• DJI Osmo: adiós, trepidaciones
  • Sony RX10 II: análisis
Prueba de producto
Canon PowerShot G3 X
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Canon PowerShot G3 X: análisis

5
10
NOV 2015
Texto: Iker Morán  |  Fotos: Álvaro Méndez

Las compactas con sensor de una pulgada –notablemente más grande de lo habitual- comenzaron siendo una rareza, pero en pocos años han demostrado ser el camino a seguir. Si se trata de marcar distancias respecto a los móviles, las cámaras tienen que presumir de calidad de imagen –algo directamente ligado al tamaño del sensor- y zoom. Y eso es precisamente lo que hace la Canon PowerShot G3 X.

Canon PowerShot G3 X
Canon PowerShot G3 X
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Una receta que, lejos de ser nueva, remite rápidamente a otros dos modelos que juegan en esta misma liga: la ya veterana Panasonic Lumix DMC-FZ1000 y la Sony Cyber-shot RX10 II, más recientemente renovada. En los tres casos la propuesta es igual de interesante, aunque con diferencias en puntos tan importantes como el visor, el vídeo, el precio… Canon es la última en llegar a la fiesta, y como decimos siempre, le toca demostrar que la espera ha merecido la pena.

Sin visor, pero más compacta

El diseño de la G3 X es de esos que no deja indiferente. Y siendo sinceros, hay que reconocer que sus líneas un tanto cuadriculadas hacen que a primera vista no nos resulte tan atractiva como los modelos de la competencia. Pero, como siempre, es solo cuestión de gustos, porque si se trata de aligerar tamaño y peso, Canon lo ha conseguido.

Y es que dentro de este segmento de cámaras con zoom potente y sensor de una pulgada, la G3 X es la que ofrece la óptica de mayor alcance (25x) y el cuerpo más reducido. No es que sea una cámara de bolsillo, pero sí es más pequeña que otras de esta misma categoría, aunque para ello haya que tolerar un cierto desequilibrio entre la prominente óptica y el cuerpo.

canon powershot g3 xcanon powershot g3 xcanon powershot g3 xcanon powershot g3 xcanon powershot g3 xcanon powershot g3 x
El gran sacrificado

Las pequeñas dimensiones del cuerpo -en comparación con otros modelos similares- se llevan por delante el visor electrónico, que puede usarse opcionalmente en la zapata

canon powershot g3 x
Canon PowerShot G3 X
Álvaro Méndez (Quesabesde)
canon powershot g3 x
Canon PowerShot G3 X
Álvaro Méndez (Quesabesde)
canon powershot g3 x
Canon PowerShot G3 X
Álvaro Méndez (Quesabesde)
canon powershot g3 x
Canon PowerShot G3 X
Álvaro Méndez (Quesabesde)
canon powershot g3 x
Canon PowerShot G3 X
Álvaro Méndez (Quesabesde)
canon powershot g3 x
Canon PowerShot G3 X
Álvaro Méndez (Quesabesde)

En cualquier caso, la pregunta es si el precio a pagar por esa reducción de tamaño merece la pena. Y es que la G3 X, a diferencia de la competencia, prescinde del visor electrónico integrado y lo ofrece como accesorio opcional para su zapata. Una decisión tan valiente como arriesgada: las ventajas en tamaño y precio están ahí, pero el tipo de usuario que se acerca a una cámara como esta no suele querer renunciar al visor.

Y la verdad es que nosotros nos apuntamos a esta segunda versión, porque manejar el tele de 600 milímetros de esta cámara -por ejemplo- apuntando desde la pantalla es sumamente complicado. Además, es difícil evitar la sensación de que la próxima generación de esta saga de cámaras ya llegará con este problema corregido, con lo que en cierto modo estamos invirtiendo en un modelo con una caducidad muy marcada.

Aunque disponemos de un dial de modos, otro para la compensación de la exposición, una pequeña rueda de control y diversos botones configurables, no podemos dejar de echar de menos un anillo de control en la óptica

canon powershot g3 x
Canon PowerShot G3 X
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pero tras el tirón de oreja, los cumplidos: nos hemos ido de viaje con la G3 X, y es ahí donde realmente se agradece la apuesta por un diseño algo más compacto pese al sacrificio del visor. Si a eso le sumamos la excelente construcción y el cuerpo sellado y resistente al polvo y el agua, hay que reconocer que esa parte del trabajo está bien hecha.

