• Sony A850: primer acercamiento
  • Nikon Coolpix S1000pj: primeras impresiones
Prueba de producto
EVOLUCIóN RACIONAL

Canon PowerShot G11: toma de contacto

 
9
SEP 2009
Iker Morán   |  Berlín / Barcelona

Si rectificar es de sabios, la venerada gama PowerShot G es la preferida por Canon para poner en práctica esa máxima. Igual que en su momento la PowerShot G9 ya supuso una especie de rectificación de la ausencia de RAW en la G7, los comedidos 10 megapíxeles de esta PowerShot G11 suenan a cambio de rumbo frente a la carrera de resolución a la que la anterior G10 había sucumbido. Con muchas esperanzas puestas en este nuevo CCD (rematado ahora por una pantalla móvil), la G11 aspira a recuperar su trono.

Aunque la ausencia de la esperada EOS-1D Mark IV ha marcado la agenda otoñal de Canon, hay que reconocer que la compañía ha protagonizado un verano bastante animado. Por si la EOS 7D fuera poco, las nuevas PowerShot S90 y G11 han sido un auténtico revulsivo en un escaparate compacto algo adormilado últimamente.

Canon PowerShot G11
Canon PowerShot G11
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Nuestro fracasado intento de introducir una tarjeta SD Card en las cámaras que Canon ha mostrado estos días en la feria IFA de Berlín para comprobar las bondades de esta G11 -"es un modelo de preproducción", explican- nos obliga a dejar estas cuestiones para más adelante y centrarnos, por ahora, en los aspectos más superficiales de la cámara.

Tan grande como siempre
Como era de esperar, la nueva G11 mantiene intacta esa peculiar filosofía de diseño basada en la contundencia de formas y en un volumen realmente considerable.

Canon PowerShot G11
Canon PowerShot G11
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

De hecho, con ella entre las manos es imposible no preguntarse cómo es posible que la también nueva S90 incorpore el -aparentemente- mismo sensor, una óptica angular más luminosa y ocupe sólo la tercera parte.

Posiblemente la respuesta correcta sea la más evidente: la G11 no sólo tiene que ser una compacta de altos vuelos, sino que también tiene que parecerlo. Y para eso es bien sabido que el tamaño siempre ayuda.

Así que, tras unos primeros minutos de convivencia, pocas pegas cabe poner a un cuerpo evidentemente no apto para quienes busquen una compacta de bolsillo. Su peso y su elevado grosor poco tienen que envidiar a las nuevas Micro Cuatro Tercios, y aparentemente lo mismo ocurre con la resistencia del cuerpo.
Pantalla móvil
Entre los contados detalles externos que permiten diferenciar esta G11 de su predecesora, la nueva pantalla móvil de 2,8 pulgadas es la protagonista indiscutible. Una prestación que en su momento Canon adoptó en esta familia PowerShot G, pero que había abandonado desde los tiempos de la PowerShot G5.

Canon PowerShot G11
Canon PowerShot G11
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon PowerShot G11
Canon PowerShot G11
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Ni que decir tiene que recibimos con los brazos abiertos esta prestación. Más aún cuando, en este caso, no se puede achacar al nuevo monitor la contundencia del cuerpo.

Canon PowerShot G11
Canon PowerShot G11
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon PowerShot G11
Canon PowerShot G11
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Los mandos también recurren a la estructura tradicional de esta familia, con el acento puesto en los grandes diales de la zona superior. Al que se encarga de controlar la sensibilidad (de 80 a 3200 ISO) le hemos acabado por coger cariño, pero seguimos sin ver del todo claro el dedicado exclusivamente a la compensación de la exposición, situado en la zona izquierda de la cámara.

Canon PowerShot G11
Canon PowerShot G11
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon PowerShot G11
Canon PowerShot G11
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Y es que, puestos a crear mandos exclusivos, siempre son más prácticos los botones de función configurables por el propio usuario para -por ejemplo- poder acceder rápidamente a la grabación en formato RAW.

Canon PowerShot G11
Canon PowerShot G11
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

No obstante, si echamos algo de menos en esta cámara después de haber trasteado con la S90 es el anillo de control frontal que incorpora esta última. En este caso, el anillo de la G11 es una mera cubierta para el adaptador que permite utilizar conversores ópticos.

Un CCD que promete
Pero no es el diseño lo que nos ha hecho acercarnos con gran interés a esta reformulada G11, sino lo que va por dentro de la cámara. Fiel a su zoom angular de 28-140 milímetros, lo que marca distancias respecto al modelo anterior es el CCD de 1/1,7 de pulgada y 10 megapíxeles.

Canon PowerShot G11
Canon PowerShot G11
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon PowerShot G11
Canon PowerShot G11
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

A la espera de ver los resultados que ofrece, esta peculiar evolución que reduce la resolución de 14 a 10 megapíxeles responde a una lógica bastante sencilla: la densidad del sensor de la G10 y el pequeño tamaño de cada uno de sus fotodiodos pasaba factura a la hora de hablar del ruido y el rango dinámico de la cámara.

En este caso, se ha optado por dar la vuelta a la ecuación, embutiendo menos píxeles en la misma superficie y recurriendo a una nueva arquitectura que reduce el espacio entre células para aumentar aún más su superficie sensible.

Canon PowerShot G11
Canon PowerShot G11
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon PowerShot G11
Canon PowerShot G11
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En teoría, todo ello permitirá a la G11 disfrutar de una mejora en sensibilidad de hasta dos pasos respecto al modelo anterior, según los datos oficiales publicados por Canon.

Como suele ocurrir con este tipo de mejoras, se trata de una buena noticia para los futuros compradores o de un detalle que puede que no haga mucha gracia a quienes han pagado una considerable cantidad de euros por una G10 cuyas limitaciones parecen reconocerse ahora públicamente.

Canon PowerShot G11
Canon PowerShot G11
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon PowerShot G11
Canon PowerShot G11
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Especulaciones al margen (al fin y al cabo, de eso se trata hasta que no tengamos delante una cámara con la que realizar pruebas definitivas), es cierto que la G11 no es exactamente lo que algunos esperaban.

El sensor CMOS o incluso el captor de tamaño APS-C se ha vuelto a quedar en el tintero. Exactamente lo mismo ocurre con la grabación de vídeo en alta definición, o con el ya conocido angular de 28 milímetros, que bien podría extenderse un poco más para seguir la nueva moda.

Canon PowerShot G11
Canon PowerShot G11
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pese a todo ello, no cabe sino reconocer que Canon ha sabido tomar buena nota de las críticas y optar por una vía menos espectacular pero más racional. Igual de cara que siempre, eso sí.

Etiquetas
Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar