el precio también ha subido hasta más allá de los 800 euros (la G7 X puede encontrarse ya por menos de 500), la pregunta que toca hacerse es si el visor, la empuñadura y la pantalla compensan esos 300 euros de más. Aunque, puestos a hacer preguntas en voz alta, se nos ocurre otra: ¿mejor esta G5 X que la Sony RX100 IV? Anotada queda la cuestión en nuestra lista de deberes.

Productos relacionados (2)
14
Comentarios
Cargando comentarios