Tampoco le vamos a poner pegas a la pantalla de 3,2 pulgadas con 1,6 millones de puntos de resolución, control táctil y abatible. Se agradecería que fuera totalmente articulada en algunas situaciones, pero de nuevo la economía de espacio ha primado sobre otros criterios.

De 24 a 600 milímetros

El zoom de 25 aumentos es una de las prestaciones estelares de esta cámara. No porque sea el de mayor alcance del mercado, claro, sino porque se combina con un sensor capaz de ofrecer una excelente calidad de imagen. Algo que no siempre ocurre en las compactas de zoom largo.

El precio a pagar por ello es el tamaño de la óptica. Pese a que la luminosidad cae a f5.6 al desplegarse a 600 milímetros (nada mal si tenemos en cuenta el conjunto, por cierto), el tamaño de la cámara en esta posición es considerable y su ergonomía se resiente un poco.

canon powershot g3 xcanon powershot g3 x
Bastante compacta

Dentro del segmento de cámaras con zoom potente y sensor de una pulgada, la G3 X es la que ofrece la óptica de mayor alcance (25x) y el cuerpo más reducido

canon powershot g3 x
Canon PowerShot G3 X
Álvaro Méndez (Quesabesde)
canon powershot g3 x
Canon PowerShot G3 X
Álvaro Méndez (Quesabesde)

La buena noticia es que podemos controlar el objetivo mediante un cómodo anillo que gestiona el zoom motorizado, e igual que en otras cámaras de este tipo de Canon, en el lateral de la óptica nos encontramos con un botón que nos ayudará a encuadrar y situarnos en la escena cuando la focal sea muy larga. Un botón para el enfoque manual también facilita esta tarea, asignando al mencionado anillo la función de ajustar el enfoque mientras lo presionamos.

Aunque disponemos de un dial de modos, otro para la compensación de la exposición, una pequeña rueda de control y diversos botones configurables, no podemos dejar de echar de menos un anillo de control en la óptica que se encargue bien de los diafragmas –como en el caso de la mencionada RX10 de Sony- o de otros valores de la exposición.

canon powershot g3 x
Canon PowerShot G3 X
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El zoom de 24-600 milímetros cuenta con una luminosidad máxima de f2.8 que cae a f5.6 en la posición de tele

Volviendo al zoom, su cobertura equivalente a 24-600 milímetros lo convierte en el más potente en una cámara de este tipo. Cuenta con un estabilizador de 2 ejes que hace un buen trabajo y ofrece unos 3 pasos de mejora respecto a la velocidad normal de disparo, y sobre todo resulta de gran ayuda al trabajar con el zoom desplegado. A la hora de grabar vídeo, a este estabilizador óptico se le une otro digital para crear lo que Canon bautiza como un estabilizador dinámico de 5 ejes.

El enfoque automático funciona también sin problemas, aunque es verdad que, comparado con el que ofrecen Sony y Panasonic en los modelos de la competencia, el de la G3 X se queda ligeramente por detrás. En todo caso buena nota para el enfoque de seguimiento –interesante para el que se plantee fotografiar deportes con esta cámara-, pero la velocidad de disparo se ralentiza en este caso a una ráfaga de poco más de 3 fotogramas por segundo. La velocidad de disparo con el enfoque fijo y a máxima resolución es de casi 6 fotos por segundo.

No es fácil manejar esos 600 milímetros sin un visor. De todos modos, la pantalla articulada y táctil de 3,2 pulgadas y 1,6 megapíxeles no admite muchas críticas

canon powershot g3 x
Canon PowerShot G3 X
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El tamaño del sensor importa

Más allá de los peros, el notable rendimiento de la óptica en cuanto a resolución, nitidez, contraste y control de las aberraciones (buen trabajo en el procesamiento de los JPEG, cabe suponer) se une al buen sensor CMOS de una pulgada y 20 megapíxeles. Cifras, por tanto, idénticas a las de la competencia en este sentido.

Los resultados son francamente notables, tanto con buena luz como forzando la situación por encima de los 3.200 ISO. A partir de este punto los más exigentes podrán poner -lupa en mano- alguna pega, pero la mayoría de usuarios no tendrán ningún problema en ir un poco más allá, porque el color se mantiene muy bien y los niveles de ruido son aceptables.

Muestras: 20 MP
Fotografías realizadas con una Canon PowerShot G3 X
fotografías realizadas con una canon powershot g3 x
fotografías realizadas con una canon powershot g3 x
fotografías realizadas con una canon powershot g3 x
fotografías realizadas con una canon powershot g3 x
fotografías realizadas con una canon powershot g3 x
fotografías realizadas con una canon powershot g3 x
fotografías realizadas con una canon powershot g3 x
fotografías realizadas con una canon powershot g3 x
fotografías realizadas con una canon powershot g3 x

Los resultados son francamente notables, tanto con buena luz como forzando la situación por encima de los 3.200 ISO

Excelente calidad de imagen y un notable rango dinámico que, trabajando en RAW, podremos aprovechar con mayor comodidad. Esto, unido al juego que da la óptica para enfrentarse a prácticamente cualquier situación que se nos ocurra (desde macro a 5 centímetros de distancia hasta fotografía de animales aprovechando el tele de 600 milímetros), hacen de la G3 X una opción excelente para viajeros.

Aunque la óptica solo ofrece una apertura de f2.8 en las focales angulares, al menos la cámara cuenta con un filtro de densidad neutra de 3 pasos que permitirá aprovechar estos diafragmas más abiertos incluso cuando haya mucha luz pero queramos conseguir desenfocar el fondo de la imagen. Eso sí, la velocidad de obturación máxima a 1/2.000 de segundo y la falta de opciones de obturación electrónica también es un detalle que no nos convence si hablamos de foto de naturaleza o acción.

Muestras: RAW
Fotografías realizadas con una Canon PowerShot G3 X

Se echa en falta el vídeo 4K, una prestación que sí ofrecen competidoras tan directas como la Panasonic FZ1000 y la Sony RX10 II

Además de las opciones avanzadas para los fotógrafos, la G3 X también llega con prestaciones interesantes para la grabación de vídeo. Con soporte para clips Full HD de 1920 x 1080 píxeles a 50p y controles manuales, la conexión para micrófono y auriculares es un detalle básico también en esta lista.

Los resultados son también muy buenos, y el sistema de enfoque hace su trabajo tanto en automático como en manual, con la posibilidad de usar la opción de focus peaking para asegurar el foco. El zoom de 600 milímetros también puede ayudar a conseguir tomas espectaculares en plena naturaleza.

Muestras: RAW
Fotografías realizadas con una Canon PowerShot G3 X

Solo un problema: falta la grabación 4K. Es verdad que todavía no se ha convertido en un estándar dentro del mercado de consumo, pero no podemos obviar que sus dos principales competidoras lo ofrecen y combinan además esta opción con unas prestaciones y una calidad de vídeo excelentes.

Precio, tamaño y zoom

Recomendar la PowerShot G3 X sin una larga lista de explicaciones y peros es complicado. No porque sea una mala opción o porque no haya cumplido de sobra durante las semanas que hemos estado de viaje con ella. La calidad que ofrece es magnífica, su zoom es el más potente del segmento y las prestaciones son más que suficientes para contentar al usuario más exigente.

Incluso su tamaño y su precio (sobre los 800 euros en el momento de publicar este análisis) son dos datos que hablan a su favor. Con todo, esta PowerShot no cumple con lo que, como decíamos al principio, se espera de la última en llegar a la fiesta: ofrecer más que la competencia.

canon powershot g3 x
Canon PowerShot G3 X
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La Canon G3 X junto a una bolsa Crumpler Muli 4500 Black.

Por prestaciones y rendimiento la G3 X merece la pena, pero hay opciones más competitivas en este segmento

La falta de visor electrónico y la ausencia de vídeo 4K son dos batallas perdidas frente a la FZ1000 de Panasonic y la RX10 II de Sony. Tal vez no sean los frentes prioritarios para Canon, pero con unos resultados similares son este tipo de diferencias las que llevan a elegir uno u otro modelo.

Es verdad que el elevado precio de la Sony RX10 II parece jugar en su contra, pero ahora mismo la FZ1000 puede encontrarse por menos que esta Canon, y la primera RX10 –sin 4K pero con visor y una calidad excelente- también luce un precio muy competitivo.

¿Merece la pena entonces esta G3 X? Sin duda. Pero salvo para quienes el zoom y el tamaño algo más reducido sean sus principales prioridades, hay opciones más competitivas en este segmento.

La bolsa que aparece fotografiada en este artículo es una Crumpler Muli 4500 Black y ha sido cedida como parte de un acuerdo publicitario entre Reflecta y Quesabesde.

5
Comentarios
Cargando comentarios